NO VOY A DESACELERAR

11/17/17
ESCRITO POR: LÉONOR MARCHAND

El año pasado, el 9 de diciembre de 2016, fui diagnosticada con diabetes tipo 1. Ese día, mi vida cambió para siempre. Hoy, he decidido hacer algo al respecto. Quiero hacer una diferencia por medio de concientizar y demostrar que nada es imposible.

La historia de mi diagnóstico no es diferente de muchas historias sobre la diabetes tipo 1. Durante unas semanas, tuve tanta sed que tuve que levantarme varias veces durante la noche para tomar agua, comencé a perder peso, antojaba azúcar, el mundo a mi alrededor comenzaba a verse borroso y me sentía exhausta todo el tiempo. Tenía absolutamente todos los síntomas. Durante algunas semanas, encontré una explicación para cada uno de mis síntomas. No me di cuenta de que tenía diabetes antes de terminar en el hospital siendo tratada por una cetoacidosis diabética grave.

Ese fue un verdadero shock, ya que nunca había oído hablar de ella. Nadie en mi familia tenía diabetes. No conocía literalmente a nadie que tuviera diabetes. Llegué a la sala de urgencias casi sintiendo que no debería estar allí. Salí del hospital seis días después, con una afección autoinmune incurable. Estaba aturdida. Un día me sentía saludable y ni siquiera sabía lo que significaba la diabetes, al día siguiente tenía que empezar a inyectarme insulina cuatro veces al día de por vida para mantenerme con vida. Y mientras tanto, casi había muerto.

¿La primera decisión que tomé en mi habitación del hospital? Sé más fuerte que la diabetes. Nunca dejes que te limite. Vive tu vida al máximo.

Una semana más tarde, participé en una carrera de 10 km.

Un mes después, comencé un nuevo trabajo en una compañía internacional de cosméticos amigables con el medio ambiente.

3 meses después, me mudé a un apartamento nuevo y lo pinté y lo decoré yo misma.

7 meses después, ya había visitado 15 ciudades en 7 países diferentes.

Nueve meses después, me había inscrito en un medio maratón para concientizar y lancé mi propia campaña de recaudación de fondos.

Todavía estoy aprendiendo cómo vivir con esta enfermedad, y todavía estoy tratando de dejar de preguntarme “por qué yo”, tratando de aceptar una afección de por vida. Pero tengo la esperanza de una cura. Y si queremos encontrar una cura, necesitamos fondos para financiar las investigaciones.

He decidido correr un medio maratón para recaudar fondos para las organizaciones que apoyan a las personas con diabetes y que hacen investigaciones sobre la diabetes.

He decidido correr una media maratón para concientizar, destruir estereotipos e inspirar a otras personas con diabetes tipo 1.

El deseo de hacer una diferencia vino a mí tan pronto como me diagnosticaron. Me prometí a mí misma que sería más fuerte que la diabetes. Correr una media maratón ha surgido como un reto personal que me ayudaría a concientizar y luchar contra la diabetes. Me enorgullece asumir el reto de Beyond Type 1. Esta es una causa cercana a mi corazón y la donación de otras personas marcará una verdadera diferencia no solo en mi vida sino también en la vida de muchos otros.

El entrenamiento y la media maratón es definitivamente un reto, pero saber que otros están detrás de mí hace que mis esfuerzos valgan la pena. Estoy compartiendo mi entrenamiento en mi cuenta de Instagram y cada mensaje, comentario, me gusta y donación que recibo es una verdadera bendición y motivación para lograr mi objetivo.

Compartir mi historia no se trata de quejarme o hablar de mí. Me siento agradecida por la vida que tengo y que “solo” mi páncreas es el que me falló. Estoy compartiendo mis experiencias porque a las personas con diabetes tipo 1 con frecuencia son olvidadas o incomprendidas. Necesitamos devolverles su dignidad. Necesitamos rendir homenaje a las familias, a los cuidadores y a las organizaciones sin fines de lucro que luchan en esta batalla. Debemos reconocer que no hay cura y que necesitamos una. Esta es mi manera de luchar por una vida dulce.

A veces, otras personas con diabetes tipo 1 me han preguntado dónde encuentro la fuerza para vivir más allá. Primero, creo que ni siquiera soy tan fuerte como ellos, porque he estado peleando esta batalla por tan poco tiempo. Estas personas son los verdaderos héroes, a veces luchando contra esta enfermedad durante toda su vida. Pero si contar lo que me da la fuerza para vivir mi vida al máximo podría inspirar a otros, estaría encantada de compartirlo.

Si puedo ayudar a una sola persona, entonces habré hecho algo que valga la pena. Así que estos son mis consejos.

  • Acepta que no puedes cambiarlo.
  • Piensa en todo lo que tienes.
  • Admira la belleza en las pequeñas cosas a tu alrededor.
  • Siempre encuentra una razón para sonreír.
  • Disfruta cada momento y captura los buenos tiempos.
  • Siéntete orgulloso de tus logros, incluso de los más pequeños.
  • Céntrate en lo que es importante.
  • Aprende de los malos tiempos e ignora a las personas malintencionadas.
  • Conéctate con otras personas, ellas te darán fe en la humanidad.
  • Encuentra tu tribu y ámala mucho.
  • Sé el motivo por el que alguien sonría hoy.
  • Todos los días son un nuevo comienzo: ¡respira profundo y comienza de nuevo!

Estoy empezando mi recorrido con esta nueva realidad, pero entendí que otros lo han empezado antes que yo y que su historia solo puede ayudar a alumbrar el camino. La comunidad de la diabetes tipo 1 en Instagram es una bendición para los recién diagnosticados como yo. Hoy quiero ver mi diabetes como algo que me hace esforzarme por vivir la vida al máximo. Espero que mi historia inspire a otros y que mi experiencia pueda ayudar a otros en su recorrido. Vivimos una vida diaria que es casi inimaginable para la gente común. Espero que te sientas extraordinario, porque definitivamente lo eres.

Y recuerda que la felicidad no es la ausencia de problemas, es la capacidad de tratar con ellos. ¡Seamos todos personas felices con diabetes tipo 1!

______________________________________________________________________________________________________

Nota del editor: El 22 de octubre de 2017, Léonor corrió 21.097 km para ayudar a encontrar una cura para la diabetes. Échale un vistazo a su campaña aquí.

 

LÉONOR MARCHAND

Léonor es una mujer dinámica y extrovertida de 24 años que vive en París. A ella le apasionan los idiomas, la cultura y los viajes. Creció en Lyon, Francia y se mudó a Lille cuando tenía 18 años para estudiar Administración y Negocios Internacionales. Durante sus estudios, ella vivió en Melbourne, Australia y Buenos Aires, Argentina. Ella también viajó por Asia, América del Sur y por toda Europa. Después de trabajar en marketing para marcas de lujo, fue diagnosticada con diabetes tipo 1 el 9 de diciembre de 2016. Ella vive la vida con energía positiva y comparte su recorrido en su cuenta de Instagram t1d.leonor. Recientemente se inscribió en un medio maratón para concientizar y lanzó su propia campaña de recaudación de fondos.