Nueva Investigación Sugiere que las Personas con Diabetes Deben Dejar de Lado Necesidades Básicas para Poder Sobrevivir

8/11/19
ESCRITO POR: Jordan Dakin

Nota del editor: Esta noticia se actualizará conforme se cuente con más información disponible en AADE.


De acuerdo con dos estudios presentados en la Conferencia Anual de la Asociación Americana de Educadores Educadores en Diabetes 2019, las personas con diabetes están renunciando a necesidades básicas frente al aumento de los costos de atención médica y al intercambio de suministros necesarios. El aumento drástico en los costos de bolsillo y los deducibles, junto con el problema cada vez más frecuente de acceso a  suministros y medicamentos como la insulina, ha llevado a varias personas con diabetes a buscar métodos alternativos para el manejo de su   diabetes. Estos problemas no son discriminatorios: afectan a los asegurados, no asegurados o subasegurados, respectivamente.

Durante estos estudios, los investigadores encuestaron a 159 adultos (129 de los cuales viven con diabetes, mientras que los otros 30 son cuidadores). Los resultados concluyeron que casi la mitad de estas personas no pueden pagar las necesidades de su familia como resultado de los costos de su condición. La angustia financiera que enfrenta la población con diabetes obliga a algunos participantes del estudio a quedarse sin alimentos, ropa, refugio y transporte confiables porque la atención de la diabetes debe ser prioridad. Las dosis racionales de medicación y la omisión de mediciones de glucosa  en sangre también fueron comunes entre los examinados en el estudio.

“Muchas personas que viven con diabetes y sus familias experimentan un dilema de muerte o deudas, y se ven obligadas a elegir entre comprar las herramientas necesarias para el cuidado de la diabetes y las necesidades básicas”, dijo la autora principal Michelle Litchman, Ph.D., FNP-BC, asistente profesor en el Colegio de Enfermería de la Universidad de Utah. “Estas opciones están influyendo en la salud física y mental no solo de la persona con diabetes, sino de toda la familia”.

Los investigadores también documentaron un notable sistema de intercambio utilizado por personas con diabetes. Los participantes intercambian, aceptan donativos y compran medicamentos y suministros para evitar los crecientes costos de su atención médica. Más de la mitad de los participantes del estudio admitieron haber donado a otras personas, mientras que un tercio de la población del estudio dijo que habían recibido una donación. Según los datos, este sistema está evitando la hospitalización y la muerte al tiempo que pasa por alto los retrasos de la burocracia sanitaria

“Preguntamos específicamente qué habría pasado si no hubiera ayudado a otra persona, o si otra persona no les hubiera ayudado a través de una donación. Hubo una respuesta abrumadora de que las personas habrían tenido que acceder al sistema de atención médica, como ir a la sala de emergencias, para poder obtener lo necesario. Sin embargo, los participantes dudaron en ir a la sala de emergencias porque les costaría mucho dinero y los altos costos de la atención médica ”, dijo Litchman. “La gente se enfrenta a un dilema : ¿debo hacer algo que me costará mucho dinero, como ir a la sala de emergencias? ¿O debería participar en esta actividad de intercambio que sé que no es legal, pero es un medio para obtener lo que necesito para vivir? ”

Una abrumadora mayoría de los participantes del estudio con seguro de salud encontró a pesar de todo la necesidad de recurrir a métodos distintos para tener una atención adecuada. Según Litchman, “solo el 4.4% no tenía seguro. El sistema de seguro actual no funciona para muchos y los programas de asistencia de la industria no siempre están aprobados. Si no hay cambios relacionados con el acceso y la asequibilidad, los proveedores de atención médica pueden necesitar considerar si necesitan o no capacitar a los pacientes sobre cómo participar de manera segura en esta actividad de intercambio subterráneo “.

Las repercusiones de los altos precios de la insulina pueden ser mortales: últimamente ha habido un número inquietante de historias sobre muertes y dificultades relacionadas con el racionamiento de insulina. El mes pasado, la familia de Jesimya David Scherer-Radcliff, de 21 años, compartió que murió como resultado de racionar su insulina. Del mismo modo, Jada Louis, de 24 años, falleció en junio después de una visita al hospital de una semana para tratar la DKA (cetoacidosis diabética), provocada por la omisión de las dosis de insulina. En 2017, Alec Smith, Antavia Lee-Worsham y Justin Lutgen murieron después de que ya no podían pagar la insulina y comenzaron a racionar.

Jordan Dakin

Jordan se graduó recientemente de la Universidad de California en Los Ángeles tras estudiar una licenciatura en Estudios Ingleses y Franceses. A Ella le apasionan las historias, viajar y la gente. Espera utilizar su experiencia en tecnología y como escritora para abogar por la comunidad de diabetes Tipo 1. En su tiempo libre disfruta mucho escalar, cantar karaoke y cocinar para sus amigos. Puedes encontrarla en instagram en @jordanemilydakin.