El Nuevo Normal: La Peluquería

7/30/20
ESCRITO POR: Eugenia Araiza, Nutrióloga, Educadora en Diabetes

 

 

Después de 4 meses de estar prácticamente encerrados, saliendo a lo mínimo e incluso pidiendo lo que necesitábamos de supermercado, farmacia o comida a casa tomé valor y decidí agendar una cita para ir a cortarme el cabello.

Son esas decisiones que antes de COVID-19 parecían sencillas pero ahora representan todo un reto. Cuando has pasado bastante tiempo en cuarentena generas cierta paranoia a la que sabemos, tendremos que enfrentar tarde o temprano.

La nueva realidad

Enfrentar la nueva realidad implica salir y hacer cosas que son necesarias o quizá no tanto como lo podría ser un corte de cabello (aunque son cosas que nos levantan el ánimo y nos dan un golpe de energía para continuar) debe realizarse de una forma cuidadosa y donde debe ser prioridad nuestra seguridad.

Para saber si estaba me puse varias tareas. Primero,  observé cómo manejaba sus protocolos de cuidado la estética a la que solía ir y el resultado me sorprendió. Al agendar la cita enviaron un documento de atención que incluía un protocolo de llegada (gel, tapete desinfectante, aspersión de desinfectante biodegradable) así como lineamientos que tendría que seguir antes de presentarme a mi cita. Estos lineamientos incluyen:

  • De presentar síntomas como estornudos, tos, dolor de garganta, dolor de cuerpo, fiebre o diarrea es necesario reagendar la cita.
  • Notificar si se estuvo en contacto con alguna persona enferma de COVID19
  • Presentarse con el mínimo de objetos posibles.
  • Esperar el turno dentro del auto hasta que el cliente anterior haya salido.
  • No asistir con niños.
  • Contar con cubrebocas para entrar a las instalaciones.

Toda esta información y las fotografías que presentan en sus redes sociales me dieron confianza y tranquilidad. Sin embargo, aún tenía mis dudas y se las hice saber por mensaje. Me tranquilizaron indicando que estaría segura. He de mencionar además su personal tuvo capacitación sobre cuidados e higiene pre via al regreso de actividades ya que habían cerrado por un lapso indefinido lo cual aprovecharon para adaptar las instalaciones y prepararse para la reapertura.

De los lineamientos

Llegué a la cita y me dio mucha tranquilidad observar que todo lo mencionado se cumplía. El espacio estaba abierto, había mucha circulación de aire, señalética para el cuidado de distancia segura y habían eliminado los lugares de trabajo a la mitad lo cual garantizaba que no hubiera aglomeraciones. Observé cuidadosamente y para mi gusto había un lavado de manos constante así como uso de gel. Todo el personal empleaba cubrebocas y careta además, desinfectaban cada lugar antes de que el cliente se sentara, al retirarse o moverse y al menos una vez en el tiempo que estuve ahí hubo desinfección general del lugar.

¿Por qué cuento todo esto?

Porque con diabetes sabemos que el COVID implica un riesgo mayor pero no podemos dejar de realizar algunas actividades como ir por alimentos o a la farmacia, comprar un café o hacer una compra especial o, así como yo decidí que tomaría el riesgo de ir a cortarme el cabello. Si bien, lo ideal es jamás arriesgarnos si podemos elegir el lugar y la situación en la que podemos realizarnos, sentirnos y más importante, estar seguros y a salvo.

El tomar estas decisiones e incluso, difundirlas podrían hacer que los dueños de algunas empresas cuiden las medidas de seguridad y sanidad ya que ello les implicaría ventas y que el negocio siga marchando y nos cuidamos todos.

COVID-19  vino a cambiar la forma en que adquirimos productos y servicios y así como anteriormente cuidábamos que el refresco que nos daban en el cine realmente fuera sin azúcar o elegíamos ese restaurante porque la comida incluía un conteo de carbohidratos ahora necesitamos agregar detalles como el uso de cubrebocas y aspectos básicos para protegernos del COVID.

Si todos nos cuidamos, todos nos protegemos y así, realizando Pequeños Grandes Cambios #BigLittleChanges estaremos a salvo y seguros.


Lee más sobre el coronavirus y la diabetes Tipo 1 aquí.

Para más información sobre lo que puedes hacer para protegerte y proteger a los demás, visita coronavirusdiabetes.org y comparte los #BigLittleChanges (#PequeñosGrandesCambios) que estés haciendo.

Eugenia Araiza, Nutrióloga, Educadora en Diabetes

Eugenia es licenciada en Nutrición, Educadora en Diabetes y Health Coach. Ella fue diagnosticada con diabetes Tipo 1 a los 16 años. Es creadora de Healthy Diabetes. Eugenia disfruta mucho estudiar y ayudar a otros en el manejo de sus diferentes tipos de diabetes asi como actualizar su práctica de nutrición. Disfruta escribir especialmente sobre el impacto de la diabetes en su vida. Vive rodeada de amor en una familia compuesta por Luis Felipe, quien vive con diabetes tipo LADA y su hijo adolescente.