PARA LA PROPIA TRIBU

12/20/17
ESCRITO POR: SARAH VEDOMSKE

 

Anoche, me pinché el estómago y hundí una aguja en la capa de grasa varias pulgadas a la izquierda de mi ombligo. Hago esto 6, 7 u 8 veces al día, con tanta frecuencia que ni siquiera lo pienso. Con frecuencia ni siquiera lo siento. Pero a veces sí y algunas veces realmente sí lo siento. Anoche, tan pronto como la aguja entró en mi piel, me encorvé en un destello agudo y blanco de dolor agonizante. Oh Dios mío, dije en voz alta, a una habitación vacía, a mí misma, a mi cuerpo. Ni siquiera podía soportar inyectar la insulina. La aguja duele demasiado. La saqué, temblando, agarrándome el costado. Una sola gota de sangre burbujeó y comenzó a gotear por mi cuerpo. Un pequeño rastro de sangre, como una lágrima rodando por tu mejilla. La limpié.

Todavía no había tomado la insulina, así que, más lento esta vez, clavé la aguja en mi costado derecho, todavía tambaleándome por el impacto del lado izquierdo. Esta vez no dolió más de lo habitual. Me enderecé la camisa y seguí con mi noche.

El dolor en la izquierda se ha ido, pero quedó un moretón. Se encuentra a una pulgada de otro moretón igual a ese.

Mi undécimo aniversario de diabetes se acerca en dos días, así que mi relación con la enfermedad ha estado en mi mente más de lo habitual. Me he estado sintiendo, durante una semana o dos ahora, algo extra sensible, extra frustrada, extra asustada y muy agradecida a la vez. He estado sintiendo todo esto sin decir nada en voz alta, pero escribiéndolo un poco. En su mayoría solo lo llevo sobre mí.

Luego, anoche, uno de mis amigos de Facebook, Stephen (¡Hola, Stephen!) publicó un recordatorio sobre un chat de Twitter de DSMA (Diabetes Social Media Advocacy) que se realiza semanalmente los miércoles por la noche (9 pm EST, #dsma, ¡si te interesa!) Normalmente no recuerdo cuando esto sucede, pero tan pronto como vi su publicación, coloqué una alarma en mi teléfono para las 8:50 para recordarme a mí misma. He flotado dentro y fuera de este chat durante años, pasando por períodos en los que participé semanalmente, luego meses y meses en los que no lo hice. La vida pasa. No había participado en meses, pero apenas entré anoche y vi nombres, y rostros conocidos, algunos de los que conocí en persona y otros que no, me sentí como en casa. Exhalé, pensando: ¡Esta gente! ¡Ellos lo entienden! Gracias a Dios.

Aquí, en el horizonte infinito de Internet, me reuní con mi tribu.

Mi tribu, en particular, sabe lo que es ver cómo la sangre baja por su estómago. Conocen el riesgo del pastel de chocolate y el poder de una caja de jugo. Mi tribu tiene un lenguaje propio, con palabras como “bolus” y “Dexcom” y “cetoacidosis”. Mi tribu sabe cuándo es necesario hacer chistes sobre temas oscuros y estigmatizados, porque a veces así es como sobrevivimos.

Cuando tu cuerpo ataca las células de uno de tus propios órganos y te llevan al hospital, básicamente te dicen que ahora tienes que funcionar como ese órgano a menos que quieras morir, y aquí hay algunas agujas y espero que tengas un buen seguro de salud. porque esta cosa llamada “insulina”, que te va a mantener con vida, es cara como una carajo y aquí hay algunas reglas para controlar tu nivel de azúcar en la sangre, pero también podrías quemar esta lista de reglas porque, bueno, verás… la situación es realmente absurda. La diabetes como enfermedad es absolutamente ridícula y absurda y, a veces, no puedo creer que lo haga todos los días. Me levanto todos los días e intento ser ¡¿¡¿¡un órgano esencial ?!?!?!? y, entonces, necesito a esta tribu para ayudarme a darles sentido a las cosas, y que ande conmigo en la oscuridad y la luz.

Las conexiones más profundas y verdaderas nacen por medio de nuestras luchas personales. Nuestras singulares experiencias de pérdida, sufrimiento y tristeza resultan ser no tan singulares después de todo, y de alguna manera nos encontramos. Nunca, nunca estamos solos. Sé con qué frecuencia esto no se siente cierto, y por eso es tan importante decirlo una y otra vez.

Ayer vi un tuit que encontré bastante conmovedor (qué frase tan divertida de escribir). Alguien le estaba diciendo a otra persona sobre su diagnóstico reciente de diabetes tipo 1, y la otra persona respondió:

“Lamento que te hayas unido a nosotros. Pero la #doc (comunidad de diabetes en línea, según sus siglas en inglés) es inmensamente útil “.

Lamento que te hayas unido a nosotros.

Uf. Se estruja el corazón.

Pero estamos aquí.

Un compañero con diabetes llamado Rick comentó en mi última publicación en el blog (acerca de cumplir 25 años y tener diabetes por 11) y escribió:

“Estamos encantados de que estés aquí con nosotros. Nuestro mundo es más rico contigo como parte de nuestra tribu. Me doy cuenta de que esta no es una tribu a la que alguien quiera unirse. Pero es una tribu que se alegra de que estés aquí”.

Se estruja el corazón.

Entonces, ayer, durante el chat de Twitter, la pregunta 7 fue:

Me siento __________ cuando se trata de controlar la diabetes porque ____________.

Trago.

Esta fue mi respuesta muy honesta, y esta fue una respuesta muy dulce de la compañera con diabetes, Heather.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sarah Vedomske

Me asusto cuando se trata del manejo de la diabetes tipo 1 porque sin importar cuánto me esfuerce nunca será suficiente. #dsma

Heather Gabel

Te entendemos, hermana. Exactamente por eso me siento tan comprendida en #doc @coffee_insulin. Juntos somos suficiente. #dsma

Se estruja.

El corazón.

Ninguno de nosotros preguntó por lo que estamos pasando y no podemos dejar atrás.

Eso podría ser una enfermedad crónica o una aflicción interminable o una adicción o un trauma o cualquier cantidad de cosas. Lo que pedimos, tal vez, es comprensión, consuelo o esperanza frente a la adversidad. Pedimos no sentirnos solos en esto. Extendimos una mano, y manos amables y conocedoras se extendieron para tomarla. Esto vino a significar absolutamente todo.

Incluso cuando las circunstancias que me llevaron a mí (y a todos) a este lugar son menos que ideales… para la propia tribu, me alegro de estar aquí.

_______________________________________________________________________________________________________________

Lee: La teoría imparable de la diabetes tipo 1 por Samantha Willner. Esta historia fue publicada originalmente en Coffee & Insulin.

 

 

SARAH VEDOMSKE

Sarah es del signo Leo, INFP, y amante de la literatura y los viajes. Ella está interesada en la salud holística, explorar las cadenas montañosas y escuchar las historias de todos. Ella ha tenido diabetes tipo 1 durante 10 años y la diagnosticaron justo después de cumplir 14 años.