Embarazo y Diabetes Tipo 1: Una Perspectiva


 
En México hasta hace no mucho tiempo se seguía escuchando que las mujeres con diabetes Tipo 1 no deberían embarazarse por tratarse de una situación de muy alto riesgo. Actualmente sabemos que, el embarazo con diabetes Tipo 1 requiere de mucho trabajo y cuidados adicionales donde el manejo de los niveles de glucosa en sangre es una de las muchas claves. A pesar de lo complejo y difícil que es, esto no quiere decir que sea imposible. Aquí compartimos contigo una entrevista con Eugenia Araiza quien vive con diabetes y es mamá de un adolescente.  Si necesitas más información sobre diabetes y embarazo consulta la biblioteca de recursos de Beyond Type 1 sobre este mismo tema. 

¿Antes de embarazarte alguna vez creíste que la diabetes sería un impedimento para poder tener un bebé?

Sabia que no era tan sencillo o mejor dicho, sabía que habría que tener cierta preparación de mi cuerpo previo a embarazarme para disminuir los riesgos tanto para mi bebé como para mi. Había realizado una investigación para la Asociación Mexicana de Diabetes en Guanajuato sobre embarazo así que conocía los riesgos pero también sabía que era posible lograr un embarazo a termino sin complicaciones.

¿Cómo decidiste prepararte para el embarazo?

Siempre he buscado mantener las cifras de glucosa lo más cercano a lo normal pero tres o cuatro meses antes comencé a reforzar ciertas actividades que mejoraban mi salud, unas muy sencillas como tomar agua y hacer ejercicio hasta incrementar el monitoreo. En aquel entonces no había monitoreo continuo de glucosa como ahora y todo se tenía que hacer por glucómetros. Hacía mis gráficas y ponía objetivos de manejo.

¿Cuál fue la parte más difícil de tu embarazo?

El saber los riesgos, había hecho la investigación pero durante el embarazo decidí no leer nada más sobre embarazo y diabetes para no estresarme. Lo difícil o complicado fue el identificar cada periodo del embarazo con el efecto en mi glucosa, saber cuándo tenía mayor sensibilidad (antes no se sabía mucho de eso) y en qué periodo del embarazo tenía más resistencia a la insulina y necesitaba caminar después de cada comida para evitar el pico. Tuve un pequeño sangrado no relacionado con la diabetes pero me mantuvo en cama el último mes, eso considero lo más pesado pero saber que vendría el bebé me hacía tener mucho ánimo.

¿Cuál fue la parte más fácil?

Identificar los momentos en que la glucosa podría subir y observar que mis acciones funcionaban para manejarla. Pero lo que más facilita el embarazo y te llena de alegría cada día es sentir el movimiento del bebé porque es una conexión única así que, en ocasiones, cuando me sentía cansada por tanto chequeo de glucosa y todo lo que podría implicar hacer más énfasis en el manejo de la glucosa mi hijo se comenzaba a mover y olvidaba el cansancio.

¿Hubo algo que te sorprendiera?

Los movimientos del bebé, los había escuchado pero JAMAS me imaginé que fueran de esa forma, es algo realmente mágico y ver cómo respondía a estímulos o cuando le hablaba es maravilloso.

¿De todos los apoyos que recibiste de tu familia, qué tipo de apoyo te fue más útil?

Mi embarazo lo llevé en otro país pero mi mamá llegó justo mes y medio antes de que naciera y su compañía, el que me compartiera sus experiencias y que además me chiqueaba con alimentos que me gustaban me ayudó muchísimo.

¿Qué le dirías a chicas con diabetes Tipo 1 que quieren ser mamás y les da miedo o les han dicho que no será sencillo o que de plano no podrán?

Cuando me diagnosticaron con diabetes fue justamente lo primero que me dijeron, que no podría tener un bebé o que mi bebé saldría mal o tendría problemas así que me puse a investigar, consulté con médicos que realmente sabían y habían manejado la diabetes en embarazo y me dio mucha tranquilidad. El ir con gente adecuada y recursos adecuados ayuda a tranquilizar porque hay que recordar que de la diabetes hablan según la experiencia que hayan tenido (algún familiar con diabetes que no haya podido o haya perdido algún bebé) pero no significa que será lo mismo para ti. En la diabetes la mayor parte depende de uno, del manejo que tengamos de las glucosas y para ello necesitamos planificar, identificar un buen equipo médico que realmente sepa de diabetes, investigar en fuentes confiables y científicas y sobretodo hacer oídos sordos a rumores o platicas de gente que no sabe cómo es un embarazo viviendo con diabetes.

Para consultar más recursos sobre Diabetes Tipo 1 y Embarazo haz click aquí

ESCRITO POR Julissa Rolón, PUBLICADO 05/08/20, UPDATED 05/11/20

Julissa es Psicóloga Clínica, Educadora en Diabetes y Maestra en Orientación Familiar. Ella además vive con diabetes tipo 1, es una de nuestras primeras colaboradoras desde la ciudad de México. En palabras propias, ella busca que su participación en las redes sociales siva a otros para vivir con calidad la diabetes tipo 1, y usar la información como herramienta para éste propósito. Puedes encontrar más sobre Julissa en FB, IG, YT. @DiabetesTipoJu