5 razones por las que yo sí uso una bomba de insulina


 2021-11-29

 

Hace un par de semanas Ginger, con quien a pesar de diferir (como todas las personas del mundo que somos diferentes) llevo una relación hermosa en el trabajo, publicó una nota de nombre, “5 razones por las que no uso una bomba de insulina” y pensé. Bueno, yo tengo el mismo número de razones (o quizá más) para sí utilizar una y heme aquí. 

A la gente le sorprende que elija llevar algo conectado todo el tiempo en lugar de utilizar plumas de insulina que parecerían más cómodas. A mi me acomoda tener la posibilidad de apretar botones las 24 horas del día, los 7 días de la semana.

En mis más de 30 veranos viviendo con diabetes tipo 1 he encontrado que la tecnología ha avanzado a pasos agigantados. Si consideras que cuando fui diagnosticada medía la concentración de glucosa en orina comprenderás que para mi la llegada de las microinfusoras de insulina fue no solo sorprendente sino impresionante. Durante mi embarazo utilicé una microinfusora de insulina y a pesar de que no puedo darle todo el crédito puedo agradecerle haberme ayudado a llevar mi embarazo a término considerando que no llevaba un medidor continuo de glucosa por ejemplo.

 

Antes de usar una microinfusora de insulina puedo decir que llegué a dominar el arte de las plumas y jeringas. Conozco bien cómo funcionan las insulinas pero sobre todo conozco muy bien cómo funciona mi cuerpo. Soy físicamente inquieta y siempre me ha gustado hacer un ejercicio diferente. He bailado jazz, he hecho Taekwondo e incluso jugué una temporada de fútbol americano. Me gustó mucho practicar crossfit como parte de mis entrenamientos y actualmente troto en una caminadora mientras tomo alguna clase en línea.

A mi me gusta planear todos los detalles de mi vida. Soy exageradamente estructurada. Y planear mi futuro es parte de mi agenda así que me gusta vigilar lo que como, lo que me muevo, o dejo de mover y sobre todo mis glucosas en sangre. Estoy segura de que puedo hacerlo también sin una bomba de insulina pero, debo reconocer el privilegio con el que cuento en el país en el que vivo y no dejaría pasar esta oportunidad jamás.

Estas son las razones por las que yo sí uso una bomba de insulina.

A mi A1c no le importa…ni a mi la A1c

Cuando llegó la microinfusora de insulina a mi vida mi A1c era considerablemente elevada. Siempre me manejé con múltiples dosis de insulina al día y monitoreo capilar. El primer mes que utilicé una microinfosura mi A1c bajó a 6.5 que para mi era un avance muy pero muy importante. Ahora no manejo mi diabetes ni mi glucosa pensando en la hemoglobina glucosilada sino mi tiempo en rango. 

Además tomo en cuenta otras cosas para evaluar mi dosificación de insulina como la variabilidad de mi glucosa (cuánto cambia mi glucosa durante el día). Tanto mi tiempo en rango, como mi variabilidad glucémica como mi salud emocional mejoraron tras usar una bomba de insulina de forma inmediata.

No me incomoda llevar …nada (o todo)

No me molesta llevar una bomba en mi bolsa del pantalón. Tampoco me molesta llevar el teléfono, y tampoco me molesta llevar las llaves de la casa, ni una bolsa, ni tampoco me molesta ponerme los lentes para leer. 

Para mi un accesorio de este tamaño no podría ser estorboso jamás. Se ha salido algunas veces pero quizá el mismo número de veces que se me ha caído el teléfono. Aprendí a vivir con una bomba de insulina como aprendí a llevar los lentes. 

De hecho, me aventé de un paracaídas, jugué una temporada de fútbol americano, recorrí las tirolesas más altas de México y fui a la playa muchas veces usando una bomba de insulina. Jamás me ha incomodado ni estorbado. Duermo bien con o sin bomba, y mi vida sexual tampoco tiene problemas si yo uso una bomba.  

Mi piel es sensible pero la comunidad de diabetes siempre tiene soluciones que han sido útiles para mi. 

Las fallas en el sitio de la bomba me estresan pero la educación en diabetes me salva

Es verdad, una falla en el sitio de inserción, en la cánula o una obstrucción de infusión de insulina puede resultar rápidamente en cetonas moderadas o simplemente niveles de azúcar en sangre muy elevados si no sabemos cómo actuar. Si mides tu glucosa en sangre y el resultado es superior a tu objetivo debes corregir utilizando insulina. 

Si luego de una corrección tu glucosa no parece bajar ni tener intenciones de hacerlo es momento de cambiar ese set de inserción y asegurarse de que esa no sea la causa. En esos casos la corrección debe hacerse manual (con jeringa) así evitarás niveles elevadísimos o una cetoacidosis. Sí, es más fácil desarrollar ambas pero quien tiene un plan difícilmente tendrá cetonas por una falla en sitios de inserción. 

Las bombas son caras así que lo pienso como una inversión

En mi país las microinfusoras de insulina sólo son posibles para unos cuantos. Esto no es culpa del fabricante ni de nosotros, es culpa de un sistema sanitario con muchas, pero muchas fallas.  Existen grupos trabajando para que el acceso a estas tecnologías y los tratamientos sean para todos. 

Ciertamente son muy costosas pero quienes puedan tener la posibilidad de invertir en ellas deben pensarlo como una inversión en su salud. 

Algunos de nosotros pensamos que la salud es prioridad así que muchas veces dejamos de hacer muchas cosas con tal de invertir en salud. No podemos pensar en ahorros de salud. 

La bombas de insulina diarias apoyan mi estilo de vida personal y mis metas de manejo de la diabetes

En este punto sí que estuve de acuerdo con Ginger. Tengo una vida, alegremente activa, me muevo todo el tiempo y todo el tiempo estoy además trabajando o estudiando. Además me gusta el ejercicio y los fines de semana me encanta explorar. Escalar, andar en bicicleta por donde se pueda y descubrir pueblos en medio de la nada. 

Con la bomba de insulina puedo dejar de preocuparme por bajas innecesarias después de hacer ejercicio y de tener que comer algo para que mis niveles de glucosa en sangre vuelvan al rango que necesito. Además tengo toda la info disponible al momento así que no debo planear detalladamente mis actividades diarias para hacer ajustes. Además puedo apretar el botón para la dosis de insulina sin tener que sacar la jeringa.  

Además soy muy exagerada en mi cuidado, ¡vaya! más de 30 años con diabetes tipo 1 me exigen ser cuidadosa pues quiero vivir al menos otros 40 para conocer a mis nietos y jugar con ellos. 

En conclusión…

La diabetes es tan diferente como cada individuo. Tan única como cada persona. Las dietas, el manejo, los objetivos y las tecnologías no siempre son para todos pero, es interesante siempre leer diferentes perspectivas para ayudarnos a elegir lo mejor para nosotros. Aquí no hay respuestas correctas e incorrectas, es lo mejor para tí en el momento para ti.

 

ESCRITO POR Mariana Gómez, PUBLICADO , UPDATED 04/06/22

Mariana es psicóloga y educadora en diabetes. Es la creadora de Dulcesitosparami, uno de los primeros espacios en línea para personas con diabetes tipo 1 en México. Ella fue diagnosticada con diabetes tipo 1 hace más de 30 años. Es mamá de un adolescente.