Mesa para la Comunidad: Positividad Corporal, Atención Plena y Fitness para la Diabetes

 

Las mesas para la comunidad son presentadas por JDRF-Beyond Type 1 Alliance y es posible gracias al apoyo de Abbott Diabetes Care, Dexcom, Lilly, MannKind, Medtronic, Omnipod, Roche Diabetes Care y Tandem.


 

Durante nuestra séptima mesa comunitaria, Beyond Type 1 se reunió con un grupo de expertos y miembros de la comunidad para enfocarse en la positividad corporal, la atención plena y el estado físico dentro de las comunidades de diabetes Tipo 1 y Tipo 2, y compartir recursos útiles y perspectivas personales. ¡Mira la plática completa!

Los oradores incluyeron a:

  • Kylene Redmond, quien se desempeñó como moderadora de este evento y ha tenido diabetes Tipo 1 desde 2010. Puedes seguirla en @blackdiabeticgirl en Instagram.
  • Amanda Wass, que ha tenido diabetes Tipo 1 desde 2012 y es profesora de yoga en el Reino Unido.
  • Tammie Snowden, que ha tenido diabetes Tipo 2 durante 5 años.
  • Donnielle (Don) Kirkland, que tiene diabetes Tipo 1 desde 2003.
  • Dr. José Jiménez Vega, endocrinólogo pediátrico, con interés en la atención clínica de personas con diabetes, tanto Tipo 1 como Tipo 2.
  • Bill Santos, que ha tenido diabetes Tipo 2 durante 3.5 años. Puedes seguirlo en Instagram y Twitter @NextWaveT2D.

Transcripción parcial de la conversación a continuación, editada para resaltar contenido y claridad.

CUÉNTENNOS CÓMO FUE SU EXPERIENCIA CUANDO LOS DIAGNOSTICARON

Don: Me diagnosticaron en 2003. Tenía 12 años y estaba de vacaciones en Georgia. Durante ese tiempo, estaba extremadamente deshidratado, iba mucho al baño y no teníamos idea de lo que estaba pasando. Fui a Georgia en junio y no me diagnosticaron hasta finales de agosto. Fue como un verano de miedo, no teníamos ni idea. Pensamos que era el calor de Georgia lo que me hacía sentir así y, en realidad, no era así. Mi cuerpo estaba colapsando y durante ese tiempo me dio miedo, pero este año habrán pasado 18 años, así que estoy emocionado. Yo pienso que lo voy a superar.

Amanda: Estuve sufriendo los síntomas sin saberlo durante unos 9 meses. Solo pensé que tenía mucha sed, bajé mucho de peso y estaba muy cansada. Fue mi hermana la que dijo: “Ah, tal vez tengas diabetes Tipo 1”. No fui al médico, y luego, dos semanas después, fui a ver a mi madre quejándome de que había perdido mucho peso y ella me dijo: “Oh, tal vez tienes diabetes Tipo 1”. Ambas habían oído hablar de ella.

Fui al médico y le conté los síntomas y me dijo: “Ve al hospital de inmediato, hazte un análisis de sangre y nos comunicaremos en 4 días”. Fueron 4 horas después, me senté en mi cama comiendo un pastel de queso porque hice el turno de noche y obviamente me llevé el pastel de queso a casa. Recibí una llamada de la recepcionista del médico y, 4 horas después, me dijo: “El médico quiere verte para hablar de tus resultados”.

Terminé el pastel de queso, entré y cuando llegué me dijo que tenía diabetes Tipo 1. Recuerdo que fui muy insensible al respecto. Una parte de mí estaba agradecida de tener algo porque me sentía muy mal y, en cierto modo, era como una salida. Realmente no me impactó hasta que el dietista me dijo que no era ideal tomar chocolate al día siguiente, es como, “Quizás no”. En ese momento fue realmente cuando vinieron las lágrimas.

Bill: No tenía síntomas en lo que respecta a la diabetes. Tenía un poco de sobrepeso cuando me diagnosticaron, pero de hecho me presenté en una clínica de atención de urgencia con una gripe muy grave. Tenía 102 grados de fiebre y solo quería aliviarme un poco. Me hicieron una serie de análisis de sangre y regresaron y dijeron: “Tu nivel de azúcar en sangre es de 300″. Revisaron mi A1c y estaba por encima de 12, y dijeron: “Tienes diabetes. Tienes que ir a ver a alguien ahora mismo”. Hice una cita y en un día estaba en el consultorio de mi médico. Me volvieron a hacer más pruebas en el laboratorio del consultorio del médico, y terminamos teniendo una conversación bastante larga sobre lo que era, lo que significaba y hacia dónde debería ir a partir de ese día. Eso fue hace 3 años y ha cambiado mi vida de diferentes maneras.

Tammy: Estaba en un programa de capacitación para mi trabajo en Virginia. Me despertaba súper sedienta, tenía sed todos los días del entrenamiento. Era terrible. Luego me mareé durante el entrenamiento, entonces, fui a un centro de atención de urgencia y me sacaron sangre, y un par de horas después, alguien dijo: “Oh, bueno, tu A1c es de 13. Tal vez deberías ver a tu médico cuando llegues a casa”.

Cuando llegué a casa, mi médico me dijo: “Tus niveles de azúcar en sangre están en 300. Siéntate aquí y yo vuelvo en un momento”. Me dio una receta y me dijo: “Felicitaciones, tienes diabetes Tipo 2. Aquí tienes un folleto y puedes irte”. No sabía qué hacer. Me fui a casa avergonzada, quería llorar, pero luego leí muchas cosas en línea y hablé con mucha gente en línea afortunadamente.

También conseguí un nuevo médico, que fue clave, y ahora lo estoy manejando bastante bien. Baje un poco de peso. Empecé a comer mejor. Tenía el hábito de comer mal, así que pensaba: “Oh, me hice esto a mí misma”. Superar ese sentimiento, la culpa, ha sido un problema. Han pasado unos cinco años, entonces, ahora estoy mejor.

¿CUÁLES FUERON LAS PRIMERAS HERRAMIENTAS QUE UTILIZARON CON RESPECTO A LA POSITIVIDAD CORPORAL, LA ATENCIÓN Y LA APTITUD PARA ENFRENTARLO?

Tammy: Conseguí un nuevo médico y ella tenía experiencia trabajando con personas con diabetes Tipo 2 y, como yo era mayor, le pregunté: “Bueno, ¿qué significa eso? Porque van a suceder otras cosas, como la menopausia. ¿Cómo manejo mi cuerpo y mi peso? ” Y ella me dijo: “Cálmate. Tú no lo causaste. Hay algunas cosas que puedes hacer para mejorar tu situación”.

Me refirió a un nutricionista que me recomendó probar actividades que pudiera hacer, como yoga o caminar, porque al principio me sentía completamente indefensa. Yo pensaba, “Solo tomo medicamentos, y eso es todo. No puedo hacer nada para ayudarme a mí misma porque me hice esto y ahora no puedo deshacerlo”. De hecho, así me sentí durante un par de años. Pero comencé a sentirme más empoderada con la información que recibía sobre cómo manejar mi cuerpo, lo que me ayudó a manejar mi salud mental.

¿CUÁL ES LA IMPORTANCIA DE LA ATENCIÓN PLENA CUANDO SE TRATA DE LA DIABETES?

Dr. José: Es muy importante hablar sobre tus sentimientos. ¿Estás frustrado? ¿Estás deprimido? Estas ansioso ¿Qué pasa? Debido a que todas esas cosas muchas veces lo ocultan, y luego eso afecta sus niveles de azúcar en sangre, en ambos sentidos. Debido a su estrés, liberan más cortisol en el torrente sanguíneo, entonces, eso afecta sus niveles de azúcar en sangre. ¿Es eso también porque piensan “no voy a hacer nada porque, de cualquier manera, si lo hago o no lo hago, no va a funcionar?”

Muchas veces cuando los veo, incluso si no tienen un MCG, les digo, “No me importa si te mides dos veces al día, pero al menos mide esas dos veces al día de manera consistente, para que yo pueda ver y dime lo que hiciste o no hiciste. No hay nada de malo ni vergonzoso en esto. Trabajamos juntos. Nadamos juntos, nos ahogamos juntos. Al menos sé honesto y dime qué está pasando o qué no está pasando realmente”. Porque muchas veces, cuando muchos pacientes están pasando por síndrome de burnout, es como pasar por las respuestas de ciertos concursos. Van a salvar el mundo, van a curar esto, van a hacer aquello. “Sí, estoy manejando mi diabetes perfectamente. Me mido seis veces al día. Estoy apuntando a mi MCG todo el tiempo. Me administro bolos ocho veces al día y no me falta una sola dosis”. Pero ese no es el caso.