Pregúntales a los chicos del GAC: las citas

 

Te damos la bienvenida a “Pregúntales a los chicos del GAC” (Consejo Global de Embajadores, por sus siglas en inglés), una columna donde puedes preguntarles a estos hombres que viven con diabetes Tipo 1 cómo es tenerla siendo hombres, porque a veces no hablamos de las cosas difíciles. Este es el lugar para hacer justamente eso. Beyond Type 1 planea explorar temas de masculinidad, como por ejemplo, cómo una enfermedad crónica puede afectar nuestras percepciones de esta y cómo puede dar información al respecto.

Aquí, los señores del Consejo Mundial de Embajadores de Beyond Type 1 responderán tus preguntas sobre la diabetes Tipo 1. ¿Tienes una pregunta? ¡Preséntala aquí!

Pregunta: ¿Cuándo le dices a alguien con quien estás saliendo que tienes diabetes?

Rob

Para mí, esto nunca fue un problema demasiado grande (a pesar de haber sido diagnosticado dentro del caos de la vida romántica de un joven de 16 años). La mayoría de la citas en el pasado y, sorprendentemente, algunas de las citas con mi novia son centradas en la comida. La comida es una excelente droga de entrada para la conversación sobre la diabetes, porque incluso si estás realmente preocupado por lo que la persona va a pensar, puedes amortiguar su respuesta yendo a un restaurante realmente malo. ¿Quién se va a enfadar porque tienes diabetes cuando tienes un gusto impecable en los restaurantes? Nadie con quien yo saldría, por supuesto. La vida es un juego de confianza. Voy a repetir eso para aquellos de ustedes en la parte de atrás. LA VIDA ES UN JUEGO DE CONFIANZA. Confíen en mí cuando les digo que si a una persona no le gustas por tu diabetes, te ahorrará mucho tiempo, dolor, probablemente dinero y, sin duda, discusiones políticas incómodas.

Me doy cuenta de que vengo de un lugar privilegiado con esto tanto por ser un hombre cisgénero y blanco como por ser alto, bronceado, guapo y tengo un gusto impecable en las sudaderas con capucha francesas (¿no soy de lo peor?). Hay un problema absolutamente de masculinidad tóxica detrás de gran parte de la vergüenza de la diabetes, y eso puede ser extremadamente desalentador y frustrante para las mujeres con diabetes. A aquellas mujeres que han sido lastimadas por las palabras y las acciones de los amigos acerca de sus “betes”, les diré esto: “No culpen a la diabetes porque Chad sea un completo imbécil”. Es fácil convertir a la diabetes en el chivo expiatorio de muchas cosas en nuestras vidas, pero en lo que respecta a las citas, considero que es una excelente prueba de fuego para las capacidades humanas de bondad y amabilidad. Para todas las historias de terror, de igual forma hay buenas y sin incidentes.

Ryan

¡Yo se lo digo a las chicas en la primera cita siempre! Por lo general, aparece de forma natural cuando reviso mi nivel de azúcar en la sangre o, por supuesto, cuando me inyecto mi insulina (siempre lo hago en la mesa). Me gusta sacarlo a la luz, es algo que forma parte de lo que soy. Afecta mi vida de muchas maneras y creo que cualquier persona en mi vida debería saberlo. Además, es un gran inicio para una conversación.

Jordan

Realmente solo hay dos veces en que la menciono. La primera es si ella piensa que estoy enviando mensajes de texto en la cena, cuando me estoy administrando un bolo para la bomba con discreción. Creo que es muy grosero sacar tu teléfono en una cita, así que para demostrar que no soy un imbécil, le aclararé lo que estoy haciendo si creo que es necesario. El segundo caso es cuando hay que quitarse los pantalones y tengo que desconectarme, lo que puedo hacer con bastante facilidad ahora. Seamos honestos, ese no es el mejor momento para tener esa conversación, pero es bueno avisar, en el caso de que te acaricien el trasero, quizás sientan que hay un bulto extraño sobresaliendo. Si estás saliendo con alguien y todo va bien, es bastante fácil sacarlo a luz de forma natural en la conversación. No creo que sea como un tema tabú. Si alguien no está interesada en mí debido a mi diabetes, no me duele. De la misma manera en que no me duele cuando alguien me dice que odia las barbas. No me preocupo por cosas fuera de mi control, no puedo desperdiciar energía en eso.

Justin

En realidad se lo dije a mi novia en nuestra primera cita. Es parte de mí, es quien soy. No puedes cambiarlo o huir de eso. He sabido que las personas se lo ocultan a su pareja, porque se avergüenzan. No es algo de lo que debas avergonzarte. Cuanto más lo aceptes, menos miedo le tendrás, porque estás tomando el control de tu diabetes. También es una red de seguridad: mi novia sabe cómo controlar mi azúcar en la sangre, cuando mi nivel está bajo, y cómo tratarme cuando está bajo. También reconoce cómo actúo si mi nivel de azúcar en la sangre está alto porque, ya saben, me pondré malhumorado cuando pasa.

Ryan

He vivido en una pequeña ciudad en Michigan, luego en Chicago y en Nueva York. En el camino tuve varias citas con chicas y “salir del closet” con la diabetes Tipo 1 casi siempre pasaba en la primera cita. Explicarle todos los aspectos de la diabetes a alguien que no tenía idea o muy poca información sobre la enfermedad no era el mejor tema para profundizar en la primera cita. Dado que es algo con lo que tengo que lidiar las 24 horas del día, los 7 días de la semana, la persona con la que salía debía saber al respecto. Lo hacía ligeramente y les decía que me tomaría un jugo de naranja si surgiera algún problema. Con la mayoría de las citas, encontraba a alguien que tenía algún conocido que tenía Tipo 1, pero que no sabía mucho sobre la enfermedad. Entonces conocí a mi esposa Samantha.

Nos conocimos en nuestra primera cita y pedí una Coca Cola de dieta, Samantha también pidió una. Lo cual me pareció un poco extraño que ambos pidiéramos eso. Nos lanzamos directamente a la conversación sobre las citas en Nueva York y nuestras primeras preguntas. Le pregunté cosas como el trabajo soñado, unas vacaciones soñadas y qué haría si ganara la lotería. Miré por encima y en medio de las respuestas nunca la olvidaré cuando sacó una gráfica con números. Ya que soy tecnológico, tenía curiosidad de lo que era. Ella dijo que era para sus lecturas del nivel de glucosa en la sangre, una cosa llamada Dexcom G4. Recuerdo que pensé ¿esto es una broma?¿Cómo? Yo soy el que tiene diabetes Tipo 1. Mi cabeza tenía un millón de pensamientos y logré decirle Samantha yo también tengo diabetes Tipo 1…

Ella me miró y dijo No me digas eso pensando que yo estaba bromeando con ella. Los dos nos miramos a los ojos y le dije otra vez, Sí, tengo diabetes Tipo 1. Ahora estoy casado con el amor de mi vida, mi mejor amiga y mi esposa con diabetes Tipo 1. Me pusieron aquí en esta tierra para ser el mejor esposo que uno pueda ser y un modelo a seguir con diabetes Tipo 1 para los demás. Estamos todos juntos en esto.


Anteriormente en “Pregúntales a los chicos (hombres) del GAC”. ¿Tienes una pregunta para los chicos? ¡Preséntala aquí!

Infórmate más sobre el Consejo Global de Embajadores aquí.