¿COVID-19 Está Causando Diabetes Tipo 1?


 2022-01-31

Nota del editor: Tenemos un objetivo simple: aprovechar el poder de la comunidad mundial de diabetes para salvar vidas. Visita coronavirusdiabetes.org para obtener más información sobre lo que puedes hacer como persona con diabetes para mantenerte a ti mismo y a los demás a salvo de COVID-19 hasta que todos estemos a salvo. Visita nuestro portal de información sobre COVID-19 y diabetes aquí. Para leer más sobre vacunas contra COVID-19 para personas con diabetes, haz  clic aquí.


Este artículo fue sido redactado con la ayuda de Sanjoy Dutta, PhD, vicepresidente de investigación de JDRF, Frank Martin, PhD, director de investigación de la JDRF, y Kimber Simmons, MD, MS, profesora adjunta de pediatría en el Barbara Davis Center for Diabetes en Aurora, CO. Este artículo se publicó el 31 de enero de 2022

El informe de los CDC publicado en enero de 2022 sobre el riesgo de diabetes recién diagnosticada en niños que tuvieron COVID-19 no explicó adecuadamente la compleja ciencia de cómo se desarrolla la diabetes tipo 1, lo que llevó a un grave malentendido en la cobertura de los medios de comunicación. Aquí, vamos a explicar lo que realmente está pasando – utilizando la información que conocemos hasta ahora. 

COVID-19 ha sido una enfermedad rodeada de incógnitas, en gran parte debido a su gran escala. Si bien los coronavirus no son nuevos, generalmente están más contenidos. COVID-19 ha resultado tan novedoso y sorprendente debido a la rapidez con la que se expandió hasta alcanzar un nivel pandémico, impactando a todas las vidas humanas en todo el mundo.

La gravedad del virus ha generado actualmente más preguntas de las que actualmente tenemos respuestas, entre ellas, ¿el COVID-19 puede causar diabetes tipo 1?

Para responder a esta pregunta claramente, primero debemos comprender qué causa la diabetes tipo 1 (DT1) y cómo se desarrolla la enfermedad.

¿QUÉ CAUSA LA DIABETES TIPO 1?

La diabetes tipo 1 se debe a una combinación de factores genéticos y ambientales, y se desarrolla de manera diferente según la edad a la que se diagnostica.

Para desarrollar DT1, tienen que suceder varias cosas:

La genética es la clave subyacente. Una persona que pudiera desarrollar diabetes tipo 1 (DT1)  más adelante dará positivo en varios tipos específicos de autoanticuerpos. Una persona sin diabetes puede conocer su riesgo de desarrollar DT1 mediante una  prueba de detección de estos autoanticuerpos con un simple análisis de sangre en el hogar.

Si una persona da positivo en dos de los autoanticuerpos relacionados con la DT1, mayor es la probabilidad de que desarrolle DT1 en los siguientes años. Pero tener un autoanticuerpo no significa que una persona vaya a desarrollar También es importante recordar que, si bien la enfermedad comienza en los  genes, no siempre se necesita que haya DT1 en la familia para desarrollarla. De hecho, 90 por ciento de las personas con DT1 no tienen antecedentes familiares de la enfermedad.

 

En una persona que ya tiene múltiples autoanticuerpos, hay algo que detona el progreso de la enfermedad. Una vez que ha comenzado a desarrollar autoanticuerpos relacionados con la diabetes tipo 1, debe haber algo que active el sistema inmunológico para el ataque a las células beta productoras de insulina, lo que inducirá el proceso progresivo de desarrollo de la diabetes tipo 1. El desarrollo de la enfermedad no suele ocurrir rápidamente.

La parte difícil es que los investigadores no han identificado un desencadenante simple. En cambio, se han estudiado varias teorías:

 

  • Desencadenantes ambientales
  • Una infección viral de cualquier tipo (coxsackievirus, por ejemplo)
  • Salud intestinal y/o nutrición.
  • inflamación
  • Un evento estresante (comienzo de la universidad, divorcio, accidente automovilístico, etc.)

Lo más importante que debes recordar: la diabetes tipo 1 no se desarrolla de la noche a la mañana o en el transcurso de unas cuantas semanas.

El desarrollo o inicio total de la enfermedad puede ocurrir meses o años después de que los autoanticuerpos comienzan a desarrollarse.  Los posibles desencadenantes del desarrollo completo de la enfermedad son complejos, y los investigadores trabajan arduamente para comprender su alcance.

“La diabetes tipo 1 comienza a desarrollarse mucho antes del día del diagnóstico”, explica Sanjoy Dutta, Ph.D. y vicepresidente de investigación de JDRF. “Lo que lleva a una persona a desarrollar diabetes tipo 1 puede encontrarse  parcialmente en sus genes. Esos genes controlan la forma en que se comporta el sistema inmunológico”.

ENTONCES, ¿QUÉ SUCEDE EN LAS ETAPAS INICIALES DE LA DIABETES TIPO 1, AÑOS ANTES DEL DIAGNÓSTICO?

 

En la DT1, el sistema inmunológico ataca y destruye las células beta producidas por el páncreas. Las células beta son las encargadas de producir insulina. Sin células beta saludables, el cuerpo luchará para producir suficiente insulina para mantener los niveles de glucosa (azúcar) en sangre en un rango saludable. Si la  producción de insulina cae a niveles terriblemente bajos, y no se inicia con un tratamiento diario de insulina , la persona fallecerá.

La primera etapa de esto es el desarrollo de autoanticuerpos. Cuando el sistema inmunológico comienza a atacar al propio cuerpo, este produce autoanticuerpos específicos según lo que esté siendo atacado.

Ahora tenemos formas de detectar y medir fácilmente 4 tipos específicos de autoanticuerpos relacionados con la diabetes tipo 1 que resultan de este ataque. La presencia de 2 o más autoanticuerpos relacionados con DT1 indica el desarrollo temprano de la enfermedad.

Organizaciones como JDRF están trabajando para hacer que la detección (a cualquier edad) de estos autoanticuerpos sea una práctica médica estándar para que:

Es importante recordar que las primeras etapas de la DT1 comienzan meses o años antes de que se presenten  los síntomas. Los bebés, niños pequeños y niños que muestran síntomas de niveles elevados de glucosa (azúcar) en sangre y son diagnosticados antes de los siete años parecen tener una pérdida más rápida de células beta que los niños mayores, los adolescentes y los adultos jóvenes. Pero el diagnóstico antes de los dos años es mucho menos frecuente. La mayoría de los niños y adolescentes a los que se les diagnostica DT1 en realidad se encontraban en las etapas más tempranas del ataque del sistema inmunitario a las células productoras de insulina antes de los ocho años, si no antes, pero por lo general no muestran síntomas, lo que indica las etapas finales de la progresión de la enfermedad. la enfermedad, hasta las edades de 10 a 15 años.

En los adultos que desarrollan DT1 después de los 30 años, la progresión de la enfermedad es menos clara, simplemente porque ha habido menos investigación sobre este grupo de edad. De hecho, los investigadores ni siquiera están completamente seguros de que la diabetes tipo 1 diagnosticada en la edad adulta tardía sea en realidad exactamente el mismo tipo de diabetes que la diabetes tipo 1 diagnosticada en niños, adolescentes y adultos jóvenes. Pero la diabetes tipo 1 se puede diagnosticar a cualquier edad; el diagnóstico es tan común en adultos como en niños.

ENTONCES ¿=COVID-19 PUEDE  CAUSAR DIABETES TIPO 1?

Respuesta corta: no hay forma de saberlo todavía.

Desarrollar DT1 lleva tiempo. Ningún evento aislado  es el único responsable del desarrollo de la DT1. Desde el momento en que alguien desarrolla autoanticuerpos hasta el momento en que los niveles de glucosa (azúcar) en sangre son lo suficientemente altos (porque la producción de insulina es lo suficientemente baja), los síntomas pueden aparecer con años de diferencia y, en algunos casos, más de una década.

En la diabetes tipo 1, sabemos que el sistema inmunológico funciona mal y ataca las propias células del cuerpo, pero aún no sabemos por qué más allá del hecho de que esta persona tiene una predisposición genética hacia la enfermedad.

Si bien algunos centros de diabetes en los EE. UU. compartieron anecdóticamente el aumento percibido en la tasa de diagnóstico de DT1 durante la pandemia, los datos no muestran que haya habido un aumento durante la pandemia en sí. En realidad, hemos visto que las tasas de diagnóstico de DT1 aumentan constantemente durante años, particularmente entre los jóvenes negros y latinos. La causa aún se desconoce.

Entonces, cuando preguntamos si el COVID-19 está causando o no la diabetes tipo 1, la realidad es que aún no lo sabemos y no podremos saberlo por algún tiempo. Pero sí sabemos que el COVID-19 no puede estar causando casos completamente nuevos de DT1 tan rápido en personas que de otro modo no desarrollarían la enfermedad.

Esto es lo que realmente podría estar sucediendo:

  • Una persona que ya tiene los autoanticuerpos subyacentes para la diabetes tipo 1 podría tener el desencadenante ambiental de COVID-19 que hace que su sistema inmunitario dé el último paso hacia el diagnóstico de la diabetes tipo 1.
  • Una persona que ya tiene los autoanticuerpos subyacentes para DT1 y que ya tenía el desencadenante del sistema inmunológico para que comience a desarrollarse, recibe más atención médica debido a COVID-19, y es cuando se lleva a cabo el diagnóstico de DT1.
  • En algunos casos desafortunados, probablemente porque COVID-19 ha sido el foco, los síntomas de DT1 pueden pasarse por alto, lo que lleva a tasas más altas de CAD, lo que puede provocar la muerte si no se detecta a tiempo. Esa es una de las muchas razones por las que es tan importante conocer las señales de advertencia de diabetes tipo 1 y conocer las diferencias con los síntomas de COVID-19.

ENTONCES, ¿POR QUÉ LA GENTE PIENSA QUE COVID-19 PUEDE ESTAR CAUSANDO DIABETES TIPO 1?

La frase común en la comunidad de investigación es “la correlación no es igual a la causalidad”. Este es un error común en muchos titulares de los medios: tomar dos cosas que existen al mismo tiempo y suponer que una está causando la otra.

En este caso, es comprensible que las personas que recientemente experimentaron una infección por COVID-19 y luego fueron diagnosticadas con DT1 piensen que COVID causó la aparición de la DT1. Pero como sabemos por nuestra comprensión de los autoanticuerpos, lo más probable es que estas personas ya estuvieran desarrollando DT1.

Nuevamente, el informe de enero de 2022 de los CDC sobre el riesgo de diabetes recién diagnosticada en niños que tuvieron COVID-19 no explicó adecuadamente esta ciencia, lo que generó un grave malentendido en la cobertura de los medios. Y la mayoría de los informes de los medios tampoco diferenciaron entre los tipos de diabetes.

Sin embargo, aquí es donde surgen más preguntas. Existe una investigación en etapa muy temprana de que COVID-19 puede tener algún tipo de impacto en las células beta, las células dentro del páncreas que producen insulina. Esto no equivale a un diagnóstico inmediato de DT1, pero plantea preguntas que la investigación adicional deberá responder en los próximos años sobre el impacto de COVID-19 en nuestros cuerpos.

Han salido a la luz dos estudios específicos que analizan lo que sucede con las células beta en individuos que han tenido COVID-19. Sin embargo, ninguno de los estudios se realizó en personas a las que se les diagnosticó DT1 después de tener COVID.

Un estudio analizó las células beta de personas que no tenían diabetes y que habían fallecido a causa de COVID. Otro estudio mostró que el virus COVID-19 podría infectar potencialmente a las células productoras de insulina, pero esto solo se ha demostrado en células beta derivadas de células madre, no en humanos. En un entorno de placa de Petri, los expertos dicen que muchos virus producen los mismos resultados, pero estos resultados no se transmiten a los humanos.

Dado que la enfermedad tarda tanto en desarrollarse, la conclusión general de los principales expertos en investigación de la diabetes es que se necesitarán al menos cinco años, si no más, para determinar verdaderamente si el virus de COVID-19 está actuando como un factor ambiental que podría aumentar tasas de DT1.

¿PODRÍA EL COVID-19 AUMENTAR LAS TASAS DE DIABETES TIPO 2?

Existe una buena posibilidad de que la pandemia de COVID-19, tanto la enfermedad en sí misma como los impactos en el estilo de vida resultantes, aumenten las tasas de diabetes tipo 2, que es una enfermedad metabólica causada por una combinación compleja de genética, impactos ambientales, disparidades socioeconómicas y estilo de vida. 

Ya hemos visto que esto es cierto en el aumento de las tasas de DT2 de inicio en la infancia, particularmente entre los niños que han perdido acceso a formas de hacer  ejercicio diario y a alimentos nutritivos debido al cierre de las escuelas.

También es posible que las personas diagnosticadas con DT2 durante o después de una infección por COVID-19 hayan vivido con DT2 no diagnosticada antes de tener el virus. Ir al médico para hacerse la prueba y recibir tratamiento para COVID-19 podría haber llevado a pruebas y análisis básicos como glucosa (azúcar) en la sangre, HbA1c, presión arterial, etc., lo que lleva a la conciencia repentina de DT2  no diagnosticada previamente.

¿QUÉ PUEDES HACER?

Evitar COVID-19 sigue siendo el objetivo, ya que el virus puede provocar una gran variedad de problemas de salud a largo plazo, como el COVID-19 a largo plazo. Lo mejor es mantenerte lo más saludable posible ahora.

 

Nota del editor: La única excepción conocida al tiempo que tarda en desarrollarse la DT1 es con un medicamento que se usa para tratar el cáncer. Este medicamento a veces puede desencadenar el rápido desarrollo de DT1 en el transcurso de semanas.

 

ESCRITO POR Lala Jackson + Ginger Vieira, PUBLICADO , UPDATED 01/31/22

Lala​ Jackson (directora de contenido) y Ginger Vieira (gerente sénior de contenido) viven con diabetes tipo 1. Lala es una estratega de comunicaciones y autora que se unió al espacio sin fines de lucro de diabetes en 2016. Ginger ha pasado los últimos 15 años escribiendo una variedad de libros sobre diabetes y creando recursos e historias para Diabetes Mine, Healthline, T1D Exchange, Diabetes Strong y más.