Qué Esperar en una Recuperación de Diabulimia


 

Advertencia de tema delicado: Este artículo analiza los trastornos alimenticios, incluyendo las purgas, la restricción calórica severa y la omisión de insulina. Si tienes algún problema con tu relación con la comida, la insulina y la imagen corporal, no estás solo. Aquí hay algunos recursos para ayudarte a identificar mejor y encontrar apoyo para los trastornos alimenticios como persona con diabetes:


La “diabulimia” , también conocida como ED-DMT1, es un trastorno alimenticio potencialmente mortal que consiste en omitir o restringir la dosis diaria de insulina como persona con diabetes. Si bien se aplica principalmente a las personas con diabetes tipo 1, algunas personas con diabetes tipo 2 que se administran insulina también pueden tener comportamientos de diabulimia.

La diabulimia puede ser fatal ya que pone a la persona en un estado casi constante o recurrente de cetoacidosis diabética (CAD) por medio de niveles de insulina severamente bajos y niveles de glucosa (azúcar) en sangre peligrosamente altos.

Si bien quienes practican la diabulimia creen que podría ayudarlos a perder peso, la diabulimia no lleva a una pérdida de peso real. Es extremadamente peligroso, pone en peligro la vida y puede requerir una gran cantidad de apoyo alcanzar la recuperación administrando la cantidad de insulina que el cuerpo necesita para mantener niveles seguros de glucosa (azúcar) en sangre.

Aquí, veremos lo que puedes esperar cuando trabajes para alcanzar la recuperación de la diabulimia.

LA DECISIÓN DE RECUPERARTE SIGNIFICA DEJAR IR EL CONTROL

“Cuando tomas la decisión de recuperarte de cualquier tipo de trastorno alimenticio, también tomas la decisión de dejar ir mucho del control”, explica Asha Brown, fundadora de We Are Diabetes. “Y el control es la razón principal, para la mayoría de las personas, por la que desarrollamos algún tipo de trastorno alimenticio”.

Asha ha estado asesorando a personas con diabetes tipo 1 durante la recuperación durante más de 10 años después de alcanzar y mantener su propia recuperación de la diabulimia.

Comenzar tu travesía hacia la recuperación también significa reconocer qué más está pasando en tu vida o los pensamientos con los que estás luchando.

“Por lo general, hay otras partes de la vida que no podemos procesar o entender, o simplemente no podemos aceptarlas”, explica Asha. “Sentimos que no podemos controlarlo, por lo que desarrollamos hábitos que nos ayudan a creer que tenemos el control. En algunos casos, puede ser una reacción a tener diabetes, algo enorme que no puedes controlar y que también podría estar causando mucha ansiedad”.

Dejar de lado ese esfuerzo por controlar algo con frecuencia es el paso más difícil, dice Asha, quien fue a una clínica de recuperación de trastornos alimenticios para comenzar su travesía de recuperación. Si bien suena fácil, con frecuencia es el primer lugar donde las personas abandonan su proceso de recuperación.

“Para mí, tener que dejarlo ir y administrarme una dosis completa de insulina según el número en mi medidor de glucosa, eso fue aterrador”, dice Asha. “Tuve que dejar que la gente me ayudara. Tuve que rendirme. Y fue una de las mejores decisiones que he tomado”.

Como alguien a quien no le gustaba que le dijeran qué hacer, Asha dice que comenzó a aceptar la estructura y la rutina de administrarse insulina.

PUEDES ESPERAR UN AUMENTO INMEDIATO EN TU ENERGÍA Y FUERZA

Tener apoyo al comienzo de tu recuperación también es fundamental debido a los efectos físicos y emocionales de volver a administrarte una cantidad saludable de insulina.

“Un buen equipo de apoyo debe ayudarte a reducir tus niveles de glucosa (azúcar) en sangre y A1c muy gradualmente, no de inmediato”, dice Asha.

Después de meses o años de omitir la insulina y soportar niveles de glucosa (azúcar) en sangre peligrosamente altos que dejan tu cuerpo con una sensación de lentitud, entumecimiento, deshidratación y hambre, la experiencia de volver a inyectarte insulina probablemente se sentirá increíblemente energizante durante las primeras dos semanas.

“Te sentirás muy bien durante esas dos primeras semanas porque comerás regularmente, te rehidratarás, tu cerebro recibirá la glucosa que necesita para funcionar y tu metabolismo recibirá lo que necesita para trabajar normalmente”, dice Asha.

Es posible que sientas un estallido repentino de energía y una sensación renovada de sentirte saludable y fuerte a medida que tu cuerpo comienza a recibir lo que necesita.

PUEDES ESPERAR EL POSIBLE INICIO DE LAS COMPLICACIONES DE LA DIABETES

Si bien es posible que te sientas fortalecido físicamente administrándote la insulina que tu cuerpo necesita para funcionar, esta fase de recuperación también puede revelar e incluso estimular algunos de los daños que tu cuerpo ha sufrido debido a la restricción de la insulina.

“Cuanto más tiempo hayas estado omitiendo la insulina, más daño también has estado causando en casi todas las partes de tu cuerpo, incluyendo los ojos, los dedos, los riñones, etc.”, explica Asha. “A medida que tu cuerpo se adapta a niveles más seguros de glucosa (azúcar) en sangre, recibiendo una cantidad saludable de insulina, también es posible que comiences a sentir y notar el daño que ocurrió durante los años de omitir la insulina”.

“Todo tu cuerpo cobra vida”, dice Asha. “Y luego comienzas a darte cuenta de cuánto lo estabas matando cuando restringías tu insulina. Y aquí también es cuando todas las complicaciones comienzan a revelarse, incluyendo el sangrado de los vasos sanguíneos en los ojos debido a la retinopatía, la pérdida de sensibilidad en los dedos de los pies y los pies debido a la neuropatía y los problemas digestivos debido a la gastroparesia”.

Asha recuerda que reducir gradualmente la glucosa (azúcar) en sangre y la A1c es una parte fundamental para reducir la aparición total de estas complicaciones relacionadas con los niveles de glucosa (azúcar) en sangre crónicamente altos.

“Es posible que te sientas muy incómodo por un tiempo durante esta parte de la recuperación”, agrega. “Podría continuar durante seis meses, tal vez un año. Tienes que superarlo, ser paciente”.

Las complicaciones en sí mismas, por supuesto, no se recuperan por completo, pero cuanto antes recibas tratamiento para cosas como la retinopatía, y continúes administrándote insulina, más posibilidades tendrás de preservar tu vista y prevenir daños mayores.

PUEDES ESPERAR UN POCO DE HINCHAZÓN Y RETENCIÓN DE AGUA TEMPORAL

A lo largo de los meses o años en los que estuviste restringiendo la insulina, tu cuerpo estaba severamente deshidratado porque estaba constantemente tratando de eliminar el exceso de glucosa por medio de la orina.

(Esta también es la razón por la que es posible que hayas experimentado candidiasis con frecuencia: el exceso de azúcar en la orina alimenta el crecimiento de la candidiasis).

Cuando comiences a administrarte cantidades saludables de insulina nuevamente, tu cuerpo retendrá más agua de lo que hacía.

“El agua adicional es una parte fundamental para ayudar a que cada célula y sistema de tu cuerpo vuelva a la vida”, dice Asha.

El flujo sanguíneo saludable, que transporta oxígeno a cada célula sanguínea de tu cuerpo, ayuda a que tus órganos, tejidos, células, vasos sanguíneos, etc. reciban la nutrición que necesitan para sanar, crecer y funcionar.

El impacto mental de esa hinchazón y retención de agua puede ser estresante y aterrador para una persona que se recupera de un trastorno alimenticio.

“Por lo que puedo decirte, es solo peso de agua, y es temporal mientras tu cuerpo se reequilibra, querrás gritar y correr”, dice Asha. “Puede sentirse terrible mentalmente, y querrás huir, salirte de tu cuerpo”.

Para llegar a la recuperación, Asha dice que realmente tienes que superar esta fase temporal de hinchazón y dolor emocional de sentirte “más hinchado”.

“Se necesita una persona muy valiente y decidida”, dice Asha. “Y mucho apoyo”.

PUEDES ESPERAR ALGUNOS ERRORES Y TROPIEZOS EN EL CAMINO HACIA LA RECUPERACIÓN

Es probable que tu camino hacia la recuperación incluya algunos tropiezos o errores, lo que algunos podrían denominar una recaída.

“Prefiero la palabra ‘error’, dice Asha. “No me gusta la palabra recaída porque no existe una definición única y sólida cuando se aplica a algo como la diabulimia. Puede ser diferente para cada persona porque cada uno tenemos nuestros propios hábitos, nuestros propios síntomas y comportamientos dentro de la diabulimia”.

Asha dice que la verdadera definición de un error o una recaída significa que dejaste de hacer algo que te comprometiste a hacer.

Por ejemplo, podrías comenzar a comer en exceso o restringir severamente tu ingesta de calorías, pero seguir administrándote insulina. Tal vez empieces a esconder comida o evites comer en público de nuevo. O tal vez caigas por completo en la restricción de insulina, los atracones y los niveles peligrosamente altos de glucosa (azúcar) en sangre durante una semana o varias.

“No te recuperas de un trastorno alimenticio en una ruta perfectamente continua”, dice Asha. “Y es importante saber eso porque un error o una recaída pueden traer mucha vergüenza. Referirte a ello como ‘simplemente un error’ puede parecer mucho menos dramático y severo que la palabra ‘recaída’”.

Para muchos, es una parte inevitable y complicada del camino hacia la recuperación.

“No hay absolutamente ninguna forma de evitarlo”, dice Asha. “Tendrás grandes planes y grandes intenciones. Esos planes funcionarán algunos días y no funcionarán otros días. Te sentirás derrotado y enojado y usarás comportamientos de afrontamiento como lo hacías antes. Y luego depende de ti decidir cuánto tiempo quieres hacerlo y cuánto tiempo quieres sentirte mal y enojado contigo mismo”.

Y luego, da el siguiente paso para volver a encarrilarte en tu recuperación.

CREA UN “PLAN DE PREVENCIÓN DE RECAÍDAS” CON TU EQUIPO DE APOYO

Así como es importante anticipar el síndrome de burnout por la diabetes (porque quién no se agotaría haciendo esto las 24 horas del día, los 7 días de la semana), es fundamental anticipar una posible recaída en tu camino hacia la recuperación de la diabulimia.

We Are Diabetes ofrece algunos consejos para cuando crees tu propio plan de prevención de recaídas:

  • Programa un temporizador de cinco minutos cuando sientas la necesidad de caer en el comportamiento de diabulimia. Esta ventana de cinco minutos te da tiempo para analizar lo que estás sintiendo, identificar lo que está provocando la necesidad de caer en el comportamiento de diabulimia y hablar sobre ello. A veces, simplemente hacer otra cosa durante cinco minutos también puede ayudar. Como dar un paseo corto, abrazar a una mascota, llamar a un amigo, doblar la ropa lavada (todos tenemos ropa lavada que guardar) o bailar en la cocina con una canción que te encanta.
  • Explora y reconoce lo que estás sintiendo. Lo más probable es que algo más esté sucediendo en tu vida que esté provocando la necesidad de buscar tus métodos de afrontamiento más familiares. En cambio, ¡echa un vistazo más de cerca a lo que estás sintiendo! Ya sea que los anotes, grabes una nota de voz en tu teléfono o envíes un mensaje de texto a un amigo, simplemente quitártelo de la cabeza puede hacer más de lo que esperas. Hablar contigo mismo puede ayudar a calmar lo que sientes o darte suficiente distancia para sentirte bien con cualquier otra cosa que esté pasando. Respira hondo e ilumina el problema real; luego, pregúntate qué podría ayudar realmente en lugar de esos viejos métodos de afrontamiento de los que estás tratando de deshacerte.
  • Date permiso para actuar por impulso, pero no en este momento. Otro método para esperar es decirse a sí mismo: “Claro, pronto puedo caer en el comportamiento de un trastorno alimenticio, pero no ahora”. Los 30 minutos o las pocas horas que esperes pueden marcar la diferencia para dejar pasar esos sentimientos.
  • Ayuda a alguien más. Si estás atrapado en un ciclo de ansiedad, intenta redirigir esa energía haciendo algo útil para otra persona. Tal vez signifique visitar a tus abuelos, ayudar a un amigo a manejar una casa llena de niños durante unas horas o recoger basura en tu parque local. La distracción puede ayudarte a liberarte de tu propio ciclo emocional y reiniciar.

“Vas a tener días en los que sientas que es demasiado difícil”, dice Asha. “Te preocupará que la retención de líquidos y la hinchazón nunca disminuyan, por ejemplo. Hay mucho dolor emocional e incomodidad física que puede surgir en el camino hacia la recuperación. Hay una necesidad de adormecer ese dolor de la vida real cayendo en tu trastorno alimenticio, pero tienes que aprender a hablarte a ti mismo y darte cuenta de que pasa. Que todavía estás bien.

Además de trabajar con un especialista en recuperación o centro de rehabilitación, Asha ofrece apoyo de asesoría para cualquier persona en proceso de recuperación en We Are Diabetes. El programa de mentores de We Are Diabetes también permite que aquellos que han llegado a la recuperación apoyen a otros en la suya.

ESCRITO POR Ginger Vieira, PUBLICADO 06/15/22, UPDATED 06/15/22

Ginger Vieira es la gerente principal de contenido en Beyond Type 1. Es una autora y escritora que vive con diabetes tipo 1, enfermedad celíaca, fibromialgia e hipotiroidismo. Es autora de una variedad de libros, incluyendo “When I Go Low” (Cuando tengo un nivel bajo) (para niños), “Pregnancy with type 1 Diabetes” (El embarazo con diabetes tipo 1) y “Dealing with Diabetes Burnout” (Lidiando con el síndrome de burnout por la diabetes). Antes de unirse a Beyond Type 1, Ginger pasó 15 años redactando para Diabetes Mine, Healthline, T1D Exchange, Diabetes Strong y más. En su tiempo libre le gusta saltar la cuerda, andar en monopatín con sus hijas o caminar con su chico guapo y su perro.