QUÉ TENER EN CUENTA ANTES DE OBTENER UN PERRO DE ALERTA DIABÉTICA

6/30/16
ESCRITO POR: MAGGIE JONES

A ocho meses desde el diagnóstico de diabetes tipo 1 de nuestro hijo de 4 años de edad, él sufrió de un ataque de hipoglucemia en el asiento trasero de nuestro vehículo mientras estábamos fuera del alcance de la señal telefónica. Me detuve en la orilla de un cañón ventoso, me lancé sobre los asientos y lo inyecté con una aguja llena de glucagón, delante de sus hermanos menores.

Angus tuvo un choque tan duro y rápido que su Dexcom (medidor continuo de glucosa) no fue capaz de seguirle el paso. Estábamos cegados. Pero eso es lo que hace la enfermedad, te toma por sorpresa. Esa noche lloré en los brazos de mi esposo, tan desanimada por las herramientas que teníamos para controlar esta enfermedad. “No es lo suficientemente bueno. Tenemos lo mejor de lo mejor y de todas formas por poco lo perdimos”. Es allí donde la investigación comenzó.

Nuestra decisión de adquirir un perro de alerta diabética (DAD por sus siglas en inglés) no fue hecha basándonos en la idea romántica de que estos perros “curan todo”. Nuestra decisión de obtener un DAD fue hecha después de varias semanas de búsqueda y comunicarnos con familias que ya estaban viviendo la experiencia. Los perros de servicio no son para todo el mundo y tener diabetes tipo 1 no es la única razón por la que deberías tener un perro de servicio.

Con la recomendación de un amigo, fuimos emparejados con un perro por medio del Instituto Nacional de los Perros de Alerta Diabética, una organización con una reputación impecable dentro de la industria. Nota: ¡Por favor haz tu propia investigación! Hay tantas organizaciones fraudulentas  por allí y escuchamos tan a menudo acerca de familias que pierden miles de dólares por esta razón.

Angus nombró a su perro Bruce, por Bruce Wayne (identidad secreta del personaje de ficción de Batman). Era la primera vez que habíamos visto su cara iluminarse desde su diagnóstico. Estaba unido a este perro incluso antes de conocerse.

Volamos a Phoenix en junio de 2015, después de que Bruce completara un programa de entrenamiento extensivo (iniciado desde que nació) que incluía la detección de olores y acceso  público. Ese perro alertó sobre un nivel bajo de azúcar en los primero 5 minutos de conocer a Angus, y la lectura del Dexcom indicaba 126 y estable.

Angus ingresó al jardín infantil este año, junto con Bruce, su perro de servicio. Todos los días, envío a mi hijo al colegio sabiendo que él está a salvo con ambos, su Dexcom y su DAD. Este perro es más que solamente una herramienta para el control de la enfermedad. Él es quien aliviana un diagnóstico tan pesado. Él es un salvavidas. Él es el mejor amigo de Angus.

Preguntas para hacerse antes de adquirir un perro de alerta diabética:

¿Eres una persona constante?

Los perros de servicio necesitan consistencia, ya sea con la obediencia o con la detección de olores. Bruce alerta cada vez que Angus llega a 80 o 180. Eso significa que cada pico detectado después de las comidas, debe ser reconocido y premiado rápidamente. Cuando comienzas a ignorar las alertas, tu perro dejará de alertar.

¿La atención te hace sentir incómodo?

Debido a la cantidad de atención que recibirás con un perro de servicio, es suficiente como para hacer que una persona introvertida salga huyendo. Siempre habrán preguntas. Siempre habrán idiotas. Siempre habrá atención.

¿Puedes pagarlo?

No solamente estoy hablando de los costos iniciales de comprar a un perro. Estoy hablando sobre su aseo, comida, visitas al veterinario, chalecos y correas, seguro médico, etcétera. Éste no es una mascota, es un perro de servicio. Ellos requieren cuidado especial, mayormente en lo que concierne a aseo regular para el acceso público.

¿Quieres más trabajo?

Suena como una pregunta tonta, pero es una muy honesta. La vida no es más fácil porque tenemos a Bruce. Es un cuerpo más en el supermercado. Es un cuerpo más que alistar para ir a la escuela en la mañana. Es un gasto más. Y significa más pinchazos en el dedo para Angus.

Sigue a Batman y Bruce en Facebook.


Escucha lo que un entrenador de DAD tiene por decir en “Una charla de perros con Early Alert Canines (Caninos de alerta temprana)”

Lee “Mi mejor amiga Addie, la perra de alerta diabética” por Russell Roberts.

 

 

MAGGIE JONES

Criada en la ciudad, establecida en lo rural. Maggie Jones está criando a tres niños y una manada de pollos en un pequeño pueblo de cultivo de trigo en el estado de Washington. En diciembre de 2013, su familia fue lanzada al mundo de la diabetes tipo 1 cuando su hijo de 4 años de edad registró un nivel de azúcar en la sangre de casi 700 después de semanas de una sed inexplicable y letargo. Desde el diagnóstico, Maggie se ha propuesto la misión de abogar por su hijo y hacer conciencia de una enfermedad que es grandemente malentendida y estigmatizada.