Querida Diabetes, No Estás Invitada a Mi Boda.

3/20/19
ESCRITO POR: Liz Gilmore

Con ganas de compartir

Recientemente, publiqué un estado en una de mis cuentas de redes sociales y les dije a mis amigos que estaba pensando en escribir un artículo para enviar a Beyond Type 1.  Expliqué que realmente quería compartir mis experiencias sobre algunos temas, así que pedí sus comentarios y retroalimentación. Hice una lista de cinco o seis temas sobre los que pensé que podría escribir y que estaban relacionados con la diabetes Tipo 1 y entonces le pedí a al gente votar.

Uno de esos temas era sobre planear una boda cuando se vive con diabetes Tipo 1.  Noté que algunos de los comentarios mencionaban que probablemente no tendría suficiente material para escribir un artículo completo sobre DT1 y planear una boda. Fue entonces cuando me di cuenta de que tenía que escribir sobre el tema porque no creo que las personas sin diabetes se den cuenta, realmente sepan, que la diabetes no es algo que podamos separar de nuestra vida o de un evento, incluso por una noche. A menos que vivas con DT1 o tengas a alguien en casa con ella, no podrás darte cuenta de cuán involucrada tiene que estar una persona con la planificación proactiva para “vivir el momento” y tener diabetes al mismo tiempo.

Una ocasión trascendental


Yo diría que casarse es una de las cosas más importantes que podrían pasarme en la vida. Para mí, está en los primeros lugares junto con: tener un hijo (ya tengo uno), graduarme de la universidad (ya me gradué), encontrar a mi persona (ya lo hice), curarme de una enfermedad … Y quiero disfrutar el día de mi boda en toda su plenitud. Ya sea que se trate de lluvia, un novio que se desmaya durante los votos, mi niño pequeño sonriéndome mientras lleva los anillos por el pasillo, o mi esposo mirándome a los ojos diciendo en voz alta a todos nuestros amigos y familiares que nos amamos.

Es por eso que elijo planificar muchos detalles para que la diabetes sea lo ÚLTIMO en mi mente el día de mi boda. Para hacer esto, elijo pensar en todas las variables y soluciones que permiten convivir con mi diabetes, por lo que incluso la diabetes por alguna razón interrumpe el momento, solo será por un momento …

Mi plan

  1. Cuando me esté preparando por la mañana y tenga que hacer una pausa para almorzar, tendré un almuerzo que haya comido un millón de veces, así sabré exactamente qué debe pasar con mis niveles de azúcar en sangre durante las próximas horas mientras estamos tomando fotos antes de la ceremonia. Lo siento diabetes, no puedes estar en la sesión de fotos.
  2. Y ¿si tengo un bajo nivel de azúcar en la sangre durante la homilía? No será un problema. Mi dama de honor ha aceptado llevar un vestido con bolsillos, que se llenará con tabletas de glucosa. Siéntate, diabetes, no voy a detener mi ceremonia para que puedas estar al frente y al centro.
  3. Cuando llegue el momento de disfrutar de nuestra cena, ya habré probado toda la comida y las porciones, por lo que sabré cómo debería comportarse mi nivel de azúcar en sangre durante las próximas horas durante los brindis, el baile y los abrazos.
  4. Soy muy afortunada de que mis padres se ofrezcan a pagar una boda en el viñedo de la hermana del marido de mi prima (me encanta explicarlo). Desafortunadamente, las uvas de este viñedo producen un vino dulce que tiene “un número importante” que impactará mis niveles de azúcar en sangre. Afortunadamente, he he preguntado al gerente del sitio si puedo traer mi propio vino tinto seco. Sé lo que una marca en particular le hace a mi azúcar en sangre, así que cuando alguien esté listo para dar un brindis, ¿adivinen qué? No tendré que preocuparme por lo que mi bebida le hará a mis niveles de azúcar en sangre. Y no se preocupen,  los brindis están planeados estratégicamente para las 6:00 pm, lo que significa que mi hígado no disminuirá la producción de glucosa hasta seis horas más tarde, que son las 2:00 am. Me aseguraré de comer un bocadillo antes de irme a la cama, por lo que no tengo un poco de sueño mientras duermo, ya que mi páncreas está MUERTO. Y buena suerte intentando que mi bomba hable con mi hígado
  5. El gerente en sitio también me ha asegurado que podré tener tanta Coca-Cola dietética y otras bebidas sin azúcar como yo quiera. Amo la Coca Light y Captain como una bebida mixta porque sabe bien y no afecta mucho el azúcar en la sangre (cada Tipo 1 es diferente). No te preocupes, no voy a emborracharme, pero me gustaría estar un poco alegre …
  6. En cuanto a mis insumos para la diabetes, busco un lindo bolso para guardar mis insumos durante la recepción en lugar de mi bolso típico o mi bolsa para la diabetes.

Hablando en serio

Estoy segura de que la diabetes encontrará una forma de aparecer en mi boda aunque no tenga una invitación, pero al hacer este trabajo mental adicional, las variables habituales que permiten que la diabetes se involucre demasiado en mi vida al menos se reducen.  Estoy segura de que no todas las personas con DT1 abordan su relación con la diabetes de esta manera, pero es mi camino para mi gran día.

También espero que compartir mis estrategias ayude a otras personas con DT1 que estén considerando casarse en el futuro y también ayude a las personas que no viven con diabetes. Quiero que comprendan cómo es vivir con diabetes todos los días, incluso el día de tu boda. No hay descansos, no hay vacaciones. Esta enfermedad es todo el día, todos los días.

 

Liz Gilmore

Liz Gilmore tiene 31 años y vive en los Estados Unidos con su novio Doug, su hijo de nueve meses y su gata llamada Nevaeh. Se va a casar este otoño, lo que también marca 20 años de vivir con diabetes Tipo 1 para ella.