QUERIDO PEQUEÑO PÁNCREAS PÚRPURA

10/10/17
ESCRITO POR: JULIE ROBERTSON

Nota del editor: Julie es parte del equipo Beyond Type Run, patrocinado por Medtronic. Ella participó en el maratón de TCS de la Ciudad de Nueva York del 2017 para Beyond Type Run.

________________________________________________________________________________________________________________

Querido pequeño páncreas púrpura,

Entraste en mi vida cuando no quería saber nada de ti. Estaba a mitad de mi experiencia en la escuela de posgrado y me estaba ahogando en el agotamiento por la diabetes. Un año antes había tomado la decisión de volver a la “simplicidad” de las inyecciones, de la vida desconectada de la diabetes tipo 1. Ninguna parte de mí quería volver a conectarse a un dispositivo, pero mis médicos y mi situación financiera me convencieron para aprovechar la oportunidad de hacer una mejora de fin de año. Me encontré en la oficina de mi educador para la capacitación de bombas para ti, mi Minimed 530G. Temía el momento de conectarte.

Me preocupaba cómo esconderte: no pensé que una bomba, un equipo de infusión y un sensor me ayudaran a sentir que era normal o que los demás me vieran de esa manera. Odiaba tus alarmas. Eras tan insistentes, siempre recordándome que tenía un nivel alto, que tenía un nivel bajo, que estaba ignorando mi diabetes porque era hora de calibrar, que tu batería se estaba agotando, que el depósito de insulina estaba bajo… seguías y seguías. Me molestabas.

Mis médicos me decían que me ayudarías a ganar el control, pero solo me sentí más aislada e incapaz de alcanzar el control que quería.  Luego, por pura necesidad, me conecté con la comunidad en línea de diabetes tipo 1 por medio de una variedad de redes, y comencé a ver que no eras mi enemigo: tú formabas parte de mi equipo. Necesitabas cuidado y atención para funcionar, pero tu único propósito era mantenerme saludable. También podías permitirme volver a las aventuras al aire libre que amo, si decidiera trabajar contigo.

Así que lo hice. Todavía me sentía frustrada contigo, pero también aprendí a valorar tus recordatorios. Usé tu característica basal temporal para escalar montañas en tu lugar de origen, en Montana. Utilicé las características de tu sensor para volver a esquiar, hacer senderismo y andar en bicicleta, y encontré alegría en estos esfuerzos.

Me diste la independencia que necesitaba para pasar a un nuevo estado. Me ayudaste a manejar el horario impredecible de mi nuevo trabajo como Directora de residencia de campus.  Me devolviste mi ambición: ir más lejos, subir más alto; porque ayudaste a romper los límites que me había impuesto.

Estuviste conmigo cuando completé mi primera (y segunda) caminata de 52 millas de borde a borde a borde en el Gran Cañón. Debido a los datos de tu sensor, pude completar toda la caminata, los 11,000 pies de ganancia y pérdida vertical, sin una sola reacción de nivel bajo de azúcar en la sangre.

Estuviste allí cuando esquié y cuando caminé hacia la cima del Monte Humphreys, el punto más alto en Arizona. Te mantuve abrigado bajo mis capas de ropa cuando comencé a subir a la montaña en la oscuridad antes del amanecer, y tú vibraste para alertarme sobre mis niveles de azúcar en la sangre que subían y bajaban.

Estuviste allí cuando hice un trekking sola en el sendero Laugavegur en las tierras altas de Islandia. Viajar sola a un país distante para completar una caminata autosuficiente de una semana de duración solo fue posible porque me sentí segura de que me ayudarías a seguir adelante. Cuando llegué a Skogafoss después de vadear ríos glaciares que llegaban hasta la cintura en mi ropa interior, acampar con nuevos amigos cada noche en todo el mundo, y pasear a medianoche por el paso de Fimmvorduhals, sabía que no podría haber completado la caminata sin ti.

También estuviste allí prestando atención a mi diabetes a veces cuando yo no podía hacerlo, especialmente cuando estaba dormida. Tus alarmas me despertaron la noche en que estaba con un nivel tan bajo, que tropecé con mi tocador y me abrí la frente tratando de encontrar azúcar para comer. Después de algunas tabletas de glucosa, algunos puntos de sutura en urgencias y un par de horas, regresé a lo mío.

Otras noches, suspendiste mi insulina cuando no desperté con ninguna de tus alarmas de nivel bajo de azúcar en la sangre, salvándome la vida cuando yo no pude hacerlo. No sé si estaría viva hoy sin ti.

Me diste la confianza para decir “Sí” a algo que no sabía si podría lograr: correr el maratón de TCS en la Ciudad de Nueva York con Beyond Type 1.  Estuviste allí en cada paso del camino a través del entrenamiento para este maratón.

Ahora estoy de vuelta en la nueva oficina de educación de diabetes, desconectándome de ti por última vez. Ya no tengo ningún resentimiento, solo gratitud.  Me ayudaste a vencer al peor agotamiento por la diabetes que he tenido, y ahora estoy en transición con la alegría agridulce del Minimed 670G.

Páncreas púrpura, aunque ya no te pegarás a mí cuando cruce la meta en la maratón, te debo ese éxito.  Mi nueva bomba no es de color púrpura y hasta ahora no la conozco, pero la confianza que me diste me entusiasma para el futuro con esta nueva bomba, con aún más características y ayudas para fallas para mantenerme próspera en todas mis próximas aventuras.

Pequeño páncreas púrpura, soy una guerrera con diabetes diferente, más fuerte y más motivada gracias a ti, gracias, se te extrañará.

________________________________________________________________________________________________________________

¡Aprende más sobre Beyond Type 1 aquí!

 

JULIE ROBERTSON

Julie ha estado aventurándose teniendo diabetes tipo 1 desde 2005, y no puede decidir si le gusta más su bicicleta de excursión, sus botas de montaña o sus esquís de travesía.  Ella creció en las montañas de Montana y desde entonces ha vivido en cuatro estados, escalando picos en el Parque Nacional Glacier, explorando los senderos costeros de Oregón, sacando su maestría en Utah y entrenando para un maratón en Flagstaff, Arizona.  Correrá el maratón de TCS de la ciudad de Nueva York con Beyond Type 1 el 5 de noviembre de 2017.