RECUPERÁNDOME Y SIGUIENDO HACIA ADELANTE- DIABETES BURNOUT

8/22/17
ESCRITO POR: Kimberly Goodson

Cuando desperté una mañana y no fui capaz de levantarme de la cama supe que necesitaba ayuda. Me esperaban en el trabajo y tenía que pagar deudas pero, seguir con la vida normalmente parecía imposible. Además, me sentía patética y avergonzada de sentirme de esa manera.

El día anterior había caído en un episodio de hiperfagia compulsiva (atracón) que me llevó a mis niveles de glucosa a una montaña rusa y un episodio debilitante de depresión, sin mencionar una barriga inflamada. No estoy hablando acerca de la sobreingesta de una persona normal en Acción de Gracias, estoy hablando sobre una condición mal manejada.

Vivo con diabetes tipo 1 y he vivido con ella por 16 años. Cuando tuve este episodio de hiperfagia tenía 28 años y había logrado manejar de forma exitosa mi diabetes por la mitad de mi vida. Ahora que lo analizo, puedo ver que estaba pasando por lo que llamo “crisis de mitad de la vida con diabetes”. Me ahogaba en depresión pero me forzaba a despertar y darme cuenta de que mi diabetes no desaparecería jamás y que tendría que aprender a lidiar con ella de forma saludable.

Pero tan sólo pensar en ello ya era agotador. Estaba quemada por la diabetes. No conocía que estar quemado por la diabetes o “diabetes burnout”  era un término oficial y tampoco estaba segura de si mi diabetes tenía la culpa. Busqué asesoría y rápidamente me puse en marcha de nuevo.

Luego analicé  mi vida y mi recorrido

Había luchado por mantenerme saludable a pesar de una escasez de recursos para personas con diabetes tipo 1. En ese momento de desesperación acostada en mi cama esa mañana me hubiera gustado que alguien hubiera estado ahí para escucharme- para comprender realmente mi condición y la forma en la que afecta mi cuerpo y mi vida. Necesitaba hablar con alguien para hablar sinceramente sobre mis miedos y los retos en mi vida. Necesitaba a alguien que me inspirara a ser saludable y que me hiciera responsable por alcanzar mis propios sueños.

Pensé en lo bien que manejo mi diabetes y aún así el “diabetes burnout” se había apoderado de mi:

“Tiene que haber más gente como yo- más gente viviendo con condiciones crónicas que no se dan cuenta de que son propensos a desarrollar depresión y otras condiciones de salud mental. Tiene que haber personas con daibetes tipo 1 buscando ayuda pero que no se sienten totalmente comprendidas. ¿Dónde están los asesores, psicólogos  y coaches con diabets tipo 1? ¿Qué puedo hacer para ayudar?

No mucho después me dispuse a llenar ese vacío por mis compañeros con diabetes tipo 1 y me inscribí en el Programa de Coacheo Profesional de Salud Integrativa en Duke y tras mi graduación comencé mi empresa  Ginkgo – Integrative Health Coaching.  También organizo reuniones locales para adultos con diabetes tipo 1 y sus parejas. Estas dos iniciativas siguen creciendo y reafirman la necesidad de apoyo integral.

En mi caso, opté por coaching en lugar de terapia porque el movimiento de coaching me inspira. Los coaches en salud tocan con frecuencia temas del pasado pero también nos ayudan a seguir hacia adelante. Sabía dónde estaba y dónde quería estar pero tenía dificultades para encontrar mi camino.  Y eso es justo lo que el coaching hace- te ayuda a darte cuenta de donde estás y te empodera para que alcances el sitio donde quieres estar.

Nadie puede discutir que quienes viven con diabetes tipo 1 tienen mucho con qué lidiar. Constantmente tenemos que adaptarnos y no tenemos otra opción sino ser nuestros propios médicos minuto a minuto. ESto requiere más disciplina que aquella con la que nacemos para ser capaces de soportar. Tenemos que desarrollar disciplina. Podemos ser mentalmente saludables pero cuando te enfrentas a una condición que no descansa cualquiera podría volverse loco. Cualquiera podría cansarse. Cualquiera querría rendirse. Pero no tienes que rendirte, hay ayuda.

Algunas veces no podemos hacerlo solos y eso también está bien. Necesitamos ayuda de vez en cuando. No quiero que otras personas con diabetes tipo 1 atraviesen por las mismas situaciones de soledad que yo experimenté.

Necesitamos ayudarnos entre nosotros. Y hoy yo ofrezco mi mano y mi ayuda.


Otras lecturas importantes sobre depresión y burnout

Kimberly Goodson

Kimberly es esposa, hermana, nana, coach de salud, pastelera, y vive con diabetes tipo 1. Ella y su esposo viven en Durham, North Carolina, con su perro Bodie. Mientras su esposo termina sus estudios universitarios ella se encarga de cuidar a dos niños adorables y a un perro y dirige su propio negocio de Coaching - Ginkgo, y organiza reuniones locales para personas con diabetes tipo 1. Le encantan las montañas, la comida y pasar tiempo con la familia y amigos. Ella cree que la vida es mucho mejor cuando se comparte con otros y está contenta de compartir parte de su vida hoy aquí contigo.