Recobrar la Fuerza Perdida y Recibir un Regalo de Vida.


 2022-01-04

Yolanda accedió a mantener una entrevista con nosotros para hablarnos sobre ella y su experiencia de vida. Ella es de Puerto Rico y comenzó a vivir con diabetes en 1983, a la temprana edad de 10 años. 30 años después, a sus 40 años de edad y 30 años viviendo con diabetes, comenzó a experimentar las complicaciones de la enfermedad.

NUNCA ESPERABA NECESITARLA

Tuvo una hospitalización y una crisis grave: edema pulmonar y un bajo nivel de hemoglobina en sangre por lo que le tuvieron que realizar una transfusión de sangre. Lo que, de acuerdo a lo que nos cuenta, fue un shock para ella: “Nunca esperaba necesitarla”, nos confiesa. 

Anteriormente ella trabajaba en una organización con adolescentes, es por ello dice que le resultó chocante en ese momento necesitar sangre para sí misma, porque anteriormente había sido la encargada de crear conciencia, la que promovía la transfusión y la donación de sangre para quien pudiera necesitarla. También promovía el cuidado integral de la persona, puesto que donar sangre es “regalar vida” y para hacer un regalo, ha de ser un regalo en buen estado. Cuidarse es cuidar el estado de la sangre y, por ende, la vida que vas a regalar.

Incluso ella misma, viviendo con diabetes tipo 1, había sido donante anteriormente y vivir con la condición no supuso un problema. Se puede consultar los países que permiten o no la donación de sangre por parte de las personas que viven con diabetes tipo 1 aquí.

RECUPERAR LA “FUERZA”

Yolanda nos relata cómo antes de recibir la sangre, le explicaron posibles reacciones adversas que podría experimentar, pero ella en ese momento no tenía opción así que la transfundieron y desde entonces se sintió “muchísimo mejor”, como si su organismo hubiera recuperado una fuerza que había perdido.

TRATAR LAS COMPLICACIONES Y UN TRASPLANTE EXITOSO

Luego tuvo que empezar hacer un tratamiento más intenso con el nefrólogo, los riñones no estaban funcionando como debían. Se estaba inflamando.

En Diciembre la atendieron y afortunadamente respondió muy bien, ya que la inflamación desapareció en cuestión de semanas. Los doctores le advirtieron, ya había tenido un “acute kidney injury” (daño renal agudo) debido a una complicación de la diabetes tipo 1. Se podría cuidar, pero ese daño iría evolucionando pese al manejo de todos los factores de riesgo. Era un panorama muy difícil, Yolanda comenzó a hacer una dieta renal controlando sodio, fósforo y el potasio ingerido. También recibió una prescripción para la bomba de insulina. El manejo óptimo de la glucosa era ahora más importante que nunca.

Todo fue muy bien y se evitaron posteriores transfusiones tratando la anemia de Yolanda con medicamentos en lo posible, para evitar la formación adicional de anticuerpos con vistas a un futuro trasplante. Calificó para uno dual (riñón y páncreas), puesto que sólo de riñón sería complicado, la medicación para el mismo alteraría la glucosa de nuevo y eventualmente el nuevo riñón se vería dañado.

Recibió un nuevo riñón y páncreas y hoy en día su hemoglobina glucosilada es de 4.9%

Yolanda agradece haber tenido la dicha de poder recibir sangre y órganos e insta a que ayudemos y también nos cuidemos para poder ayudar y proporcionar un regalo de vida.

LA IMPORTANCIA DE DONAR SANGRE

Donar sangre es regalar vida. La importancia de la donación de sangre es grande, puesto que no sólo se puede salvar una vida haciéndolo sino que incluso, puede llegar a salvarse la vida de 4 personas, gracias a que la sangre puede separarse por componentes –glóbulos rojos, plaquetas y plasma-que pueden ser utilizados para pacientes con enfermedades específicas.

9 de cada 10 personas necesitarán sangre para ellas mismas o para algún conocido en algún momento de su vida.

En ciertos países no se permite la donación de sangre por parte de las personas que vivimos con diabetes tipo 1. Por ello, queremos destacar la labor esencial que la donación supone y la misión trascendental de los que la llevan a cabo. 

 

ESCRITO POR Lucía Feito Allonca de Amato, PUBLICADO , UPDATED 05/02/22

Lucy lleva 30 años viviendo con diabetes tipo 1, tiene doble nacionalidad Española y Argentina y es Licenciada en Derecho por la Universidad de Oviedo. Forma parte activa de la comunidad en línea de diabetes, temática en la cual se mantiene permanentemente actualizada. También es paciente experto en enfermedades crónicas cardio-metabólicas por la Universidad Rey Juan Carlos y activista por los derechos de las personas del colectivo LGBTQ+.