Reiniciar tu travesía por la diabetes después del síndrome de burnout


 2022-07-29

Vivir con diabetes conlleva una incesante lista de responsabilidades, día tras día, hora tras hora. Si alguna vez has encontrado esa lista interminable de responsabilidades tan abrumadoras que has tenido que alejarte de tu manejo de la diabetes tanto como te sea posible, no estás solo.

Aquí veremos las cosas esenciales que debes tener en cuenta cuando estés trabajando para dejar atrás el síndrome de burnout (agotamiento) y volver a una rutina de manejo diario de la diabetes.

Dilo en voz alta: “He estado sintiendo burnout”. ​​

Cualesquiera que sean las palabras que uses, es importante que reconozcas tus sentimientos. Hay mucha culpa y vergüenza que viene con sentir burnout y con la necesidad de abandonar la rutina diaria de manejar la diabetes, pero si lo miráramos desde otra perspectiva, ¿quién no sentiría burnout?

Reconocer lo que has estado sintiendo significa que te permites sentirlo en lugar de tratar de ocultarlo o esconderlo. Será mucho más fácil resolverlo si te das permiso para ser real en primer lugar.

Entonces, sea lo que sea que hayas estado sintiendo, ¡sé específico al respecto! ¿Estabas cansado de los altos y bajos? ¿Las inyecciones? ¿Los sermones de miembros de la familia? ¿Las montañas rusas de glucosa (azúcar) en sangre? ¿Todo lo anterior?

Dale un nombre. Dilo en voz alta. Compártelo con un amigo o familiar que sea muy bueno escuchando. Y recuerda que tiene sentido sentirte agotado y estresado por algo que nunca tiene verdaderos descansos ni vacaciones.

El síndrome de burnout por la diabetes es normal.

Comienza con una pequeña tarea de la diabetes

Se trata de dar pasos graduales bien pensados. No puedes esperar pasar del burnout al manejo total de la diabetes de la noche a la mañana. El efecto yo-yo podría dejarte tan abrumado que ni siquiera estarías seguro de por dónde empezar.

En cambio, cuando te sientas listo para volver a tus responsabilidades diarias relacionadas con la diabetes, comienza con una tarea pequeña y específica de la diabetes.

Si eliges una tarea muy pequeña y específica, te predispones a tener éxito. Te das la oportunidad de tener éxito gradualmente en lugar de intentar hacerlo de la noche a la mañana.

Date la oportunidad de concentrarte en esa tarea durante una semana, o más, hasta que te sientas listo para agregar otra tarea.

Por ejemplo, aquí hay algunas tareas con las que puedes comenzar. (Recuerda elegir solo una de estas tareas para enfocarte primero.)

  • Mide tu nivel de glucosa (azúcar) en sangre una vez al día: cuando te despiertes por la mañana.
  • Mide tu nivel de glucosa (azúcar) en sangre una vez al día: al mediodía en el almuerzo.
  • Mide tu nivel de glucosa (azúcar) en sangre una vez al día: antes de acostarte.
  • Descarga una aplicación para el manejo de la diabetes, como mySugr.
  • Adminístrate una dosis bien pensada de insulina con el desayuno.
  • Adminístrate al menos uno de tus medicamentos para la diabetes.
  • Adminístrate tu dosis de insulina de acción prolongada todos los días a la misma hora.
  • Sal a caminar después del almuerzo.
  • Elige una nueva receta que siempre hayas querido preparar.
  • Elige una comida del día para centrarte en los alimentos integrales.
  • Comienza a usar tu bomba de insulina nuevamente.
  • Comienza a usar tu medidor continuo de glucosa (MCG) nuevamente.
  • Programa una cita con tu equipo de atención médica para la diabetes.
  • Programa una cita con tu oftalmólogo.
  • Invita a un amigo o familiar a caminar contigo por la noche.
  • Inscríbete en un gimnasio (quizás con un amigo).

Mantén las cosas simples y específicas. Date suficiente tiempo para incorporar totalmente una nueva tarea antes de asumir otra.

Revisa los mensajes en tu cabeza

Puedes ver a tu alrededor a las personas que están teniendo éxito en algo y asumir que nunca tienen problemas ni dudan de sí mismos. Sin embargo, lo más probable es que simplemente hayan desarrollado un hábito sólido de hablarse a sí mismos para superar los problemas y la duda. Es probable que también hayan aprendido a ver el “fracaso” como parte de ser humanos y una razón para volver a intentarlo.

Si no esperas que otras personas hagan algo a la perfección, asegúrate de no esperar lo mismo de ti. La diabetes ya es suficiente presión sin que tu mente agregue más.

Manejar los niveles de glucosa (azúcar) en sangre en cualquier tipo de diabetes es complicado. Hay más de 42 variables que pueden afectar tu nivel de glucosa (azúcar) en sangre, ¡muchas de las cuales no puedes controlar en absoluto!

Y, sin embargo, es posible que tengas la costumbre de castigarte por las cifras imperfectas. Lo bueno es que esto es solo un hábito. En lugar de tratar de dejar el viejo hábito, podría ser más fácil simplemente construir uno nuevo.

Por ejemplo, cada vez que te sorprendas diciendo: “Soy muy malo para manejar la diabetes”, elimina ese pensamiento con un pensamiento diferente que establezca una clara separación entre tu nivel de glucosa (azúcar) en sangre y tu autoestima. En lugar de enfocarte en el “error” o en un pensamiento negativo, prueba algunas de estas frases la próxima vez que te sientas así:

  • “Está bien, eso no funcionó. Intentémoslo de nuevo”.
  • “Cada número es solo información”.
  • “La diabetes apesta. Soy increíble. Intentémoslo de nuevo”.
  • “¡Guau! ¡Esa suposición estimada no funcionó! Entendido”.
  • “Hmmm… no es lo que esperaba”.
  • “Eso es molesto, pero estoy haciendo mi mejor esfuerzo”.
  • “En este mismo momento, le estoy dando a la diabetes lo mejor que tengo”.
  • “No soy perfecto y eso está bien”.

Estas declaraciones no pretenden simplificar en exceso las complejidades de la diabetes. El punto es eliminar las críticas personales de la conversación en tu cabeza, sin importar qué tan tonto te sientas cuando las digas al principio. Un nivel alto de glucosa (azúcar) en sangre no significa que hayas fallado; simplemente significa que no recibiste el apoyo suficiente que tu cuerpo necesitaba (de la insulina, los medicamentos, etc.) para mantener en rango el nivel de glucosa (azúcar) en sangre.

No eres perfecto. Y no es necesario serlo.

En conclusión

A fin de cuentas, no olvides darte crédito simplemente por presentarte. Recuerda que hoy te presentaste para otro día de intentar resolver algo (tu nivel de glucosa (azúcar) en sangre) que tu cuerpo fue diseñado para manejar por sí solo. Eso requiere mucho coraje y una cantidad impresionante de resiliencia todos los días.

Date el mismo crédito que le darías a un buen amigo o familiar. Cuando puedas aprender a hacerlo, podrás concentrarte más en los aspectos positivos y encontrar un vigor renovado para abordar la diabetes.


El contenido educativo relacionado con el manejo de la diabetes es posible gracias al apoyo de Roche Diabetes Care, y el control editorial recae únicamente en Beyond Type 1.

 

 

ESCRITO POR Ginger Vieira, PUBLICADO , UPDATED 07/29/22

Ginger Vieira es la gerente principal de contenido en Beyond Type 1. Es una autora y escritora que vive con diabetes tipo 1, enfermedad celíaca, fibromialgia e hipotiroidismo. Es autora de una variedad de libros, incluyendo “When I Go Low” (Cuando tengo un nivel bajo) (para niños), “Pregnancy with type 1 Diabetes” (El embarazo con diabetes tipo 1) y “Dealing with Diabetes Burnout” (Lidiando con el síndrome de burnout por la diabetes). Antes de unirse a Beyond Type 1, Ginger pasó 15 años redactando para Diabetes Mine, Healthline, T1D Exchange, Diabetes Strong y más. En su tiempo libre le gusta saltar la cuerda, andar en monopatín con sus hijas o caminar con su chico guapo y su perro.