Todo sobre la retinopatía diabética


 

La retinopatía es una de las complicaciones oculares más comunes y graves relacionadas con la diabetes. En realidad, es la principal causa prevenible de ceguera.

Muchas personas con diabetes pueden prevenir la retinopatía con un manejo saludable de la glucosa (azúcar) en sangre y manteniendo un nivel de A1c de 7.0 por ciento o menos. Algunas personas con diabetes podrían desarrollar retinopatía sin importar cómo sea tu manejo de la glucosa (azúcar) en sangre.

Afortunadamente, la retinopatía por lo general es muy tratable si se detecta en las primeras etapas a través de un examen anual de la vista para la diabetes.

¿Qué es la retinopatía diabética?

La retinopatía es una complicación “microvascular” de la diabetes, lo que significa que afecta a los pequeños vasos sanguíneos de la retina en la parte posterior de cada ojo.

El tejido de la retina es muy sensible a la luz y está lleno de millones de células (también conocidas como bastones y conos). Estas células envían información visual a tu cerebro a través del nervio óptico, lo que te brinda la capacidad de ver.

Mantener tus retinas saludables significa salvar tu vista.

¿Qué causa la retinopatía diabética?

La retinopatía generalmente es causada por niveles persistentemente altos de glucosa (azúcar) en sangre. Si bien las anomalías genéticas y metabólicas pueden provocar retinopatía, es menos común.

Los niveles altos de glucosa (azúcar) en sangre pueden dañar tus retinas de varias maneras:

  • Inflamación dentro de los vasos sanguíneos y toda la retina
  • Fugas y sangrado de los vasos sanguíneos
  • Debilitamiento y daño de las paredes delgadas de los vasos
  • Pérdida de células con el tiempo
  • Luego, el daño limita a la retina de oxígeno y flujo sanguíneo
  • La falta de oxígeno y flujo sanguíneo puede provocar un crecimiento celular anormal

Si bien los picos ocasionales y temporales en la glucosa (azúcar) en sangre no son ideales para tu salud en general, la retinopatía es realmente el resultado de niveles altos de glucosa (azúcar) en sangre por tiempos prolongados.

La Asociación Estadounidense de Diabetes y el Instituto Nacional del Ojo recomiendan mantener una HbA1c (Hemoglobina Glucosilada) igual o inferior al 7.0 por ciento para la mejor prevención posible de las complicaciones oculares relacionadas con la diabetes.

Síntomas de la retinopatía diabética

Con frecuencia, no hay síntomas en las primeras etapas de la retinopatía, por lo que es muy importante programar exámenes oculares anuales.

Algunas personas pueden experimentar síntomas que incluyen:

  • visión borrosa
  • visión distorsionada
  • ver colores desgastados
  • ver cuerpos flotantes
  • pérdida de la vista

Recuerda que puedes tener retinopatía incluso si no experimentas ninguno de estos síntomas.

Tu examen anual de la vista es la mejor manera de detectar la retinopatía en las primeras etapas. Cuanto antes se diagnostique la retinopatía, mayores serán las posibilidades de evitar que progrese y de tratar el daño existente.

Para muchos, puede ser posible revertir el daño de la retinopatía en etapa temprana.

En las últimas etapas de la retinopatía, podrías desarrollar “cuerpos flotantes” en la vista, lo que también aumenta el riesgo de desarrollar otras afecciones oculares. Estos son causados ​​por la pérdida de sangre de los vasos sanguíneos inflamados en la retina. Si bien los cuerpos flotantes pueden aparecer y desaparecer, esto no significa que tu retinopatía haya mejorado, sino que simplemente significa que la sangre de ese vaso sanguíneo fue absorbida por el tejido del ojo.

Con el tiempo, los cuerpos flotantes pueden empeorar hasta el punto de llegar a la pérdida permanente de la vista.

Etapas de la retinopatía diabética

La retinopatía progresa con el tiempo, por lo que es muy importante detectarla más temprano que tarde con exámenes oculares anuales.

Hay cuatro etapas de la retinopatía, y cada una se encuentra en una de estas dos categorías:

  • Retinopatía no proliferativa (NPDR, por sus siglas en inglés): esto significa que no hay presencia de crecimiento celular anormal dentro de las células del tejido de la retina afectado.
  • Retinopatía proliferativa (PDR, por sus siglas en inglés): esto significa que hay una presencia de crecimiento celular anormal dentro de las células del tejido de la retina afectado.

Si te diagnostican retinopatía, tu oftalmólogo la definirá dentro de una de estas cuatro etapas según el Instituto Nacional del Ojo:

ETAPA 1: 1 retinopatía no proliferativa leve

Esta etapa se define por la inflamación de los vasos sanguíneos en áreas pequeñas de la retina. También conocidos como “microaneurismas”, la inflamación en esta etapa temprana puede incluir fugas de líquido y sangre en las retinas, creando “cuerpos flotantes” en la vista que pueden aparecer y desaparecer a medida que el líquido filtrado se absorbe en el ojo. Esta etapa se puede detectar fácilmente durante la parte dilatada de tu examen ocular anual.

ETAPA 2: retinopatía no proliferativa moderada

Esta etapa incluye las características de la etapa 1 junto con más inflamación y distorsión real de la forma de la retina. Los vasos sanguíneos de la retina también tienen dificultades en esta etapa para transportar sangre fresca que es esencial para mantener la retina sana. Es común que las personas en esta etapa de retinopatía no proliferativa (NPDR, por sus siglas en inglés) también desarrollen edema macular diabético.

ETAPA 3: retinopatía no proliferativa grave

En esta etapa, la retina está muy privada de un flujo sanguíneo saludable debido a que una porción significativa de los vasos sanguíneos se ha dañado. El otro aspecto preocupante de esta etapa es cuando la fuga de líquido libera “factores de crecimiento” en la retina. Estos factores de crecimiento instruyen falsamente a la retina para que desarrolle nuevos vasos sanguíneos anormales, lo que con el tiempo puede llevar a la etapa más grave de la retinopatía.

ETAPA 4: retinopatía diabética proliferativa

Definido por la presencia de crecimiento celular anormal, la fuga de líquido ha llevado al crecimiento de estas células anormales. Estas células no están sanas y son muy propensas a sangrar y tener otras fugas de líquido, lo que pone en peligro tu vista. Con el tiempo, también se puede desarrollar tejido cicatricial a partir de la inflamación repetida de las células de la retina. Esto puede provocar un “desprendimiento de la retina” o “una retina desprendida”, que es cuando la retina se separa del tejido subyacente del ojo. Aunque generalmente es indoloro, debe tratarse de inmediato, generalmente con cirugía. Si no se trata, esto puede provocar una pérdida permanente de la vista.

Tratamiento de la retinopatía diabética

Con cualquier método de tratamiento, es importante trabajar también con tu equipo de atención médica para la diabetes para mejorar el manejo general de la glucosa (azúcar) en la sangre y la A1c (Hemoglobina Glucosilada). Alcanzar y mantener niveles saludables de glucosa (azúcar) en la sangre asegurará que no experimentes más daños en los vasos sanguíneos de tus ojos.

Someterte a cualquier tipo de tratamiento para una afección ocular puede parecer aterrador y abrumador, porque el ojo es una parte delicada y sensible del cuerpo. Pero los tratamientos actuales para la retinopatía son indoloros.

Tu equipo de atención oftalmológica te recomendará uno de los siguientes según el estado de tu retinopatía:

  • Medicamentos inyectables: Si bien esto suena aterrador, no es tan malo como crees. Se trata de un procedimiento “en el consultorio” relativamente rápido e indoloro, se adormecen los ojos antes de recibir la inyección. El medicamento inyectado detiene el crecimiento de vasos sanguíneos nuevos (anormales) y ayuda a protegerte de la pérdida de la vista en el futuro.
  • Terapia con láser: También es indoloro, este procedimiento relativamente rápido “en el consultorio” incluye adormecimiento y dilatación de los ojos. El tratamiento con láser “focal” detiene el sangrado y la fuga de líquido de los vasos sanguíneos inflamados de los ojos. El tratamiento con láser de “dispersión” en realidad puede reducir el tamaño de las células anormales, lo que ayuda a protegerte de la pérdida de visión en el futuro.
  • Vitrectomía: Este procedimiento quirúrgico es más intensivo que otros tratamientos de retinopatía y se lleva a cabo en una sala quirúrgica de una clínica u hospital bajo anestesia local o general. Una vitrectomía es el proceso de realizar una pequeña incisión en el ojo para extraer sangre y tejido cicatricial de la retina afectada. Debido a que elimina esta sangre y tejido cicatricial, tiene como objetivo mejorar y preservar tu vista. Si bien se necesitan unos días para recuperarte por completo del procedimiento, tiene una tasa de éxito muy alta.

Cuida bien tus ojos cuidando bien tu diabetes con el apoyo de tu equipo de atención médica.

Este contenido sobre Salud Visual fue hecho posible a través de ADA x BT1 Collab.

ESCRITO POR Ginger Vieira , PUBLICADO 05/26/21, UPDATED 05/26/21

Ginger Vieira es una autora y escritora que vive con diabetes Tipo 1, enfermedad celíaca, fibromialgia e hipotiroidismo. Es autora de una variedad de libros, incluidos "When I Go Low" (Cuando tengo un nivel bajo) (para niños), "Pregnancy with Type 1 Diabetes" (El embarazo con diabetes Tipo 1) y "Dealing with Diabetes Burnout" (Lidiando con el síndrome de burnout por la diabetes). Ginger también ha escrito para Diabetes Mine, Healthline, T1D Exchange, Diabetes Strong y más. En su tiempo libre le gusta saltar la cuerda, andar en monopatín con sus hijas o caminar con su chico guapo y su perro.