Riding on Insulin  – Recomendaciones para esquiar y hacer snowboard con diabetes Tipo 1


 
dustin_askim_2

Si alguna vez has esquiado o hecho snowboard y tienes diabetes Tipo 1, probablemente estás de acuerdo que es un acto de equilibrio. La altitud y la humedad junto con el desafío físico como esquiar o hacer snowboard pueden propiciar una baja en el nivel de glucosa en sangre y las temperaturas de casi bajo cero causan estragos en las bombas de insulina, los catéteres expuestos y los medidores de glucosa.

Mi nombre es Dustin Askim y soy el coordinador del programa Riding on Insulin (en movimiento con la insulina). Fui diagnosticado diabetes Tipo 1 el verano antes de mi tercer año en la universidad. Tenía 20 años. Yo sabía que algo no estaba bien cuando pude tomar tres Gadorades de 32 onzas en una sola sentada.

Tenía razón.

En ese momento, no sabía nada sobre la enfermedad pero comencé a investigar las maneras de involucrarme. Descubrí Riding on Insulin y estaba muy emocionado de encontrar una organización dedicada a la diabetes Tipo 1 y uno de mis grandes pasiones es hacer snowboarding. Riding on Insulin hace campamentos para esquiar y hacer snowboard para niños con diabetes Tipo 1 (y para sus hermanos) a través de América, Canadá y hasta Nueva Zelanda.

Recientemente encuestamos a nuestro equipo de Entrenadores de elite para que compartieran sus consejos más importantes para esquiar y hacer snowboard de manera segura con diabetes Tipo 1:

Esto es lo que dijeron:

8 – ¡En primer lugar,  debes asegurarte de que tu chaqueta de esquí y pantalones de nieve tengan bastantes bolsillos con cremalleras!

De lo contrario, prepárate para llevar una mochila con carbohidratos de acción lenta y de acción rápida, un medidor de glucosa en sangre, glucagón, suministros para pruebas, etc. Así como los bocadillos de frutas se pueden derretir bajo el sol, las barras de granola y otros bocadillos con carbohidratos se pueden congelar en la montaña. Los paquetes de miel o tabletas de glucosa son fantásticas porque no se congelan como otros carbohidratos de acción rápida.

7 – Házte la prueba ANTES de subirte a la telesilla.

No hay nada peor que subirse a una telesilla pensando “me haré la prueba cuando llegué allí”,  y cuando te haces la prueba y tienes bajo el nivel, estás atrapado en la telesilla que se está moviendo y parando constantemente. Aunque tengas los carbohidratos contigo en la telesilla, en Riding On Insulin (en movimiento con la insulina) les decimos a las familias que el nivel de glucosa en la sangre tiene que ser de 100 o más para poder subirse a la telesilla.

6 – El MCG (medidor continuo de glucosa) es un maravilloso dispositivo para monitorear la tendencia mientras paseas.

Si utilizas un Dexcom u otro tipo de monitor continuo de glucosa, debes asegurarte de que por lo menos sea tu segundo día con tu sensor actual. Mi doctor de diabetes Tipo 1, el Dr. Justen Rudolph, me dice que los MCG son mucho más precisos después de que has calibrado tu dispositivo por algunos días.

5 – Evita que tu equipo se congele

Es más fácil decirlo que hacerlo cuando estás en la montaña durante horas en temperaturas de congelación y tu equipo para diabéticos no quiere colaborar.  Debes asegurarte de que tu bomba o MCG esté en un bolsillo interior. Lo mismo aplica para tu Dexcom y tu medidor si no utilizas una mochila.

4 – ¡Mantén tu catéter dentro!

Si el catéter de tu bomba de insulina está expuesto y está lo suficientemente frío, se puede congelar por dentro. Por esta razón, es una buena idea llevar una pluma de insulina de acción rápida (aunque estés usando una bomba) en el caso que el nivel de azúcar en tu sangre se dispare arriba de 300 y necesites bajarla mientras tu catéter se descongela. Para las bombas sin catéteres, hemos notado que el calor del cuerpo mantiene la bomba lo suficientemente caliente debajo de tu ropa.

3 – ¡Esquía con personas que entienden lo que tienes!

Es fantástico compartir con amigos que entienden la necesidad de que te tomes tu tiempo para controlar los niveles de azúcar en tu sangre. Es frustrante que las personas sean impacientes contigo, así que estos son los amigos que necesitan estar muy informados.

2 – Mantén un punto de infusión extra para tu bomba y un sensor MCG en tu bolsa en la montaña (o en el hotel o tu carro).

Aunque no hayan picaportes en la montaña, aún así es un lugar donde el puerto de inyección del catéter accidentalmente puede ser arrancado por casi cualquier cosa como la ropa interior larga o los pantalones para la nieve. Los catéteres no encajan bien con los frenos de los esquís, las fijaciones del snowboard o las cremalleras de los abrigos.

1 – Altura + ejercitarse = ritmo basal temporal

Si nunca has utilizado una basal temporal para tu bomba, debes hablar con tu doctor acerca del mejor ritmo para ti. La actividad física a una altura mayor significa que el ritmo de tu corazón es más rápido. Mis doctores me han dicho que la insulina se absorbe más rápidamente con estas condiciones. Otra vez, de antemano habla con tu doctor, pero generalmente hablando, el equipo de entrenadores selectos de Riding on Insulin (en movimiento con insulina) están de acuerdo que el ritmo basal temporal  o menos Lantus la noche antes, ayuda a prevenir niveles bajos de glucosa en la sangre en las laderas.

dustin_askim_5

¡Una porra para los Entrenadores de elite de Riding on Insulin  Matt Schmitz, Kayley Wolf, Charlie Rabe, Peter Walther, Lauren Salko, Allison SimonDan Polnerow, Cassie Davis y el personal de Riding on Insulin (en movimiento con insulina) (Michelle, Julie, Mollie y Sean) por contribuir con esta historia!


Para saber más acerca de Riding on Insulin (en movimiento con insulina) visita ridingoninsulin.org.

 

ESCRITO POR Dustin Askim, PUBLICADO 01/07/17, UPDATED 07/12/18

Actualmente, Dustin es el coordinador del program Riding on Insulin (en movimiento con insulina).  Después de ser diagnosticado con DM1 a la edad de 20 años, se ofreció como entrenador voluntario para Riding on Insulin dos años después y su inspiración fueron los valientes y aventureros campistas. Actualmente vive en Whitefish, Montana con su esposa Elle y disfruta caminar, hacer snowboard y caminar a su perro Finley.