Rituales para 2021. Preparación Anticipada.


 

 

Generalmente en diciembre es que hacemos una evaluación de nuestro año. Y claro, nos preparamos para planear lo que haremos ahora que empezamos uno nuevo. Ciertamente 2020 nos trajo retos y nuevas realidades a las que muchos aún no acabamos de acostumbrarnos. Lo cierto es que aunque cambiemos de año no podemos bajar la guardia y nuestros propósitos quizá cambien un poco.

En países como México algunos tenemos creencias y rituales diversos, unos incluso más graciosos que otros. Hoy pensamos en compartirte algunos de ellos con sus respectivas modificaciones pandémicas….

1. El color de la ropa interior

Se dice en nuestro país que elegir el color de la ropa interior que llevarás a la cena de Año Nuevo tendrá mucho que decir sobre si encontrarás amor o dinero. Y es así que a algunos de nosotros en nuestras familias nos convencieron de llevar ropa interior roja cuando buscábamos amor o amarilla cuando nos faltaba el dinero.

Este año, en esta casa elegiremos la ropa interior color verde. Y no esperamos tener salud por arte de magia pero sin duda servirá como recordatorio de las precauciones que debemos tener para evitar la propagación de Covid-19 en lo que llega la vacuna que esperamos ansiosos.

Si hablamos del manejo de nuestra diabetes la salud es nuestra prioridad. El manejo de una condición de vida como la diabetes no es algo que logremos dominar de la noche a la mañana pero hay información que puede ayudarnos a sacar el mejor provecho de nuestras habilidades y destrezas.

Consulta nuestra sección “Manejo” para mayor información y recursos.

2. Sacar las maletas

Se dice que hay que sacar maletas si tu sueño es viajar por el mundo e incluso en algunas casas se sugiere colocar el pasaporte en la maleta para realizar este ritual. No parece que podamos aún viajar sin someternos a cierto riesgo de contraer Covid-19 todavía pero lo que sí podemos hacer es mantenernos a salvo y seguir las precauciones para estar lo más saludables posibles cuando sea el momento de viajar.

De acuerdo con la CDC, viajar aumenta el riesgo de contraer el virus y de esparcirlo. Se sugiere que se limite el viaje a menos que se trate de situaciones esenciales. Además, algunos países tienen sistemas sanitarios saturados y hay algunas restricciones en aeropuertos y otros países han incluso cerrado sus fronteras. No querrás perder dinero y mucho menos poner en riesgo tu salud así que si sacas tus maletas para este ritual también prepara tu paciencia porque aún no sabemos cuándo volveremos a viajar como lo hacíamos antes.

Viajar con diabetes de cualquiera de sus tipos requiere planeación, especialmente si viajas a un lugar donde la comida es distinta a la que consumes en casa.

Recuerda además que si vives con diabetes necesitas considerar algunas medidas como tener siempre a la mano tus medicamentos ya sea insulina o medicamentos orales, glucómetro con tiras y lancetas, alguna identificación que indique que vives con diabetes y el tratamiento que empleas por si se necesitara en caso de alguna emergencia y el contacto de tu médico.

Visita nuestra sección “De Viaje y Aventura” para leer todos los recursos.

3. Barrer las malas energías

En casa de algunos de nosotros se tiene la costumbre de barrer antes de las campanadas de Año Nuevo. Se dice que esto es un ritual para sacar la “mala vibra” de la casa y  expulsar la negatividad.

Sea como sea, si algo nos enseñó 2020 fue a redoblar nuestros esfuerzos de limpieza en el hogar.

Unicef sugiere que las superficies en nuestros hogares sean limpiados con agua y jabón con más frecuencia de la que generalmente lo hacemos. Si es posible, se sugiere que empleemos un producto desinfectante que incluya alcohol o cloro para uso doméstico. En muchas regiones estos productos desinfectantes son escasos así que limpiar con agua y jabón sigue siendo recomendado.

Procura limpiar con mucha frecuencia aquellas áreas de contacto frecuente como pasamanos, agarraderas, grifos y superficies comunes como mesas y escritorios.

Otra forma de ahuyentar las malas vibras es aplicándote la vacuna contra la influenza que aunque no nos libera ni protege del temido virus que puso en jaque este año al mundo sí tiene ese efecto protector contra el virus de la influenza que también pone en aprietos a los sistemas sanitarios año tras año.

4. Comer lentejas o comer 12 uvas

Comer 12 uvas, una con cada campanada es quizá una de las tradiciones de la cena de año nuevo que no falta en ninguna casa. En casa de algunos de nosotros se decía que cada uva representaba un deseo. La verdad es que cuando uno es niño, normalmente son 10 juguetes, amor y salud.

Ahora bien, además de que hay que tener cierta precaución al comer uvas tan rápido hay que contar los hidratos de carbono.

Una porción de aproximadamente 18 piezas tendrá  61 kcal + 0.6g proteína + 0.5g lípidos + 15.3g de carbs + 1.1g fibra.

En muchas casas se cena un plato de lentejas, la tradición dice que las lentejas significan prosperidad. Este 2020 muchos perdieron su empleo, hablar de prosperidad debe incluirnos a todos y ayudarnos no es sólo algo necesario sino debería ser nuestra obligación moral. Apoya a tus negocios locales, solicita comida a domicilio a tu amigo chef o a la cocina de tu colonia.

5. Regalar borreguitos

Los borreguitos significan abundancia. Tristemente muchos de inmediato pensamos en dinero pero, la abundancia puede significar muchas cosas (mucho de algo diría el diccionario).

Si bien este año ha implicado muchas pérdidas económicas para prácticamente todos, la economía se ha visto afectada en todos sentidos: dejamos de gastar, negocios tuvieron que cerrar, hubo despidos y el ciclo se repite. Una situación que ya es clara para quienes vivimos con diabetes como el acceso al tratamiento médico básico (ya no hablemos de tecnologías como microinfusoras o monitores continuos de glucosa) se convirtió en algo más evidente ya que sin trabajo no hay seguridad social que pudiera cubrir los medicamentos y comprarlos desde el bolsillo implica disminuir otros gastos necesarios, racionar los medicamentos como la insulina o dejar de comprarla con lo que ello conlleva, además de la escasez tanto en sistema de salud del gobierno como en las farmacias por las compras de pánico ante la incertidumbre de lo que pasaría.

Así que este año podemos repartir borreguitos previamente sanitizados o quizá de forma digital ampliando esa abundancia a:

  • Disponibilidad y acceso a tratamiento médico para la diabetes
  • Abrazos y besos. Todos esos abrazos que no nos dimos esté 2020 más los que se junten del 2021
  • Vacunas en cantidad suficiente para abarcar a toda la población mundial
  • Cubrebocas y personas usando cubrebocas
  • Consciencia en el cuidado de nuestra salud
  • Y claro, dinero, porque nadie está peleado con un poco extra

2020 nos sorprendió y no de buena manera, sin embargo siempre queda la esperanza de que será un mejor año este 2021 y más allá de todas las creencias y rituales quedémonos con las enseñanzas de este año valorando y cuidando lo que realmente importa. La salud y la compañía de quienes amamos.

Quizá es el momento en que la vida y el planeta están haciendo un ritual para pedirnos mayor consciencia por nosotros mismos y por el otro, cuidado de la naturaleza comenzando por nuestro cuerpo y sobretodo escuchar atentamente a lo que está sucediendo para entre todos hacer un mejor año nuevo.

ESCRITO POR Eugenia Araiza/ Mariana Gómez , PUBLICADO 10/28/20, UPDATED 04/13/22

Eugenia es Nutrióloga y Educadora en Diabetes. Ella vive con diabetes tipo 1 desde 1995. En 2019, comenzó Healthy Diabetes, un proyecto que incluye recursos educativos para apoyar y empoderar a las personas que viven con diabetes. Es autora del libro “Soy diferente y me gusta” que aborda el tema de la aceptación cuando se vive con Diabetes.

Mariana es psicóloga y educadora en diabetes. Es la creadora de Dulcesitosparami, uno de los primeros espacios en línea para personas con diabetes tipo 1 en México. Ella fue diagnosticada con diabetes tipo 1 hace más de 30 años. Es mamá de un adolescente.