Salva una Vida: Es Hora de Aprender sobre Glucagón


 

Nota del editor: este contenido fue posible gracias al apoyo de Zealand Pharma, creadores de Zegalogue®. Si tienes diabetes, comparte esto con tus amigos y familiares para que aprendan cómo salvar tu vida, o la de cualquier otra persona con diabetes, si alguna vez es necesario.


Es probable que hayas oído hablar del EpiPen o autoinyector de epinefrina: puede salvarle la vida a alguien si tiene una reacción alérgica grave a cosas como una picadura de abeja o los cacahuetes. Pero es posible que no sepas sobre el glucagón, a pesar de que es una herramienta similar para salvar la vida de las personas que tienen un nivel bajo de azúcar en sangre (también conocido como hipoglucemia grave). Aquí, hablaremos sobre lo que debes saber sobre cuándo y cómo usar glucagón de emergencia en una persona que experimenta un nivel bajo de azúcar en sangre.

Primero, ¿Qué es un nivel bajo de glucosa (azúcar) en sangre grave”?

Si no sabes qué buscar, identificar un nivel bajo de azúcar en sangre puede ser un poco difícil. Te explicaremos por qué ocurre un nivel bajo de azúcar en sangre y qué debes tener en cuenta para que puedas ayudar.

Tu cuerpo, y principalmente tu cerebro, no puede funcionar sin glucosa, el azúcar en el torrente sanguíneo. Tu cerebro depende de un suministro de glucosa segundo a segundo.

La hormona insulina (y algunas otras) regula el azúcar en sangre para mantener un nivel saludable para que tu cuerpo tenga combustible para funcionar, pero las personas con diabetes no producen la hormona en absoluto o no pueden usar de manera eficiente la poca insulina que producen sus cuerpos.

Cuando tu nivel de azúcar en sangre comienza a descender por debajo de 70 mg/dL, tu cuerpo generalmente experimenta síntomas de hipoglucemia leve a moderada, que incluyen:

  • ansiedad, nerviosismo o latidos cardíacos rápidos
  • cambios en el comportamiento similares a estar borracho
  • vista borrosa
  • sudores fríos y palidez
  • confusión y dificultad para concentrarte
  • somnolencia, cansancio o debilidad
  • hambre excesiva
  • dolor de cabeza
  • náuseas
  • pesadillas o sueño inquieto
  • temblores o tremores
  • dificultad para hablar

Cuando tu nivel de azúcar en sangre comienza a descender por debajo de 40 mg/dL, pueden aparecer síntomas de niveles bajos de azúcar en sangre, que incluyen:

  • incapacidad para comer o tomar nada
  • ataques y convulsiones
  • pérdida del conocimiento
  • coma
  • muerte

Si un amigo, familiar, compañero de trabajo o incluso un extraño en la calle experimenta síntomas de hipoglucemia de moderada a grave, podrías salvarle la vida con glucagón de emergencia.

¿Qué es el glucagón de emergencia?

El glucagón de emergencia se utiliza para tratar un nivel bajo de azúcar en sangre grave (también conocida como hipoglucemia grave) principalmente en las personas con cualquier tipo de diabetes que se administran insulina u otros medicamentos para la diabetes.

El glucagón es una hormona producida por el páncreas que funciona diciéndole al hígado que libere glucógeno (azúcar almacenado), previniendo los niveles bajos de azúcar en sangre en las personas sin diabetes.

En una persona sin diabetes, el nivel de azúcar en sangre se maneja con un equilibrio constante de insulina y glucagón, ajustándose automáticamente a las comidas, la actividad, las hormonas y más. En una persona con diabetes, se trabaja todo el día para equilibrar manualmente los niveles de azúcar en sangre en torno a la insulina, el glucagón, los alimentos, la actividad, las hormonas, el estrés y más.

Si bien las personas con diabetes producen glucagón, no siempre pueden producir la cantidad necesaria durante los episodios de niveles bajos de azúcar en sangre. Y es por eso que el glucagón de emergencia es muy importante.

El glucagón de emergencia debe utilizarse cuando…

  • la comida o las bebidas no corrigen un nivel bajo de azúcar en sangre;
  • la persona no puede comer ni tomar nada;
  • la persona tiene ataques o convulsiones;
  • la persona está inconsciente;
  • la persona no responde.

Tipos de glucagón de emergencia

Muchas personas con diabetes llevan glucagón de emergencia en su bolso, bolsa o mochila. Algunos guardan el glucagón de emergencia en su escritorio o en un lugar de fácil acceso en su casa. Si conoces a alguien con diabetes, pídele que te diga dónde guarda su glucagón en caso de una emergencia de un nivel bajo de azúcar en sangre grave.

Si bien solo hubo una opción durante décadas, y su uso era complicado, existen muchos productos nuevos y mejorados de tratamiento de glucagón de emergencia disponibles en la actualidad. La mayoría se dividen en dos categorías fáciles de usar:

Un autoinyector de glucagón de emergencia, al igual que el EpiPen que se usa para las reacciones alérgicas graves.

  • Pluma de glucagón – Zegalogue®: también es un glucagón premezclado y está disponible como un dispositivo de autoinyección fácil de usar. También está disponible en una jeringa precargada (PFS, por sus siglas en inglés).
  • Pluma de glucagón – Gvoke HypoPen®: es una inyección de glucagón premezclado que se presiona contra el muslo. El dispositivo de autoinyección lo hace rápido y fácil de usar, similar a un EpiPen. También está disponible en una jeringa precargada.

Aerosol nasal de glucagón de emergencia, al igual que un aerosol nasal que se usa para las alergias.

  • Glucagón nasal – Baqsimi®: este es un glucagón de emergencia que se administra por la nariz, como un aerosol nasal que se usa para las alergias.

Algunas personas también usan un vial y una jeringa de glucagón (Gvoke Kit®). Este es un glucagón premezclado en un vial que viene con una jeringa, lo que te permite extraer la dosis manualmente e inyectarla directamente en el muslo.

Usando glucagón de emergencia en una persona que experimenta un nivel  bajo de glucosa en sangre grave

En primer lugar, asegúrate de que la persona esté físicamente segura, especialmente si está inconsciente o tiene convulsiones. Si una persona comienza a experimentar una convulsión, por ejemplo, cuando está de pie o caminando (sí, es posible), es importante mover con cuidado su cuerpo a una posición y un lugar seguros. Otro ejemplo puede ser si está sentado en la mesa de la cocina, en una cinta de correr, etc. Antes o mientras experimenta una convulsión, haz todo lo posible para asegurarte de que esté físicamente a salvo de otros peligros, caídas o incluso automóviles cercanos si la convulsión ocurre cerca de la carretera.

Luego, llama al 911. Tan pronto como notes que una persona está experimentando un nivel bajo de azúcar en sangre grave, llama al 911.

Mientras hablas por teléfono con el 911, localiza su glucagón de emergencia. Podría estar en su bolso, en una mesa de noche, en su escritorio de la oficina o en algún lugar cercano a donde pasa mucho tiempo.

Sigue las instrucciones del glucagón de emergencia:

  • Pluma de autoinyección: Quita la tapa roja (Gvoke) o gris (Zegalogue). Presiona la punta amarilla de la pluma contra el muslo de la persona y mantenlo presionado durante 5 segundos (Gvoke) o 10 segundos (Zegalogue).
  • Vial y jeringa premezclados: Quita la tapa de la jeringa y la tapa del vial. Mete la jeringa en el vial y saca la cantidad indicada de glucagón líquido premezclado en la jeringa. Inyecta el glucagón en el muslo de la persona.
  • Glucagón nasal: Quita la tapa. Mete la punta suavemente en la fosa nasal de la persona y presiona firmemente la punta del émbolo hasta que desaparezca la línea verde.

Quédate con la persona mientras se recupera hasta que llegue el equipo de emergencia. Cuando las personas recuperan el conocimiento después de recibir glucagón de emergencia, pueden experimentar síntomas que incluyen vómitos, confusión y pánico. Ayuda a esta persona a sentarse en posición vertical para asegurarte de que esté segura durante cualquiera de estos efectos secundarios.

Habla con tus amigos, familiares y compañeros de trabajo que tienen diabetes y podrían experimentar niveles bajos de azúcar en sangre. Hazles saber que estás dispuesto a aprender cómo ayudarlos durante los niveles bajos de azúcar en sangre, porque podrían sentirse demasiado avergonzados o sentir que es demasiada molestia pedir ayuda (¡y recuérdales que quieres ayudar!). Podrías salvar una vida.

 

ESCRITO POR Ginger Vieira , PUBLICADO 09/07/21, UPDATED 09/13/21

Ginger Vieira es una autora y escritora que vive con diabetes Tipo 1, enfermedad celíaca, fibromialgia e hipotiroidismo. Es autora de una variedad de libros, incluidos "When I Go Low" (Cuando tengo un nivel bajo) (para niños), "Pregnancy with Type 1 Diabetes" (El embarazo con diabetes Tipo 1) y "Dealing with Diabetes Burnout" (Lidiando con el síndrome de burnout por la diabetes). Ginger también ha escrito para Diabetes Mine, Healthline, T1D Exchange, Diabetes Strong y más. En su tiempo libre le gusta saltar la cuerda, andar en monopatín con sus hijas o caminar con su chico guapo y su perro.