SEGURO MÉDICO – RETIRANDO EL VELO

1/19/17
ESCRITO POR: BRENDA HUNTER

 

Para la mayoría de las personas que lidian con una cobertura de seguro complicada no es un tema agradable de hablar. Las personas fuera de la comunidad de diabetes tipo 1 reconocen que vivir con diabetes tipo 1 es costoso, pero no tienen idea de que el costo de la insulina durante un año es más de $ 10 000 por persona. Comencé a seguir a Beyond Type 1 en su batalla para ayudar a Esme a conseguir un CGM (medidor continuo de glucosa, por sus siglas en inglés). Esme tuvo suerte, pudo conseguir cobertura en su apelación final. Desafortunadamente, creo que la historia de Esme es más común de lo que pensamos.

Por cada Esme que recibió su CGM, creo que hay mucha gente insegura de cómo proceder y, finalmente, queda atrapada en el proceso de apelación. El 95 % de los reclamos de seguro rechazados nunca son apelados.1 Todavía no he conocido a una persona que viva con diabetes tipo 1 que no haya tenido problemas con el costo o con la accesibilidad a las recetas que le ha recetado su equipo de atención médica.

Si bien tenemos muchas historias, tenemos la oportunidad de fundamentar el problema para todas las personas que deberían participar en la conversación. Este grupo de personas debería incluir a nuestros empleadores, las compañías de seguros, los proveedores de servicios de salud y las compañías que fabrican los medicamentos y dispositivos que nos mantienen con vida. Lancé la campaña No Small Voice (no es una pequeña voz) para ayudarnos a comenzar a demostrar este punto.

Varias semanas después de que mi hija, Malia, fuera diagnosticada con diabetes tipo 1, fui a surtir nuestra receta para tiras reactivas. Después de una espera insoportablemente larga, el farmacéutico finalmente me llamó. Dijo que lo lamentaba, pero que las tiras reactivas no las cubriría nuestro seguro por otras dos semanas. Nos quedamos sin tiras reactivas, así que pagué $ 100 por 50 tiras reactivas y me fui. Estaba segura de que el farmacéutico había cometido un error. ¿Cómo pueden ser rechazadas nuestras tiras reactivas?

Estaba siguiendo exactamente las indicaciones del endocrinólogo, así que llamé a nuestra compañía de seguros. Después de toda una vida de música de ascensor, finalmente pude hablar con una persona. Me informaron que solo me permitían seis tiras reactivas por día. Con calma le expliqué que nuestro endocrinólogo nos había recomendado que analizáramos el nivel de azúcar en la sangre de mi hija por lo menos 10 veces al día, y que si su nivel estaba bajo necesitaríamos darle carbohidratos y volver a verificar cada 15 minutos. Nuestra prescripción fue para 10 tiras reactivas por día. Continué diciendo que teníamos muchos niveles bajos, especialmente por la noche. Por no mencionar lo difícil que puede ser hacer que una pequeña gota de sangre cayera en el pequeño punto de la tira reactiva después de no dormir durante varios días. Su respuesta: “Solo tiene cobertura para seis tiras reactivas por día”.

Quedarse sin tiras reactivas no ha sido una ocurrencia única, y no es una lucha solo para mi familia. Haciendo cola en la farmacia, he hablado con personas que tienen exactamente el mismo reto. Un padre estaba racionando sus tiras reactivas. Solo podría controlar el nivel de azúcar en la sangre de su hijo dos veces al día hasta que pudiera conseguir que su plan de seguro cubriera más tiras reactivas. Empecé a reconocer que la accesibilidad a las prescripciones no iba a ser fácil, y eso que tenemos un buen seguro. En los dos años y medio desde el diagnóstico de mi hija, tengo muchas historias sobre el lado oscuro de la diabetes.

La bomba de insulina de Malia fue rechazada; nuestra compañía de seguros solo enviaría cuatro sensores CGM a la vez; las tiras reactivas fueron rechazadas sin razón aparente; hubo largos tiempos de espera para las preguntas; dificultad para comprender los costos de la atención médica basada en planes de seguro cambiantes.

Con los precios de la insulina en las noticias, el costo de la diabetes tipo 1 se ha convertido en un tema candente. Me han llamado varios amigos que querían ofrecerme ayuda. La intención es genial. Las conversaciones suenan algo así: “¡Wow! ¿Puedes creer cuánto ha aumentado el precio de la insulina? Estaba viendo las noticias, y un frasco de insulina cuesta un 200 % más y todavía está subiendo. ¿Entonces usas qué, 4 frascos de insulina al año?” Mi respuesta: “Usamos casi 4 viales de insulina al mes, por lo que gastamos más de $ 10 000 dólares al año solo para insulina”. Silencio aturdido… los gastos médicos de Malia el año pasado fueron de más de $ 44 000 cuando incluimos nuestros gastos de bolsillo combinados con la cobertura de nuestra compañía de seguros.

Yoda tenía un dicho, “Haz o no, no hay intento”. Este es un lema que resuena fuertemente conmigo. Soy madre de cinco hijas, trabajo a tiempo completo, conduzco una camioneta para 10 pasajeros y con frecuencia llevo muchos niños en camino a diversas actividades, reviso el azúcar en la sangre de mi hija durante toda la noche y manejo su pequeña farmacia. También soy una geek matemática. Uso números y datos para contar historias, a veces cuento historias muy simples basadas en datos muy complejos. Lancé una empresa, No Small Voice, porque tenemos un problema que me apasiona mejorar.

Después de revisar el nivel de azúcar en la sangre de mi hija a las 3 a. m., trabajo en No Small Voice. Hay muchas oportunidades para mejorar los procesos engorrosos y complejos que atravesamos cada día, y para ofrecer aliento a otras personas que enfrentan los mismos retos. Mi objetivo es simple. Usar los datos para rastrear y mejorar los procesos; asegurarme de que el 95 % de las personas apele su reclamo de seguro rechazado reconociendo que es la lucha en ellos lo que importa.

Juntos, mejoraremos los resultados de los pacientes a través de la accesibilidad a los medicamentos y los dispositivos médicos recetados por endocrinólogos y médicos que nos conocen. También contaremos historias basadas en datos a empleadores, aseguradores y proveedores de atención médica. ¿Cómo llegaremos allí? Creo que las conversaciones más transparentes asociadas con los requisitos para los procesos de apelación y los costos de prescripciones y dispositivos médicos nos permitirán crear cambios. Mi objetivo es capacitarte para encontrar tu voz y seguir avanzando.

Al reunirme con personas ajenas a la comunidad de la diabetes tipo 1, incluidas las conversaciones con empleadores que financian la cobertura del seguro, la respuesta ha sido constante: No estamos seguros de la importancia de la accesibilidad y los costos para la comunidad de diabetes tipo 1. Es nuestra oportunidad de tomar nuestras historias y transformarlas en datos que puedan marcar la diferencia. Visita No Small Voice para informarte más.

REFERENCIAS:

1 HTTP://WWW.BANKRATE.COM/FINANCE/FINANCIAL-LITERACY/DENIED-INSURANCE-WHAT-NOW-1.ASPX

 

BRENDA HUNTER

La cofundadora de No Small Voice, Brenda Hunter, ha pasado los últimos 16 años trabajando en Hewlett-Packard Company donde ha dirigido un equipo global centrado en informes y análisis. Durante el proceso de aprobación que tomó 6 meses para la bomba de insulina de su hija, reconoció la falta de información disponible sobre los seguro. Ella se está convirtiendo rápidamente en una voz abierta para ayudar a los pacientes a tomar decisiones más informadas sobre su cuidado. Como cofundadora de NSV, su objetivo es proporcionar información sobre seguros, hacer que el proceso sea más transparente y que esté disponible para todos los pacientes.