Siempre Alertas. Medidor Humano Continuo de Glucosa

5/28/20
ESCRITO POR: AnyLú Sánchez

 

 

No fue mucho tiempo después de que empezara mi vida con diabetes cuando llegó la primera, ese día tenía que ir temprano a consulta con mi endocrinóloga. Cuando mi mamá y mi hermana decidieron despertarme para ir rumbo a la cita, al momento que me senté en la cama yo ya no estaba consciente de lo que hacía y por lo que ellas me platicaron, me quedé mirando hacia la nada y comencé a carcajearme. Caí al suelo con crisis convulsiva, a pesar de que siempre hemos buscado educación en diabetes, en ese momento no se tenía aún el conocimiento de muchas cosas y además para ser sinceros en un momento en el que te toca ver a tu hija así, probablemente se te nuble el pensamiento. Afortunadamente, mi mamá y mi hermana reaccionaron y mientras una revisaba mi glucosa (que era menor de 20 mg/dL), la otra se las ingeniaba para colocarme miel en las encías (no teníamos a la mano glucagon y quizá ahí la importancia de tenerlo).

Recuerdo haber reaccionado mientras me subían a un taxi para dirigirnos al hospital donde me quedé en observación y canalizada con suero glucosado. Ellas fueron mi héroes, no imagino en ningún momento esos instantes por los que pasaron.

Siempre alertas

Y, seamos realistas.  Es común que quienes vivimos con diabetes Tipo 1 no pasemos solo por un episodio de hipoglucemia sino varios y entonces aquí viene la historia en la que me quiero centrar. Porque justo es de ellos de los que quiero hablar: de los que si bien no tienen esta condición,  la viven porque siempre están ahí, alertas ante cualquier circunstancia.

Cuando Chap y yo empezamos a ser amigos, él no sabía absolutamente nada sobre diabetes Tipo 1, pero siempre ha sido de los que no se queda con curiosidad sobre ningún tema y además es un hombre a quien le encanta la tecnología por lo tanto de un momento a otro, ya sabía qué hacer en situaciones de emergencia, contar carbs y manejar la bomba de insulina.

En el fondo tengo que aceptar que fue uno de los factores de me hizo enamorarme de él ¡que puedo decir! Es alguien muy serio pero también es de esas personas que tiene el detalle de poner dulces sin azúcar en la piñata para hacerme emocionar y aventarme por ellos.

Al tiempo de haber empezado una relación, estuvo conmigo apoyándome incondicionalmente en mi siguiente diagnóstico que fue Lupus (LES), otra condición autoinmune en la cual de principio decidieron darme como parte del tratamiento corticoesteroides, no era lo ideal pero era necesario. 

Las preguntas del millón

Después de ver la semana pasada el trabajo #LetsTalkLows, decidí hacerle a Chap la pregunta del millón:

¿Cuál ha sido la ocasión que más temor sentiste por una hipoglucemia?  “Aquella vez en la que permaneciste horas en hipoglucemia” me contestó. Estaba segura que mencionaría justo ese episodio. 

¿Cómo te sentiste en el momento? , continué “Pues en el momento me sentí desesperado, con la impotencia de que a pesar que hacía todo por corregirlo no veía un resultado satisfactorio, me daba tranquilidad verte consciente, pero no dejaba de pasar por mi mente el daño que esto podría estarte provocando por el tiempo tan prolongado estando baja.”

Por esto es que hablé de mi tratamiento con cortioesteroides, ya que éste me provocó una resistencia a la insulina la cual se decidió tratar con Metformina para poder quizá aumentar la sensibilidad de la insulina… pero en esa situación en particular cometí el desafortunado error de olvidar tomar el corticoesteroide por lo que ese día ¡me sensibilicé de más! y si sumamos la dosis de insulina que tenía el resultado fue el siguiente:

Ese día ya había desayunado cuando a la hora presenté la primer hipoglucemia. Corregimos con la infalible regla de los 15 pero no era suficiente, la glucosa en lugar de subir se mantenía y en ocasiones hasta bajaba. Comí carbohidratos como no tienen idea, para ese momento la regla de los 15, 20 o 30 dejó de existir, de esas veces que sientes que ya no puedes seguir comiendo, y mi glucosa no iba más allá de los 55 o 60 mg/dl. 

Así que decidimos ir al hospital, a donde llegué con 31 mg/dl de glucosa a pesar de haber suspendido manualmente mi infusión de basal en la bomba de insulina (en ese momento no contaba con monitoreo continuo de glucosa ni suspensiones antes de la hipoglucemia) estuve unas horas en el hospital y aun con suero glucosado las hipoglucemias no cedían, sumaron alrededor de 6 hrs en hipoglucemia entre el tiempo que tratamos de corregir en casa y el tiempo que estuve en el hospital (cabe destacar que siempre estuve consciente). Me quitaron el suero glucosado cuando tenía aproximadamente 200 mg/dl y me dieron de alta, llegando a mi casa ya estaba nuevamente alrededor de los 120 mg/dl y para que se den una idea habían pasado 20 minutos desde mi alta. 

Medidor Humano Continuo de Glucosa

Recuerdo muy bien que esa noche Chap no durmió, pasó vigilando mi glucosa, es decir fue mi MCG humano, yo dormía por ratos por la debilidad que me provocó este episodio, pero debo admitir que a pesar de que se ajustaron la dosis de Metformina y las de insulina, siguieron noches de no poder dormir por el temor de no darnos cuenta de una hipoglucemia nocturna, así fue que decidimos intentar adquirir una microinfusora 640G con monitoreo continuo de glucosa, lo cual ha sido la mejor decisión para quitarnos ese miedo.

Esta es nuestra experiencia más impactante en cuanto a hipoglucemias y mi decisión de compartirla con ustedes no es para crearles temor. Al contrario,  es para en primer lugar crear conciencia acerca de que son episodios que existen y por los que la mayoría pasamos, tal vez de una manera diferente, pero se presentan y en segundo lugar para hacerles ver a ti papá, mamá, hermana (o), pareja o amigos de una persona con diabetes lo importantes que son y lo agradecidos que podemos estar con ustedes por empoderarse junto con nosotros y educarse para poder apoyarnos en todo momento pero sobre todo en esas situaciones de emergencia donde sin duda se convierten en nuestros héroes.

 

 

AnyLú Sánchez

AnyLú es Educadora en diabetes y Licenciada en Nutrición. Ella vive con diabetes Tipo 1, Lupus e Hipotiroidismo.