SOBREVIVÍ MI PRIMERA HIPOGLUCEMIA SERIA Y SEGUÍ CORRIENDO

5/31/18
ESCRITO POR: DAVE HOLMES

Nota del Editor: Dave Holmes es el Capitán de Beyond Type Run, patrocinado por Dexcom y el Sistema de Administración de Insulina Omnipod ®. Él participará en el maratón de TCS de la Ciudad de Nueva York del 2018.


Un error tonto después de mi diagnóstico de diabetes Tipo 1 casi me hizo colgar las zapatillas. Casi dejo de hacer ejercicio por completo, por miedo e ignorancia. Además, probablemente debería estar muerto.

Permítanme retroceder un poco. Al igual que muchos que son diagnosticados con diabetes en la edad adulta, inicialmente me diagnosticaron erróneamente diabetes Tipo 2. Los médicos generales no siempre saben lo que están haciendo cuando se trata del páncreas, pero eso no les impide dar su opinión, diagnosticarte con autoridad y ponerte medicamentos que quizás no necesites. Después de que un chequeo de rutina reveló una A1c justo por encima de lo normal, me recetaron metformina, se me dijo que modificara mi dieta que ya era decente y me recomendaron hacer ejercicio. Luego me fui a casa, donde el pomo de la puerta de mi oficina se hunde bajo el peso de tantas medallas de triatlones, carreras de bicicleta y carreras populares de 10k.

Esto fue en noviembre de 2009, literalmente, cinco días después de haber completado el maratón de la Ciudad de Nueva York por primera vez. No tenía sentido, pero no se discute con el médico.

Como sabes si tu historia es como la mía, nada cambió. Arruiné lo que ahora reconozco como mi período de luna de mieltomando medicamentos para una afección crónica que no tengo. Comía aún mejor, me ejercitaba más, hacía demasiadas mediciones y veía cómo mi glucosa en la sangre subía y subía. Pasé años de esta manera. Y luego la luna de miel terminó. Desarrollé todos los síntomas que podemos enumerar en nuestras cabezas: pérdida de peso, orina constante, sed insaciable, visión borrosa, los nueve completos.

Entonces, una vez que me rendí y decidí consultar a un endocrinólogo, el diagnóstico de diabetes Tipo 1 fue un alivio. Finalmente, pensé, algo funcionará. Y lo hizo; él me recetó Lantus y Novolog, y de repente, mi nivel de glucosa era normal. En realidad, duele un poco al principio. Una vez que tu cuerpo se acostumbra a los niveles altos de azúcar en la sangre, lo saludable se siente inusual. Recibí mi primer Dexcom, y cada día veía cómo mis comidas se convertían en glucosa, pero se mantenían entre la línea roja y la amarilla, en esa alegre banda gris de salud óptima, (la mayoría del tiempo).

Estoy curado, pensé. Soy invencible.

Soy un idiota.

Alrededor de una semana después de que recibí ese Dexcom, decidí ir a una agradable carrera de sábado por la tarde. Lo hice unos 90 minutos después del almuerzo, un sándwich de pollo en un rollo de ciabatta para el cual me había dado 4 unidades. Mi glucosa en la sangre había ido subiendo constantemente hasta los 170. Me puse mis pantalones cortos de correr favoritos, los que tienen todos los bolsillos, y no puse nada en esos bolsillos. Sin dinero, sin tabletas de glucosa, sin identificación. ¿Para qué necesitaría eso? Salí por la puerta.

Fue una hermosa tarde de febrero en Los Ángeles, solo un poco de un frío en el aire, como un día de otoño en Nueva Inglaterra. Me sentía saludable por primera vez en años. Tenía Robyn en mis auriculares Bluetooth. Seguí mi ruta favorita de 4 millas a través de mi ciudad. Esto es vivir, pensé.

Y luego, en mi camino de regreso, a una milla y cuarto de distancia de mi casa, Robyn fue interrumpida por tres rudos pitidos. Saqué mi teléfono.

Alerta de glucosa baja.

Alerta de tasa de caída.

Introduje mi contraseña en la pantalla de mi teléfono y pasé rápidamente a la aplicación Dexcom. Mi línea de feliz y saludable en los 170 de niveles de glucosa en la sangre se había bajado un poco más, y luego muy abajo, y luego muuucho más abajo, y luego, en los últimos cinco minutos, pasó desde 120 a 80. Y cayendo el equivalente a dos flechas.

A más de una milla de casa.

Sin tabletas de glucosa. Sin efectivo. Ni idea de qué hacer.

Aprendí dos cosas importantes en ese momento: hacer un sprint puede estabilizar la caída de los niveles de glucosa, y también soy capaz de correr un sprint de más de una milla. Abrí la puerta de mi casa y corrí directamente al kit de prueba OneTouch en mi escritorio. Mi resultado fue: 55. Me tambaleé hasta el refrigerador, encontré el Gatorade de emergencia y me lo tragué. Probé de nuevo: 50. De nuevo: 48. Recordé la regla 15/15 que mi educador de diabetes me había enseñado: en caso de hipoglucemia, toma 15 gramos de glucosa de acción rápida, espera 15 minutos y prueba de nuevo. Esperé seis segundos: 45.

Esta fue mi primera experiencia con un nivel bajo grave, y encontré que los efectos eran similares a los de un ataque de pánico, que casualmente también estaba teniendo. Estaba mareado, estaba aletargado, estaba frío y húmedo, mi corazón estaba acelerado. No lo disfruté.

Como hoy estoy aquí escribiendo esto, saben que no morí. Efectivamente, unos minutos y 20 tiras de prueba más tarde, mis niveles comenzaron a aumentar. Y luego se dispararon, porque había tomado unas tabletas de glucosa por si acaso.

Pero aprendí mi lección, que el ejercicio y la insulina hacen una combinación poderosa. Desarrollé un saludable temor a los niveles bajos de azúcar en la sangre y, sinceramente, un miedo poco saludable al ejercicio. ¿Cómo podría estar seguro de que esto no volvería a suceder? ¿Cómo podría estar seguro de que no sería peor?

Es por eso que me siento tan afortunado de haber conocido a la pandilla Type One Run unos meses después. Nos juntamos en Griffith Park (Parque Griffith), solo un puñado de nosotros, e hicimos el tipo de carrera larga y sinuosa que solía hacer. Para mi sorpresa, todos sobrevivimos. Esa es la clave: correr con otras personas con diabetes Tipo 1, las personas que viven con la misma afección que tengo, que tienen que calcular su nutrición e insulina, que hacen ejercicio y que están vivos, es fortalecedor. Puedo hacerles preguntas simples, como ¿debería ajustar mi índice basal para esta carrera?, o parece que mi nivel está bajando un poco, ¿sería este un buen momento para un gel?, o tengo dos flechas hacia abajo en mi Dexcom, ¿voy a morir?, y ellos tienen las respuestas. (Las respuestas, por cierto, son , y no). Me ha calmado considerablemente. Puedo evitar un nivel alto y, lo que es más importante, puedo superar un nivel bajo sin la ansiedad que tuve hace solo un año.

Así que este año, participaré en el maratón de TCS de la Ciudad de Nueva York por segunda vez, con Beyond Type Run. 21 personas fuertes con diabetes recorren 26.2 millas a través de los cinco distritos de la ciudad de Nueva York, para recaudar dinero para Beyond Type 1 y para demostrar al mundo que las personas con diabetes Tipo 1 pueden hacer cualquier cosa. Es una lección que está fresca en mi mente.

Estar rodeado de otras personas con diabetes Tipo 1 reavivó mi amor por correr. Ahora, muchos de nosotros nos empujaremos al límite, juntos, en el mejor y más grande maratón del mundo. No puedo esperar.

Pero esta vez voy a llevar algunas tabletas de glucosa conmigo.


Lee más acerca de Beyond Type Run en el maratón de TCS de la Ciudad de Nueva York de 2018.

DAVE HOLMES

Dave Holmes es escritor, comediante, productor, personalidad de la televisión y editor especial para Esquire.com. Su libro de memorias, Party of One, recién salido en edición de bolsillo, fue nombrado uno de los mejores libros de NPR (Radio pública nacional, por sus siglas en íngles) de 2016. Está en el aire en SiriusXM y es locutor de los podcasts Homophilia e International Waters.