Sobreviviendo las fiestas de fin de año: guía de padres de niños con diabetes Tipo 1

12/5/17

Con la temporada de vacaciones que se avecina, muchos padres se preguntan y se preocupan de cómo pueden ajustarse a todas las demandas del manejo de la diabetes de un niño sin perder el espíritu navideño. ¡Entre los horarios cambiantes, las fiestas en el salón de clases, las reuniones familiares, las montañas de golosinas y, las actividades y salidas especiales, todas las festividades y la diversión pueden descabalar un plan de control de la diabetes cuidadosamente seleccionado! Esperamos que disfrutes el tiempo de las fiestas de fin de año con tanta alegría y tan poco estrés como sea posible. Nuestra receta para unas felices fiestas (con un niño pequeño con diabetes Tipo 1) incluye un poco de planificación, una pizca de flexibilidad y un toque de rutinas constantes. Juntos, estos consejos pueden hacer que las vacaciones sean más agradables para toda la familia minimizando y previniendo los retos que se puedan presentar con tu pequeño con diabetes Tipo 1.

Mantener las rutinas

Parte de la diversión (¡y frustración!) de esta temporada incluye fiestas (que terminan después de la hora de acostarse), delicias (pero pesadas en carbohidratos) y actividades especiales (con niveles de actividad física impredecibles o retos debido a viajes); aunque esta puede ser la época más maravillosa del año, todas estas actividades únicas pueden fácilmente desbaratar tu agenda para manejar la diabetes. Aunque puede ser complicado, trata de mantener las rutinas de tu hijo pequeño tanto como sea posible. Tener una estructura predecible y saber qué esperar ayuda a los niños pequeños a regular su comportamiento y puede ayudar a que el manejo de la diabetes sea más fácil. Puede ser difícil mantener este tipo de estructura durante las vacaciones, así que piensa qué rutinas funcionan mejor para tu hijo y haz todo lo posible para cumplirlas.

  • La primera prioridad debería ser las tareas de cuidado de la diabetes. Si la diabetes de tu hijo no coopera, será mucho más difícil disfrutar el resto de la diversión, así que concéntrate primero en el control y el manejo de la glucosa en la sangre.
  • Mantén la hora de acostarse y las comidas lo más cerca posible de lo normal. Por ejemplo, si la comida va a ser más tarde de lo habitual, hacer arreglos para que tu hijo coma por separado puede ayudarles a cumplir con su horario habitual de dosificación de insulina y manejo de la glucosa. Si van a estar lejos de casa para comer o tarde en la noche, a veces es útil hablar con tu anfitrión por adelantado para hacer arreglos.
  • Continúen los rituales usuales a la hora de dormir. Después de un largo día lleno de actividades emocionantes, este momento tranquilo al final del día puede ser una buena oportunidad para asegurarse de que el manejo de la diabetes se haya cumplido y las actividades relajantes antes de acostarse (por ejemplo: leer, música relajante, acurrucarse) pueden reducir el impacto de la emoción debido a las fiestas en el sueño y el comportamiento de tu hijo. ¡Incluso si seguir las rutinas de la hora de acostarse significa perderse parte de una tradición navideña nocturna, mantener la rutina de sueño de tu hijo intacta y realizar el control de la diabetes durante la noche lo ayudará a tener la energía para participar plenamente en todas las festividades del día siguiente!

Planificar con anticipación

Lo único que todos podemos predecir sobre la diabetes en un niño pequeño es que es impredecible, y nadie quiere pasar las vacaciones lidiando con una crisis inesperada de diabetes. Por lo tanto, esta es una época del año especialmente importante en la que debes utilizar tus habilidades de organización para prepararte para lo que sea que las fiestas y la diabetes te lancen al camino.

  • Lleva una merienda o coman en casa antes de ir a eventos festivos en los que no sepas el horario de las comidas o qué comidas se les ofrecerá. Lleva de los alimentos preferidos para asegurarte de que tu hijo reciba suficientes carbohidratos, pero sé flexible para cambiar uno de los alimentos por algo en la mesa si tu hijo quiere participar en la comida festiva.
  • Piensa en cómo puedes incluir alimentos especiales en tu plan de manejo para ese día. Si tu hijo está dispuesto a probar nuevos alimentos, solicítale información al anfitrión sobre los ingredientes de las recetas para que puedas calcular las dosis de insulina con la mayor precisión posible. Y tienes la opción de pedirle a tu equipo de atención de la diabetes consejos sobre cómo administrar dosis para cualquier delicia especial típica de las fiestas.
  • Infórmale a tu hijo lo que debe esperar con anticipación para evitar que se decepcione o que se enoje. Por ejemplo, si a tu hijo le encantan las cosas dulces, dile: “Habrá galletas en la fiesta y solo comeremos una. ¡Puedes elegir la mejor galleta y será muy deliciosa!”
  • La comunicación es clave. Prepara a tu familia y amigos antes de tiempo para que eviten hacer comentarios no deseados como “¡No creo que pueda comer eso!” o “¡Pobre bebé, con todas esas agujas y pinchazos dolorosos! ¡Eso debe doler!” Diles cómo pueden ser útiles; tal vez que canten una canción tradicional divertida como una distracción mientras le inyectas o disfruta de una merienda baja en carbohidratos con tu hijo.
  • Si viajan durante las fiestas, lleva de 2 a 3 veces más suministros de los que esperes usar.

¡Diviértanse!

Lo más importante es recordar divertirse y disfrutar este tiempo juntos como familia. Al manejar los retos de la diabetes de una manera práctica y luego regresar a divertirse, puedes enseñarle a tu hijo que es posible cuidar bien la diabetes sin perder la alegría. No olvides prestar atención a todo lo que tu hijo esté haciendo bien incluso en medio de todas las actividades, y no dudes en elogiarlo: “Muchas gracias por comer este bocadillo, ¡ahora estás listo para ir a hacer un hombre de nieve!” o “¡Estoy tan orgullosa de ti por tomarte un descanso de jugar con tus primos para dejarme administrar la insulina!”

Esta época del año también es una oportunidad ideal para mostrarle a tu hijo que las fiestas son para dar y cuidar a los demás, así que elijan un grupo relacionado con la diabetes y encuentra la manera de retribuirle a la comunidad. Al conectarte con grupos relacionados con diabetes, aprovecha la sabiduría de otros padres de niños pequeños con diabetes Tipo 1 para explorar ideas de lo que les ha funcionado bien para encajar en el manejo de la diabetes en una temporada festiva ocupada y llena de diversión. Finalmente, no te olvides de tomarte un momento para relajarte y disfrutar de la época; refrescarte te asegurará que le estarás dando lo mejor a tu hijo, ¡lo necesitarás!

¡Felices fiestas!

 

Esta obra está financiada por NIH rDP3DK103998 y R01DK102561

 

Marisa E. Hilliard, PhD, es una psicóloga pediátrica y científica del comportamiento cuyo trabajo se centra en la atención clínica e investigaciones con jóvenes con diabetes tipo 1 y sus familias. Su pasión es promover la resiliencia, y su investigación se centra en cómo los jóvenes y las familias superan los retos de la diabetes para mantener una buena calidad de vida, cumplir con las recomendaciones de tratamiento y tener un control óptimo de la diabetes. Está especialmente interesada en los tiempos de transición en el manejo de la diabetes, como adaptarse a la vida con un nuevo diagnóstico de diabetes, la forma en que el manejo familiar de la diabetes cambia durante la niñez y la adolescencia, y cómo los adolescentes se preparan para manejar su diabetes cuando son adultos jóvenes. La Dra. Hilliard es Profesora Asistente de Pediatría en el Baylor College of Medicine, en la Sección de Psicología del Texas Children’s Hospital en Houston, Texas.

 

 

Wendy Levy, LCSW, es una trabajadora social clínica con más de una década de experiencia trabajando con jóvenes con diabetes tipo 1 y sus familias. Es directora de proyectos de varios estudios de investigación en la Sección de Psicología Pediátrica de el Baylor College of Medicine en el Texas Children’s Hospital. Wendy ha realizado trabajo clínico y estudios de investigación centrados en la relación entre padres e hijos, la mejora de la calidad de vida, la prevención del agotamiento y el ajuste cuando hay nuevo diagnóstico de diabetes.  Su pasión es mejorar la capacidad de la familia para trabajar juntos con el fin de superar los desafíos de vivir con diabetes y optimizar el control de la diabetes.

 

 

 

Meredith H. Rose, LSW, es una Trabajadora Social Licenciada que completó su Maestría en Trabajo Social y Derecho de la Universidad de Pensilvania en 2016. Actualmente se desempeña como intervencionista de investigación clínica con las doctoras Randi Streisand y Maureen Monaghan en Children’s National Medical Center. Meredith está trabajando en dos ensayos financiados por NIH para promover el control de la diabetes en familias de niños pequeños con diabetes tipo 1 y también un piloto financiado por NIH que analiza la transición de adultos jóvenes a proveedores de servicios de salud para adultos. Sus intereses incluyen cambios de comportamiento, patrones de alimentación, promoción de la actividad física y resiliencia entre padres e hijos. Las investigaciones anteriores de Meredith se concentraron en los patrones de sueño, nutrición y actividad física en adolescentes, trastornos alimentarios en niños y adolescentes y la viabilidad de programas de bienestar en viviendas de emergencia.