Solo Nosotras Dos


 

La asistente de vuelo comenzó su anuncio previo al vuelo que ya había escuchado 100 veces.  Sonreí al ver cómo mi hija de 3 años que estaba en el asiento a mi lado atentamente miraba las fotos del folleto y escuchaba la voz de arriba hablando de ellas. Estaba MUY emocionada de volar y tan felizmente inconsciente de cualquier otra cosa. Volví a poner mi atención en la voz de la mujer mientras hablaba con aquellos de nosotros que volábamos con niños pequeños y de lo importante que era ajustar nuestras propias máscaras de oxígeno antes de ayudar a los demás. Fue un momento tan conmovedor y ese punto en mi garganta donde todos mis sentimientos parecen congregarse se llenó y estaba listo para estallar. Nunca olvidaré esa voz en ese momento, sin saberlo, que me aseguraba que estaba haciendo lo correcto para mi hija y para mí (me estaba asegurando mi propia máscara de oxígeno); me estaba salvando para poder salvarla. Mientras el avión descendía por la pista y Ruby nos alentaba alegremente hacia el aire, recité en mi cabeza por última vez las líneas que Jenny rezaba en la película Forrest Gump: “Dios mío, hazme un pájaro para poder volar lejos; muy muy lejos”. Y lejos nos fuimos.

Acababa de dejar mi matrimonio después de varios años infelices y solitarios de estar casada con un hombre alcohólico. Su confesión de que tenía una novia que lo entendía de maneras que yo nunca pude y una plétora de noches llenas de whisky fueron la gota que derramó el vaso. Había tenido tanto miedo de irme antes, tan asustada que, siendo una persona con diabetes Tipo 1, con enfermedad celíaca y madre de una niña pequeña, el mundo sería demasiado difícil por mi cuenta. Sin embargo, me di cuenta de que ya habíamos estado solas y de que el daño que se nos podía causar emocionalmente si nos quedábamos era mucho más que cualquier cosa que el mundo pudiera hacernos. Estaba tan rota y débil en ese momento. Miro hacia atrás ahora y me pregunto cómo pude haber dudado de mí misma tan severamente.

Voluntariamente tomé la decisión de convertirme en una madre soltera con diabetes Tipo 1, pero me tomó mucha auto aceptación. Inicialmente, lo vi como un obstáculo y debido a años de abuso emocional proveniente tanto de fuentes internas como externas, había dejado de creer que era algo que podía superar. Me habían diagnosticado a los 18 años y milagrosamente había sobrevivido hasta mis años 20, descubriendo no solo la diabetes Tipo 1, sino también la edad adulta en general mezclado con batallas con la diabulimia y relaciones destructivas. Nunca había tenido un buen control de mi diabetes hasta que tuve un embarazo no planificado a la edad de 27 años. Fue entonces cuando tuve esta comprensión que alteró mi vida que mi cuerpo y mi salud ya no eran míos para sabotear. Darle un giro a mi cuidado de la diabetes Tipo 1 cuando descubrí que estaba embarazada fue el primer paso para ajustar mi propia máscara de oxígeno, y desde ese día, significa ser la versión más saludable de mí misma mental y físicamente, y asegurarme de tener las herramientas y la educación en su lugar para ayudarme a controlar mi diabetes para vivir con éxito y criar a Ruby.

Kelli_Ruby_4

 

Ruby y yo siempre hemos hablado abiertamente sobre lo que significa cuando le parezca que estoy extraña o que no se me pueda despertar, y cómo llamar al número de urgencias. Hablamos sobre los conceptos básicos de la diabetes Tipo 1; se la explico diciendo: “La diabetes es cuando el cuerpo no puede usar los alimentos como energía, por lo que necesita medicamentos para ayudar”. Y eso siempre ha funcionado para ella. Hemos hablado sobre los signos que debemos observar en ella porque, desafortunadamente, hasta que tengamos una cura viable, ella es genéticamente susceptible. Hacemos que cambiar mi bomba y los sitios del MCG (medidor continuo de glucosa) sean una “actividad de las dos”: siempre le permito tocar y hacer preguntas.  Su “trabajo” es probar la primera tableta de glucosa de una botella nueva para asegurarse de que el sabor sea bueno y, si tengo un nivel bajo y necesito tratarlo, ella puede disfrutar una conmigo. De hecho, cuando ella solía explicarles lo que era mi bomba de insulina a sus compañeros, ya que la uso de manera muy abierta, ella lo hacía diciendo algo así como “esa es la medicina de mi mamá, ¡es genial porque cuando suena se puede comer unos ositos de goma!” Ella no cree que la diabetes sea atemorizante porque nunca se ha tratado como que fuera algo por lo que nos asustamos o nos preocupamos. Nunca ha sido una discapacidad o algo para esconderse. Es solo lo que mamá es y es solo lo que hacemos.

Mi dulce hija, ahora de 5 años, es realmente mi compañera en el manejo de la diabetes y por eso también es mi mayor animadora. Enseñarle sobre la diabetes Tipo 1 ha sido una lección de vida más grande para las dos en que quiero que ella crea que no importa qué tipo de etiqueta le ponga el mundo, nada está fuera de los límites. Leí algo una vez que decía que retienes el 98 % de lo que enseñas y, por eso, todos los días intento enseñarle a Ruby que ser una chica, tener diabetes, tener la enfermedad celíaca, ser madre soltera, etc., no tiene ningún efecto sobre qué tipo de impacto puedes tener en este mundo, que todo sucede por una razón y que tu poder no tiene límites una vez que decidas lo que realmente quieres de la vida y solo hay que hacerlo.  Todos los días, al enseñarle a Ruby, espero continuar conservando solo un poco de confianza en mí misma.

 

ESCRITO POR Kelli Raleigh, PUBLICADO 02/24/16, UPDATED 10/26/20

Kelli vive en Colorado con su hija Ruby. Ella pasa sus días trabajando para la JDRF (Fundación para la Investigación de la Diabetes Juvenil, por sus siglas en inglés) como gerente de divulgación y pasa su tiempo libre bailando en la cocina (a veces incluso cocinando), viajando, blogueando, disfrutando del sol y ejercitándose. En 1992, el hermano mayor de Kelli fue diagnosticado con diabetes tipo 1 y 10 años después, ella recibió el mismo diagnóstico. El objetivo de su vida es que Ruby diga algún día: "Mi madre solía tener diabetes tipo 1, pero ahora tenemos una cura".