Soy Diferente y Me Gusta


 

Cuando nos diagnostican diabetes Tipo 1 solemos sentirnos diferentes al resto y puede costarnos mucho tiempo y esfuerzo asimilar nuestra nueva condición. De eso va “Soy diferente y me gusta”, un libro escrito por Eugenia Araiza, quien es nutrióloga educadora en diabetes y que además vive con diabetes Tipo 1 desde hace más de 20 años. Su diagnóstico hizo que se sintiera diferente a todos los demás chicos de su edad, ya que tenía que hacer cosas o tener más cuidados que los demás. Para ella, ser diferente es alejarse de aquello que “socialmente es normal”.

Es así como ha plasmado en papel lo que experimentamos muchos en nuestro proceso. El texto está acompañado por las ilustraciones de Alejandra Macouzet, y gracias a ello podemos llenar de color sus páginas y colocarnos como personajes principales de la historia, haciéndola parte de nuestra diabetes. “Soy diferente y me gusta” nos ayuda a comprender que aunque somos diferentes, existen más como nosotros, y que somos parte de una gran comunidad.

A Eugenia quisimos hacerle algunas preguntas, para que conozcas un poco de su labor como escritora en pro de la educación en diabetes.

¿Cómo fue tu diagnóstico? ¿Cuál fue el impacto que tuvo en tu vida?

Fui diagnosticada a los 16 años mientras era estudiante de intercambio en los Estados Unidos. Nadie de mi familia vivía con diabetes por lo que no conocía qué significaba tenerla. Antes del diagnóstico, tuve los síntomas característicos: sed, necesidad de orinar de forma frecuente (y cuando hablo de frecuente era tener que ir al baño cada 30 minutos), mucho cansancio que hacía que me durmiera durante clases y solo despertaba para ir al baño o cambiar de clase y perdí mucho peso. Mi diagnóstico fue justamente un día después del Día de Acción de Gracias.

Solo recuerdo haber llegado al hospital y no saber nada más. 2 días después desperté y mi mamá ya estaba conmigo. Había viajado desde México con mi diagnóstico de diabetes y un pronóstico no muy favorable ya que mi glucosa alcanzó los 1160 mg/dl. Sin embargo, soy afortunada porque sobreviví al coma diabético. Desde entonces, la vida con diabetes me ha motivado a tomar acción. Pronto comenzó mi interés sobre todo lo relacionado con la enfermedad. Investigaba y leía todo libro que involucra el término diabetes y fue así que decidí estudiar nutrición, porque sabía que la alimentación en diabetes no tenía que ser tan esclavizante y que había una forma de vivir de mejor manera con esta condición sin tener que sentirnos enfermos. Ahora vivo con y para la diabetes, busco apoyar en la creación de conciencia y empoderar a quienes, como yo, viven con la enfermedad para tener una existencia plena y feliz.

¿Qué te impulsó a escribir?

Siempre escribo, he escrito desde pequeña. Creo que lo heredé de mi mamá porque ella también escribe, aunque no ha publicado. Me gusta leer y muchos libros me han apoyado e impulsado en momentos complicados. He tomado lo que podría parecer un hobbie y que también es una terapia, pues al leer siento que mis pensamientos y mis ideas se acomodan y toman el lugar que corresponde en algo que pueda apoyar a quienes viven con diabetes a saber que ser diferente está bien; y que incluso esta condición puede llegar a gustarle.

Si “Soy diferente y me gusta” hubiera estado en tus manos en tus primeros años viviendo con diabetes, ¿habría hecho tu proceso más sencillo?

Me habría hecho sentir que no era la única persona con diabetes, que somos una gran comunidad y que esas diferencias dan vida.

 ¿Crees que la creación de libros y materiales como el tuyo facilitan el proceso en el diagnóstico de niños y adolescentes?

Espero que facilite la aceptación de la vida con diabetes, aunque la aceptación es un proceso muy personal. Saber que estamos acompañados es importante, porque la vida con diabetes es más que tener una condición tan demandante. Hay muchos aspectos alrededor de quienes la vivimos que, a veces, en el diagnóstico se pierden. Hay emociones, sensaciones que pueden marcar nuestra vida y no lo sabemos. Y no tenemos que saberlo porque nadie vive esperando tener o que su hijo/a tenga diabetes, pero si en un inicio podemos leer que no estamos solos, que todo eso que sentimos después del diagnóstico es lo esperado para un momento de esa naturaleza, nos podría dar esa luz de esperanza y saber, de alguna forma, que no estamos solos y que todo va a estar bien.

¿Quieres seguir contando tu historia?

Justamente se acaba de publicar otro libro que realicé con Mariana Gómez llamado “Había una vez una diabetes” en el que trabajamos aspectos que van desde el diagnóstico hasta el burnout. Básicamente pusimos palabras y nombres a todo aquello que en algún momento de nuestra vida con diabetes hemos sentido. Y sí, la idea es continuar compartiendo y ayudando a crear más conciencia sobre lo que la vida con diabetes realmente significa.

 

Sus Redes:

Instagram: @healthydiabetes.mx

Facebook: Healthy Diabetes

Web: www.healthydiabetes.mx

Puedes adquirir “Soy diferente y me gusta” y “Había una vez una diabetes” en los siguientes enlaces:

Soy diferente y me gusta

Había una vez una diabetes

ESCRITO POR Karime Moncada, PUBLICADO 04/27/21, UPDATED 04/27/21

Soy Karime, tengo 27 años y vivo con diabetes tipo 1 desde hace 12 años. Soy egresada de la licenciatura Lengua y Literatura Hispánica por la UNAM. Soy mamá de un maravilloso ser humano y de dos hijas perrunas. Mi diabetes me ha llevado a informarme y reconocerme. Creo firmemente en que las experiencias de las personas nos nutren y enriquecen, es por eso que comencé a escribir mi historia, para devolver un poco de aquello que aprendí leyendo y escuchando de aquellos que, como yo, también viven sus diabetes. Mis redes: Instragram: @t1d_karmoncada / @sindosdeazucar Mi blog: sindosdeazucar.com Mi página de Fb: https://www.facebook.com/sindozdeazucar/