Terapia de Reemplazo de Células Beta: ¿Un Camino Hacia una Cura Para la Diabetes Tipo 1?


 

La cobertura de las Sesiones Científicas de la Asociación Americana de Diabetes (ADA, por sus siglas en inglés) es presentada por ADA x BT1 Collab.


Los oradores de esta sesión, “Emerging Approaches to Beta Cell Replacement Therapy for Type 1 Diabetes,” (Enfoques emergentes para la terapia de reemplazo de células beta para la diabetes tipo 1), incluyeron a: Matías Hebrok, Ph.D. (Universidad de California, San Francisco), Andrew Pepper, Ph. D. (Universidad de Alberta), Alice Tomei, Ph. D. (Instituto de Investigación de Diabetes, Universidad de Miami), y Xunrong Luo, doctora en medicina, Ph.D. (Centro Médico de la Universidad de Duke).

En esta cobertura, nos enfocamos en la investigación presentada por Andrew Pepper, Ph.D.

Las terapias de reemplazo de células beta plantean la pregunta: ¿estamos más cerca de una cura para la diabetes tipo 1?

Las investigaciones son prometedoras.

Andrew Pepper, Ph. D. está estudiando las rutas actuales para la normalización de la glucosa (es decir, la regulación de la glucosa (azúcar) en sangre a un nivel saludable sin administrar inyecciones ni infusiones de insulina) y las posibles ventajas y limitaciones actuales de la terapia de reemplazo de células beta.

¿Por qué la terapia de reemplazo de células beta?

Aunque se ha avanzado mucho con el páncreas artificial (también conocido como circuito cerrado o sistemas automatizados de administración de insulina), no estamos donde debemos estar para ayudar a las personas con diabetes tipo 1 en todas las formas en que necesitan ayuda, explicó el Dr. Pepper. Una alternativa es la terapia de reemplazo de células beta.

“La terapia de reemplazo de células beta tiene un profundo impacto en el manejo de la glucosa”, dijo el Dr. Pepper, refiriéndose a la imagen a continuación. Estos datos muestran los resultados nueve meses después del trasplante (de células beta).

El funcionamiento a largo plazo se puede lograr con la terapia de reemplazo de células beta, alentó el Dr. Pepper. Aunque la independencia de la insulina disminuye con el tiempo, puede lograr el manejo de la glucosa a largo plazo con la terapia de reemplazo de células beta.

El Dr. Pepper explicó que la terapia de reemplazo de células beta se limita a un pequeño subconjunto de pacientes. Solo del 5 al 10 por ciento de las personas que viven con diabetes tipo 1 cumplen con los estrictos criterios de inclusión actuales debido a los riesgos asociados con la inmunosupresión que se necesita actualmente.

“Cuando observamos las limitaciones, estamos muy cerca, pero muy lejos”, dijo el Dr. Pepper. “Sabemos que la mayoría de los islotes se destruyen horas o días después del trasplante. Como tal, requerimos múltiples donantes por receptor para lograr el manejo de la glucosa y la independencia de la insulina. También requerimos medicamentos anti-rechazo de por vida”.

Los obstáculos de la terapia de reemplazo de células beta

“A pesar de la profunda investigación que se ha hecho, el campo aún es limitado debido a una fuente limitada de materiales (células beta trasplantables), así como a la necesidad de inmunosupresión de por vida”, explicó el Dr. Pepper.

El Dr. Pepper destacó algunas áreas clave de investigación:

  • Uno de los avances actuales es buscar fuentes de células ilimitadas. El xenotrasplante ha tenido éxito en cerdos. Los xenotrasplantes de corazón y riñón se han hecho con éxito, compartió el Dr. Pepper.
  • La terapia con células madre también es prometedora. El Dr. Pepper destacó la apasionante investigación de ViaCyte. Hoy en día, son conocidos por tener “las primeras y únicas terapias de reemplazo de células de los islotes derivadas de células madre en ensayos clínicos para la diabetes”.
  • El trabajo de Vertex, trasplantar células SC-beta al hígado, también ha impactado profundamente a los primeros pacientes tratados de esta manera. Recientemente, una persona dejó la insulina usando este enfoque.

Sin embargo, todos estos enfoques tienen un problema en común: la necesidad de inmunosupresión sistémica de por vida. Y mientras vale la pena celebrar los avances en la cura de la diabetes tipo 1 de cualquier tipo, los medicamentos inmunosupresores aún representan la amenaza de los siguientes efectos secundarios significativos, que deben evitarse:

  • pérdida de apetito
  • náuseas y vómitos
  • aumento del crecimiento del cabello
  • temblor de manos 
  • aumento del riesgo de infección
  • aumento de la fatiga, debilidad o cansancio
  • fiebre y escalofríos
  • orina frecuente o sensación de ardor al orinar
  • un resfriado recurrente o tos que no se detiene

A pesar de la carga de estos efectos secundarios, estos tratamientos siguen siendo un paso adelante en la historia.

La historia de la terapia de reemplazo de células beta: aprendiendo de estudios anteriores

“Es importante saber hacia dónde se dirige el campo, pero también tener una perspectiva de dónde hemos estado y qué hemos aprendido en el camino”, dijo el Dr. Pepper. “El advenimiento de la encapsulación en los años 70 llevó a un ascenso meteórico en las técnicas de encapsulación”.

El objetivo de muchos estudios de encapsulación relacionados con la diabetes implica islotes encapsulados, que podrían hacer el mismo trabajo que los islotes sanos (detectar cambios en el nivel de glucosa y producir insulina) si tienen éxito.

Otro posible método de tratamiento en este campo implica dispositivos intravasculares, como la idea de un páncreas biónico. El Dr. Pepper explicó que uno de los primeros dispositivos intravasculares utilizados hace 40 años demostró una restauración aguda del manejo de la glucosa, pero hubo complicaciones significativas.

“Los nuevos materiales (tratamientos) podrían eludir algunas de las limitaciones de sus predecesores”, alentó el Dr. Pepper.

Los estudios de microencapsulación de hace 30 años que involucraron roedores llevaron a estudios aún más críticos en la actualidad. Este estudio mostró la restauración del manejo de la glucosa dentro de las primeras 15 semanas sin inmunosupresión.

Esta investigación fue un trampolín para otro estudio fundamental que involucró a personas con diabetes tipo 1 y tipo 2 a principios de los años 90, que demostró la protección de los islotes productores de insulina en todas sus formas. Sin embargo, hubo una marcada desgranulación en las personas con diabetes tipo 1.

Aunque no concluyeron con una cura, es importante contar estos estudios, ya que allanaron el camino para futuros ensayos clínicos en la terapia de reemplazo de células beta, y hoy en día hay muchos. Estos son algunos de los que se expusieron en la presentación:

¿Llevará la terapia de reemplazo de células beta a una cura?

Con frecuencia, cuando surgen nuevos hallazgos, también surgen nuevas inquietudes. 

“Cuando observamos los obstáculos, existe la posibilidad de superar las limitaciones con fuentes de células alternativas”, dijo el Dr. Pepper. “Sin embargo, todavía estamos plagados por la optimización de biomateriales y la fibrosis crónica que vemos con algunas de estas tecnologías de encapsulación”.

Reducir la respuesta a cuerpos extraños es fundamental para el éxito de las tecnologías de encapsulación mencionadas a lo largo de esta presentación. Ciertos medicamentos podrían ayudar a reducir la respuesta inmune, pero hasta el día de hoy no lo han hecho. La entrega de oxígeno a los islotes encapsulados también sigue siendo un reto.

El Dr. Pepper resumió que las técnicas de próxima generación prometen mejorar los métodos de encapsulación, pero las investigaciones deben mitigar la variedad de retos restantes para que sean efectivas. Las técnicas de encapsulación abierta pueden ofrecer un camino hacia la independencia de la insulina para las personas con diabetes tipo 1. A medida que surgen nuevas investigaciones, estamos seguros de que veremos formas de tratamientos aún más efectivas.


Encuentra más información sobre las contribuciones del Dr. Pepper a la investigación de la cura de la diabetes tipo 1 y sus hallazgos aquí.

ESCRITO POR Julia Flaherty, PUBLICADO 06/05/22, UPDATED 06/05/22

Julia Flaherty es autora, escritora y editora de libros infantiles publicados, comercializadora digital galardonada, creadora de contenido y activista de la diabetes tipo 1. Busca el primer libro de Julia, “Rosie Becomes a Warrior” (“Rosie se convierte en guerrera”). A Julia le parece terapéutica la construcción de conexiones dentro de la comunidad de diabetes tipo 1. Poder contribuir a su progreso le da alegría. Le encanta conectarse con las comunidades de diabetes, ser creativa y contar historias. A Julia le gusta hacer senderismo, viajar, trabajar en su próximo libro o sumergirse en un nuevo proyecto de arte en su tiempo libre. Conéctate con Julia en LinkedIn o Twitter.