TODO SOBRE EL CHOCOLATE

8/9/16
ESCRITO POR: Michelle Boise

ADVERTENCIA DE CONTENIDO: podría haber contenido para adultos en este artículo

Un regalo de los dioses, esa bebida especiada de amor, con un valor lo suficientemente alto como para usarse en el comercio como moneda, sacudió al mundo mesoamericano de los aztecas y todavía está causando un gran revuelo cultural de cacao hasta hoy. Un romance serio de toda una vida con la humanidad; su uso se remonta al 1900 aC. Se cree que aumenta el deseo sexual y posee valiosas propiedades medicinales, el chocolate se veía como algo mágico, incluso divino. Los españoles se llevaron este elixir cuando se fueron de vuelta a Europa en donde la realeza pudiera disfrutarlo servido en su forma líquida original. Con el tiempo, los europeos le añadieron azúcar y grasa, cortando sus tonos amargos naturales.

No fue hasta 1828, cuando el químico holandés Conrad van Houten hizo una máquina que extraía la manteca de cacao de la semilla, que el chocolate cambió su forma para siempre. El subproducto era un polvo de cacao que después se mezcló con más manteca de cacao para formar un licor de chocolate que podía vertirse en moldes. Se añadieron sales alcalinas (para cortar la amargura) y productos lácteos en polvo con azúcar (para incorporar y endulzar) para darle un equilibrio cremoso. Una vez que se dejó solidificar, esta nueva forma de chocolate no sólo era más sabrosa, sino también más fácilmente distribuida.

Hoy en día, el chocolate representa más del 60% de todos los dulces que se venden en los Estados Unidos (History Channel). Aunque su popularidad no ha disminuido con el paso de los años, sino que sólo ha crecido, los investigadores apenas están comenzando a entender su composición química y cómo se produce este tipo de efectos secundarios favorables. ¿Es realmente un afrodisíaco? ¿Puede en realidad disminuir la presión arterial? ¿Puede ayudar a corregir los niveles de azúcar en la sangre de una persona con diabetes? Beyond Type 1 también quería saber lo que era todo este alboroto con el chocolate; bueno, lo que se sabe de la verdad sobre el tema. Esto fue lo que pudimos destapar:

1 – Mientras más oscuro sea, mejor

Al chocolate blanco le falta el ingrediente nutricional del chocolate negro: cacao en polvo. Se compone principalmente de grasa (manteca de cacao), azúcar y productos lácteos (leche en polvo). Aunque es sabroso, este sustituto cremoso para el sabor “auténtico” proporcionará un alto valor calórico y contenido de grasa sin los beneficios naturales del grano de cacao. Esto se aplica también a su hermano, el chocolate con leche. A pesar de que el chocolate con leche tiene más cacao en polvo que el chocolate blanco, no tiene tanto como el chocolate oscuro. Cuanto mayor sea la concentración de cacao en polvo (o lo que consideramos “oscuro”), más beneficios de salud existen. Piensa en el chocolate oscuro como si fuera el hermano mayor amargado que siempre te da un sabio consejo. Tal vez sin el azúcar sea un poco difícil de aceptar en el primer trago, pero al final, sus beneficios se extienden.

Nota: los carbohidratos en el chocolate blanco, el chocolate con leche y el chocolate negro son comparables (alrededor de 50 g por 100 onzas), con la diferencia de que el chocolate negro tiene más nutrientes y antioxidantes.

2 –  Un cambiador de estado de ánimo

Me refiero al sentimiento de paz y amor que te da la caricatura de Rasta BOB, el que te dice que todo va a estar (como dice la canción de reggae en inglés : “every-little-thing-gonna-be-alright”). El chocolate (especialmente el oscuro) contiene el antioxidante resveratrol, que se sabe que le dice al cerebro que libere opiáceos naturales (endorfinas), así como el químico que eleva el estado de ánimo (serotonina). Estos son algunos de los productos químicos para sentirse bien del cerebro que inducen a la calma, a aliviar el estrés y a generan sentimientos de esperanza. En una palabra: felicidad. El chocolate tiene el potencial para haceros felices (más).

5 – El casanova

El chocolate eleva los niveles de dopamina (la hormona que te hace “sentir bien”), así como de oxitocina, que provoca sentimientos de apego y “amor”. La oxitocina es la misma hormona liberada durante el orgasmo y la lactancia materna que fomenta la vinculación humana. No es de extrañar que sea el alimento de elección para el Día de San Valentín, el día para celebrar el amor. Incluso, se dice que el rey de los aztecas Moctezuma II tomaba grandes cantidades de cacao al día para satisfacer su harén. El chocolate es más o menos la comida más sexy que hay; mucho más atractivo que las ostras.

3 –  Ayuda a tu corazón

No sólo de forma metafórica, sino también me refiero al corazón multi-válvula, que da 60-100 latidos por minuto. Los flavonoides y flavonoles son antioxidantes naturales que tienen propiedades que combaten la inflamación, lo que significa que reducen el riesgo cardiovascular de los accidentes cerebrovasculares y enfermedades cardíacas. También reducen la presión arterial y el colesterol LDL “malo”. El chocolate oscuro está lleno de estos flavonoides que también se encuentran en el vino tinto.

4 – Mejora tu piel

Estudios hechos en Alemania en el 2006 indicaron que las mujeres que consumían más chocolate que las que no lo hacían, tenían una piel más sana; la piel estaba más hidratada, así como era menos probable que se quemara en el sol. Las propiedades antioxidantes del maravilloso químico flavonol reduce el eritema inducido por los rayos UV, o quemaduras de sol. Esto significa que tu piel se ve y se siente mejor, más joven. ¿Nos atreveríamos a decir que el chocolate negro es un elixir de la vida moderno? ¿El suero de la juventud que se puede comprar sin receta médica? Ciertamente, no es un sustituto del bloqueador solar, pero podría darte un brillo más juvenil.

5 – Reduce los niveles de glucosa en la sangre

Con sus altos niveles de antioxidantes que provienen de las sustancias de la planta de polifenoles, se ha encontrado que el chocolate negro reduce la resistencia de la insulina y puede ayudar a reducir los niveles de azúcar en la sangre. A pesar de su alto nivel de azúcar y carbohidratos, el chocolate con leche tiene un índice glucémico de 42 y el chocolate negro sólo tiene un índice glucémico de 23, que está en el rango bajo (por debajo de 55). Esto significa que el azúcar se absorbe lentamente y es debido a su alto contenido de grasa. Por esta razón, nunca trates de corregir la hipoglucemia o un “bajón” de azúcar con chocolate. La fibra añadida en el chocolate negro también ralentiza la descomposición de los carbohidratos en el torrente sanguíneo. Permanecerás con el nivel de azúcar bajo por más tiempo ya que no es una glucosa de acción rápida.

6 –  Con moderación es mejor

Aunque el chocolate oscuro tiene beneficios obvios para la salud, es importante tener en cuenta que tiene el doble de cafeína que el chocolate con leche. La cafeína es un estimulante que puede mantenerte despierto y cuando se consume a diario, puede ser un poco adictivo (causando dolores de cabeza o irritabilidad cuando tratas de dejarlo). El chocolate también es alto en azúcar y grasa, así que no te conviertas en un Willy Wonka. Dicho esto, si vas a ser indulgente, come más chocolate oscuro para los beneficios de salud que ofrece. Ese es tu boleto de oro.

Michelle Boise

Con un Máster en Bellas Artes con especialización en escritura de la Universidad de San Francisco, Michelle cree en el poder de las palabras y busca la calidad humana detrás de cada historia. Ella es una gurú en escritura, edición y contenido, y ha trabajado en plataformas de revistas literarias y de comercio electrónico. Antes de unirse al equipo de Beyond Type 1, desarrollaba artículos para hacer conciencia sobre salud en Fitbit.