Todos nos merecemos un descanso

7/25/18
ESCRITO POR: Lauren Szalk

Nota del editor: Lauren reflexiona sobre su experiencia en el campamento de aventura para adultos Slipstream de Northeastern. Los eventos de Slipstream de Beyond Type 1 y Connected In Motion pronto se llevarán a cabo en el sur de California y Ontario en septiembre. ¡Únete a nosotros!


Una noche de febrero, me encontré en medio de una mentalidad de agotamiento por la diabetes. Después de haber completado mi primer semestre de la escuela de posgrado y alrededor de un mes dentro en mi segundo semestre, me sentía estresada, agotada por la falta de sueño y los niveles altos de azúcar en la sangre y completamente cansada de la diabetes.

Experimentar el agotamiento no era nada nuevo, y en los últimos casi cuatro años desde mi diagnóstico con diabetes Tipo 1, había estado lidiando con períodos de agotamiento intermitentes. Pero este se sentía diferente. Más pesado de alguna manera. No tenía idea de cómo iba a pasar el resto del semestre. Desplazándome a través de Instagram (como normalmente hace uno para evitar hacer la tarea) me encontré con una publicación de Beyond Type 1 anunciando un campamento de verano para adultos con diabetes Tipo 1 en junio en Maine. Antes de terminar de leer sobre los detalles del evento y sin entender qué diablos era un Slipstream, hice clic en el vínculo al formulario de inscripción, ingresé mi información de contacto y me inscribí en minutos.

En este punto debo mencionar que no me considero una persona aventurera. Nunca había estado en un campamento de verano. No me gustan las montañas rusas, y nunca sentí el impulso de hacer cosas como arrojarme de un avión por diversión. Pero mientras estaba sentada en mi apartamento sintiéndome más aislada que de costumbre y deseando que la vida con diabetes fuera diferente, un fin de semana en el bosque con un grupo de personas sonaba como lo mejor que había escuchado en mucho tiempo. Y por lo que pude ver, no había saltos de aviones involucrados. Entonces, en un momento de espontaneidad inusual, me inscribí antes de poder cambiar de opinión.

Resulta que tenía razón: el Slipstream no era solo lo mejor que había escuchado en los últimos tiempos, es la mejor experiencia que he tenido desde mi diagnóstico.

Desde el momento en que llegué al Campamento Caribou sentí que todas mis ansiedades por tener diabetes Tipo 1 habían desaparecido. Llegué a un escenario muy diferente al de mi día a día: en primer lugar, había muchos árboles. En segundo lugar, vi los MGM (medidor continuo de glucosa) visibles en la parte posterior de los brazos de todos y las bombas de insulina con tubos sujetos a los cuerpos de las personas, en lugar de los iPhones y cables de auriculares que veo cuando camino por New Haven y que deseaba que fueran bombas de insulina. Nunca antes había estado con tantos adultos con diabetes Tipo 1 y fue increíble. De repente, me sentí genial al exhibir mi MCG con cinta adhesiva rosada, sabiendo que ninguna chica bienintencionada me quitaría el impulso al preguntar: “¿Sabías que tienes un trozo de cinta o algo pegado a la parte de atrás de tu brazo?”, lo que me ha sucedido más de una vez y me ha llevado a cambiar mi sitio a mi estómago.

No es que trate de ocultar mi diabetes en mi vida cotidiana exactamente, pero definitivamente no siempre la acepto. Pero para este fin de semana, eso es exactamente lo que pude hacer.

Los siguientes dos días estuvieron llenos de actividades como yoga junto al lago, que por cierto, si me pidieran que describiera mi día ideal, definitivamente estaría incluido. Solo la frase “yoga junto al lago” realmente concuerda conmigo. También hubo natación y kayak, senderismo, tiro con arco, un recorrido de cuerdas, y entre todo eso, en general, pude pasar el rato con algunas de las personas más interesantes que he conocido y compartir historias sobre la vida con esta enfermedad loca que llamamos diabetes.

Pero fue el domingo por la mañana, el último día del campamento, lo que realmente cambió las cosas para mí. Después del desayuno, no podía decidirme sobre lo que quería hacer: otra ronda de yoga o una tirolesa acuática. Mi respuesta predeterminada, por supuesto, era yoga, porque realmente me gusta estar en el suelo. Seguí pensándolo. El día anterior había hecho las cuerdas, así que ya había tenido mi dosis de aventura para el fin de semana, razoné. Pero la noche anterior habíamos visto el documental Bike Beyond y eso despertó algo en mí. Me pregunté si esos corredores podían hacer una tarea tan increíblemente difícil, ¿por qué no podía yo hacer algo que antes consideraba impensable?

Mientras recogíamos nuestras pertenencias para el día, le pregunté a mi compañera de cabaña BJ qué estaba planeando hacer ella, con la esperanza de que no dijera que la tirolesa acuática. La tirolesa acuática, por supuesto, es exactamente lo que dijo porque es una luchadora de MMA (artes marciales mixtas, por sus siglas en inglés) y una total badass. “Suena macabro, pero si fuéramos a morir, esto es lo que querríamos hacer. Es macabro, pero es la verdad”, dijo con una sonrisa. Pensé en esto por un segundo.

Recordé algo que uno de los ciclistas miembro de Bike beyond, Sid Sharma, había dicho en el documental que me puso la piel de gallina. Después de relatar lo enfermo que estaba al ser diagnosticado, compartió que su médico le dijo que nunca volvería a practicar deportes debido a su diabetes Tipo 1. Entonces, ¿qué hizo él? Se subió a una bicicleta y recorrió más de 4,000 millas por todo el país, desde Nueva York hasta California. Cuando se le preguntó qué le diría a su médico, respondió: “Te veo en San Francisco”. Pues diablos, pensé. Creo que tengo que hacer la tirolesa acuática. Entonces eso es lo que hice.

Aquellos de nosotros que vivimos con diabetes Tipo 1 sabemos lo pesado que se siente manejarla día tras día. Aunque solo duró un fin de semana, el Slipstream hizo que la diabetes fuera más fácil. Me sentí más ligera, más libre, más alegre; sentí más de lo que he sentido en casi cuatro años. Recuerdo que poco después de que me diagnosticaron un educador en diabetes me dijo que me llevaría un tiempo adaptarme a la “nueva normalidad” y, francamente, recuerdo lo enojada que me sentía. No quería adaptarme a una nueva normalidad que me era forzada cuando la anterior ya estaba bien así. Pero si la nueva normalidad es ser la persona que estaba en Slipstream, me alegraré. Y nunca pensé que diría que de hecho estoy agradecida por esta nueva normalidad.

Esto es lo que aprendí en el Slipstream: Todos merecemos que se nos disminuya la carga de por la diabetes Tipo 1. Todos merecemos tomarnos un descanso. Y nos merecemos divertirnos. El tipo de diversión que surge cuando nos sentamos alrededor de una fogata en el bosque riéndonos con un grupo de personas nuevas que se sienten como viejos amigos, personas que comparten algo en común que nos une instantáneamente, intercambiando historias como “Oh, diablos, allí estaba yo…” sobre vivir con diabetes como si estuviéramos mostrando heridas de batalla. Nos merecemos el tipo de diversión que se consigue al respirar profundamente, contar hasta tres, saltar desde una plataforma y no importarnos lo desgarbado que se vea cuando vas por el aire y caes de bruces al agua. Lleva consigo una cierta libertad que proviene de no olvidar que vivo con diabetes Tipo 1, pero aceptando que tengo diabetes Tipo 1 y prosperar con ella.


¡Aprende más sobre la Serie Slipstream 2018 + inscríbete ahora aquí! Para conseguir recursos sobre el agotamiento por la diabetes y la salud mental, haz clic aquí.

 

Lauren Szalk

Lauren actualmente cursa una maestría en trabajo social. En su vida anterior trabajó como editora para una editorial en la costa de Connecticut. Ella fue diagnosticada con diabetes Tipo 1 en 2014 y ha estado reescribiendo lo que "la nueva normalidad" significa para ella desde entonces. Ella vive en New Haven, Connecticut con su dulce gato.