TOMANDO EXÁMENES CON DIABETES TIPO 1 EN LA UNIVERSIDAD

A medida que vas cursando la universidad, debes tomar la iniciativa para asegurarte de que estás utilizando todos los recursos accesibles para ti si tienes diabetes tipo 1. Siendo adulto(a), eres responsable de registrarte y conocer las leyes de igualdad o discapacidad en tu país que te ayudarán en el control de la diabetes tipo 1 como estudiante (esto se extiende también a la toma de pruebas).

En los Estados Unidos, las leyes federales y otras leyes estatales solicitan a las universidades que proporcionen acceso a las oportunidades educacionales y extra curriculares, sin discriminar de ninguna manera a aquellos que tienen alguna discapacidad. Las leyes federales que protegen a los estudiantes universitarios con diabetes son The Americans with Disabilities Act (las leyes de americanos con discapacidades) y el artículo 504 de Rehabilitation Act (las leyes de rehabilitación) de 1973. Con un poco de investigación, puedes determinar qué leyes aplican para tu universidad, dependiendo si la escuela es pública o privada.

En el Reino Unido, la ley de igualdad del 2010, protege a los estudiantes con diabetes tipo 1 y asegura que les sean brindadas las mismas oportunidades de educación que aquellos que no tienen alguna enfermedad crónica. En Australia, la ley de discriminación por discapacidad de 1992.

Comunícate con tus profesores

El paso más importante para asegurarte de que estás recibiendo el mismo acceso a tener asistencia, es a través de la comunicación con tu universidad y contar con el papeleo apropiado de tu médico. Hablar de ciertas circunstancias con la oficina de servicios de discapacidades te ayudará a tener el cuidado apropiado que necesitas. Por ejemplo, una modificación razonable de la que puedes hablar en la oficina de servicios de discapacidad es que tú podrías necesitar volver a calendarizar alguna prueba si tus niveles de azúcar en la sangre están fuera del rango seguro el día del examen.

Mantener una línea abierta de comunicación con tus profesores también te brinda la comodidad de que ellos saben cómo es la diabetes tipo 1 y cómo es tratada. Hazles saber a tus profesores tus síntomas cuando tengas tus niveles muy altos o muy bajos, qué se debe hacer en caso de una emergencia, cómo tu azúcar en la sangre puede tener un impacto en tu desempeño en determinado momento y otras cosas que podrían aplicar a tu rutina diaria. En los Estados Unidos, si te registras bajo la ley de americanos con discapacidades y en el artículo 504, obtendrás derechos adicionales para controlar tu diabetes tipo 1 en el entorno universitario. Si vives en otro país, es importante que verifiques cuáles son las leyes que te benefician o si las hay.

La clave para tener éxito en el control de tu diabetes y para las pruebas universitarias, es una constante comunicación con los profesores y administradores junto con el conocimiento de los recursos que te protegen. Acepta tu diabetes y sé consciente de que si no te sientes listo(a) para dar lo mejor de ti en una prueba, tienes opciones.

Hazte una prueba de sangre antes de la prueba

Prueba tu azúcar en la sangre antes de que tengas una prueba  y verifica que estés en los rangos permitidos. Un nivel de azúcar en la sangre demasiado alto o bajo puede afectar tu concentración, tu memoria y tu rendimiento en general al momento de tomar un examen así que es una buena razón para retrasarlo. Corrige tus niveles de azúcar y recuerda que estás respaldado legalmente para volver a agendar un examen por esta razón.

Abastécete

Bocadillos, medidores, sitios adicionales y cualquier suministro que pienses que podrías necesitar. Prepárate para cualquier acción que puedas necesitar tomar antes y durante el examen.

Si tu nivel de azúcar en la sangre es muy alto o muy bajo, tienes derechos como persona con diabetes tipo 1 para hacer arreglos alternativos y tomar la prueba más tarde dentro del rango de tiempo estipulado.


Lee más acerca de La hipoglucemia y cómo tratarla.