5 Consejos Para Evitar Tratar En Exceso Los Niveles Bajos de Glucosa (Azúcar) En Sangre


 2022-04-07

Nota del editor: este artículo no reemplaza el consejo médico de tu equipo de atención médica. Los niveles bajos de glucosa (azúcar) en sangre severos, en los que no puedes comer ni tomar alimentos, vomitas por cualquier motivo o tienes una sobredosis de insulina, podrían requerir glucagón de emergencia y/o servicios de emergencia.

Advertencia de tema delicado: para algunas personas, los atracones durante los niveles bajos de glucosa (azúcar) en sangre pueden ser parte de, o llevar a, otros tipos de trastornos alimenticios, como hacer purgas, restricción calórica severa u omisión en la administración de insulina. Si tienes algún problema con tu relación con la comida, no estás solo. Aquí hay algunos recursos que pueden ayudarte a identificar mejor y encontrar apoyo para los trastornos alimenticios como persona con diabetes:

Los niveles bajos de glucosa (azúcar) en sangre pueden dar miedo. También pueden hacer que te sientas muy mal físicamente mucho después de haber tratado un nivel bajo de leve a moderado con 15 gramos de carbohidratos. ¿Una de las partes más molestas de un nivel bajo de glucosa (azúcar) en sangre intenso? Los antojos desesperados de comida.

Con algunos niveles bajos de glucosa (azúcar) en sangre, tu cerebro simplemente te ruega que sigas comiendo. Sientes como si no dejara de rogar. Es como una voz persistente y desesperada que viene directamente de las células de cada parte de tu cerebro: ¡COME MÁS! ¡COME MÁS! ¡COME MÁS!

Pero los atracones durante y después de un nivel bajo de glucosa (azúcar) en sangre pueden afectar tu vida de varias maneras.

Si con frecuencia tratas excesivamente o te das atracones durante un nivel bajo de glucosa (azúcar) en sangre, es probable que también tengas problemas con:

A pesar de lo desesperado que está tu cerebro rogándote que sigas comiendo, hay cosas que puedes hacer durante tu próximo nivel bajo de glucosa (azúcar) en sangre intenso para evitar comer en exceso. ¡Estas estrategias me ayudaron a romper un hábito desagradable cuando tenía poco más de 20 años de tratar los niveles bajos en exceso y creo que también podrían ayudarte a ti!

CONSEJO #1: NO USES COMIDA DELICIOSA PARA TRATAR LOS NIVELES BAJOS

Si buscas alimentos deliciosos como cereales azucarados o helado cuando tienes un nivel bajo, simplemente te estás predisponiendo a un gran problema. ¿Quién puede comer solo cuatro cucharadas de helado cuando tiene un nivel bajo? Yo no.

Y además, no voy a disfrutar el helado cuando tengo un nivel bajo, ¡qué pérdida de oportunidad para disfrutar el helado!

En cambio, elige ciertos carbohidratos de acción rápida que te gusten lo suficiente, pero no te encanten. Personalmente, uso cosas como los Skittles, las gomitas de Salvavidas o los ositos de goma. Nunca voy a comer en exceso este tipo de alimentos. Simplemente no me encantan.

También, guarda el helado para cuando tu nivel de glucosa (azúcar) en sangre esté estable, podrás pensar racionalmente sobre la insulina que debes administrarte para el helado y realmente podrás disfrutarlo.

(Esto también significa que ya no te avergonzarás por comer cosas como el helado en general. La diabetes puede tener un gran impacto en tu relación con la comida. Me doy la libertad de comer postre una vez al día. Esto evita que me sienta privada y me dé atracones de esas golosinas más sabrosas).

Piensa en los tipos de carbohidratos de acción rápida que es menos probable que comas en exceso y consigue una buena reserva de esos alimentos. Guárdalos en tu casa, tu oficina, tu bolsa del gimnasio, tu automóvil, incluyendo el automóvil de tu pareja, y tu mesa de noche.

Luego establece una regla personal para ti: Esto es lo que usaré para tratar los niveles bajos de glucosa (azúcar) en sangre, a menos que realmente no estén disponibles.

CONSEJO #2: DISTRAE A TU CEREBRO CON UN OBJETO INOFENSIVO PARA MASTICAR O TOMAR

Hay algunas maneras en que puedes distraerte de los antojos que vienen con los niveles bajos de glucosa (azúcar) en sangre. Dependiendo de la situación, aquí hay algunas opciones que funcionan para mí:

  • Tomar un vaso grande de agua helada: algo sobre el agua fría se siente muy bien para mi cerebro. Realmente se siente como si el agua se estuviera filtrando en mi cráneo y enfriando cada célula.
  • Masticar chicle: A veces, el simple hecho de masticar algo y trabajar los músculos de la mandíbula se siente muy bien en la parte de mi cerebro que pide más comida. Es casi como si estuviera engañando a mi cerebro haciéndole creer que me estoy comiendo un trozo gigante de pastel de chocolate simplemente porque los músculos de mi mandíbula están funcionando. Puede tomar cinco chicles, pero eso es mucho mejor que cinco tazones de cereal.
  • Mastica zanahorias: por las mismas razones que se acaban de mencionar con la goma de mascar, las zanahorias ofrecen esa acción de masticación intensa que parece calmar la necesidad de los atracones. Y realmente es difícil comer zanahorias en exceso.

Claro, nada será tan satisfactorio para tu cerebro como un tazón gigante de hojuelas azucaradas, pero estas ideas pueden ayudarte a superar los antojos más intensos de más comida hasta que se calmen.

CONSEJO #3: SAL DE LA COCINA Y QUÉDATE QUIETO

No pases tiempo en la cocina cuando tengas un nivel bajo. Simplemente no lo hagas. Acuéstate en el sofá o siéntate en tu escritorio, en cualquier lugar menos en la cocina.

Hablando del mismo tema, me resulta muy útil tener carbohidratos de acción rápida al lado de mi cama para nunca tener que ir a la cocina a medianoche. Visitar la cocina por un nivel bajo de glucosa (azúcar) en sangre en medio de la noche no puede tener un buen resultado.

Trata el nivel bajo con los carbohidratos de acción rápida seleccionados, y luego acuéstate o siéntate quieto hasta que los síntomas desaparezcan.

CONSEJO #4: RECUERDA QUE TÚ TIENES EL CONTROL DE LA CANTIDAD DE COMIDA QUE COMES DURANTE ESTE NIVEL BAJO

Sé que esto no es divertido, pero es verdad. Comer en exceso durante los niveles bajos es solo un hábito que se ha vuelto normal en tu vida.

Tú tienes el control sobre la cantidad de comida que comes durante un nivel bajo de glucosa (azúcar) en sangre. Sí, tu cerebro está pidiendo comida, pero tu cerebro también es capaz de pensar en lo que sabe que es cierto sobre los niveles bajos de glucosa (azúcar) en sangre:

  • Se necesitan al menos 15 minutos después de comer para comenzar a sentirse mejor.
  • Los alimentos ricos en grasas se digieren más lentamente que los carbohidratos de acción rápida.
  • Es probable que tu cuerpo no necesite 100 gramos de carbohidratos para la mayoría de los niveles bajos.
  • Te vas a sentir mal por el resto del día si te das un atracón durante este nivel bajo.

Nadie te obliga a comer en exceso. Ni siquiera tu cerebro. Sí, te está pidiendo que comas en exceso, pero puedes decir que no. Puedes recordarte a ti mismo: “Estoy a cargo de la cantidad de comida que como durante este nivel bajo”. Puedes recordar las consecuencias de los atracones con las que inevitablemente tendrás que lidiar durante el resto del día si lo haces.

Esto es realmente algo muy bueno y un hecho muy poderoso. Tú decides cuánto comer durante tu próximo nivel bajo.

CONSEJO #5: RECUERDA LA VARIEDAD DE MANERAS EN QUE EL TRATAMIENTO EXCESIVO DE LOS NIVELES BAJOS ESTÁ AFECTANDO NEGATIVAMENTE TU DÍA Y TU VIDA

¿Alguna vez te has sentado (cuando tu nivel de glucosa (azúcar) en sangre está estable) y realmente has pensado en la variedad de maneras en que el hábito de comer en exceso durante los niveles bajos está afectando tu vida?

Haz una lista.

  • ¿Cómo está afectando tu diabetes?
  • ¿Tu energía?
  • ¿Tu peso?
  • ¿Tu autoestima?
  • ¿Tu nivel de ansiedad comparado con la calma?
  • ¿Tu relación con la comida?
  • ¿Tus relaciones con otras personas?

Cuanto más puedas profundizar en las consecuencias de tratar en exceso los niveles bajos, más podrás recordarte a ti mismo por qué no vale la pena durante tu próximo nivel bajo.

EN CONCLUSIÓN…

Sin embargo, como cualquier hábito nuevo, estos consejos requieren que elijas probar algo diferente, resistas la tentación de comerte toda la caja de cereal y te obligues a probar un enfoque diferente. No es algo fácil de hacer.

Los niveles bajos de glucosa (azúcar) en sangre son una de las peores partes de vivir con diabetes. Son aterradores, peligrosos, agotadores, estresantes y frustrantes. Cuanto más aprendemos a manejar nuestros niveles bajos de manera cuidadosa y segura, más le demostramos a la diabetes a diario quién manda. No lo olvides: ¡Tú mandas!


Nota del editor: El contenido educativo relacionado con la hipoglucemia grave es posible gracias al apoyo de Lilly y el control editorial recae únicamente en Beyond Type 1.

ESCRITO POR Ginger Vieira, PUBLICADO , UPDATED 04/22/22

Ginger Vieira es la gerente principal de contenido en Beyond Type 1. Es una autora y escritora que vive con diabetes tipo 1, enfermedad celíaca, fibromialgia e hipotiroidismo. Es autora de una variedad de libros, incluyendo “When I Go Low” (Cuando tengo un nivel bajo) (para niños), “Pregnancy with type 1 Diabetes” (El embarazo con diabetes tipo 1) y “Dealing with Diabetes Burnout” (Lidiando con el síndrome de burnout por la diabetes). Antes de unirse a Beyond Type 1, Ginger pasó 15 años redactando para Diabetes Mine, Healthline, T1D Exchange, Diabetes Strong y más. En su tiempo libre le gusta saltar la cuerda, andar en monopatín con sus hijas o caminar con su chico guapo y su perro.