Un viernes de locos – un día sin diabetes Tipo 1


 

Me desperté esta mañana y algo era muy diferente.  No, no estaba en la cama equivocada. No, no tenía puesta la ropa de mi novio. Y no, a diferencia de lo habitual, no había dormido sobre el tubo de mi bomba dejando una marca ridícula en mi cara.

Algo estaba sucediendo.

Derek (mi bomba) no estaba allí. ¿A dónde se fue? ¿Olvidé conectarla antes de dormir y la dejé en el baño (otra vez)? Ehh… no. Espera, ¿qué está sucediendo? ¡Tampoco está mi equipo de infusión! Solo me tomé dos copas de vino anoche, esto no tiene sentido. Así que, después de palparme frenéticamente, salté e hice una inspección corporal completa: todas las cicatrices y pinchazos, hematomas y marcas de pinchazos de aguja que tenía por todo mi cuerpo habían desaparecido.

Y entonces, al igual que Jamie Lee Curtis en “Un viernes de locos”, me puse las manos en la cara y me asusté mucho: Mi diabetes había desaparecido…

Está bien, sólo bromeo. Esto realmente no sucedió. Si tan solo fuera así de fácil… pero si recibiera un dólar por cada vez que deseo que mi cuerpo vuelva a ser el cuerpo sin diabetes que tenía en 2005, tendría todo el dinero que quisiera… alguien con una gran cantidad de dinero.

Pero este “viernes de locos”, mi mente realmente ha estado vagando sobre: ¿qué pasaría si…? En lugar de sentirme triste o resentida por el hecho de que mi páncreas aún está bastante disfuncional, decidí divertirme con ello. Si realmente me “curara” de la noche a la mañana, esto es lo que haría primero:

  1.  Tomaría una larga súper ducha. Ya no tengo miles de dólares en dispositivos médicos que cuelguen de un hilo desde mi abdomen, envueltos con cinta extraña. Puedo frotarme una esponja, ¡hagámoslo!
  2. Luego, me prepararía un plato gigante de waffles o panqueques. No creo haber disfrutado los panqueques sin miedo o culpa desde el día de San Patricio cuando estaba en 8o. grado, cuando mi mamá tiñó de verde una pila enorme y me comí glotonamente una gran pila acolchada de carbohidratos misteriosos y miel Mrs. Butterworth. Luego, obviamente me lo bajé con un vaso de otra cosa que NO era Trop 50 OJ. Vaya, que sea una mimosa.
  3. Después de digerir mi comida, haría ejercicio durante horas. Simplemente… déjenme revolotear por todos lados como una loca hasta que me canse. Usaría un sujetador deportivo en público. Subiría y bajaría un montón de escaleras. Saltaría. Rodaría. Rodaría mi cuerpo por todas partes. Tomaría una clase de spin, yoga y el maldito… kickboxing, no sé. Pero me movería hasta que físicamente no pueda moverme más.
  4. Después de eso, saldré de compras; luego, usaré un sostén sin alambre (durante el tiempo que quede). Odio cuán rígidos y apretados se sienten siempre mis sostenes. Estoy acumulando mucho calor en mi región del pecho, por lo que es mucha carga la que debo llevar. Pero los sostenes resistentes son mi funda de elección, por lo que no me deja mucha opción para cambiarlo por algo más cómodo. Tener el lujo de comprar un número pequeño de encaje, suave y divertido sería maravilloso.
  5. Una vez que uso un sostén cómodo, definitivamente iré a nadar. Y no solo “sumergir mis dedos de los pies como una especie de cobarde”. Lo haría de verdad. Quiero ir bucear en el Caribe durante HORAS. Y no me saldré del agua hasta que mis dedos estén tan arrugados que parezcan unas malditas pasas y que tengan que tomarme de las correas de mi máscara de buceo para subirme al bote.
  6. Después de inundarme de agua, beberé una margarita congelada. Porque ahora que estoy en modo de vacaciones, haré de todo, bebé.
  7.  Ahora que he disfrutado la “hora feliz”, iré a un concierto y no llevaré absolutamente nada, sino solo mi teléfono y monedero. Durante mucho tiempo he arrastrado a todas partes la bolsa más grande con toda una provisión de porquerías para mantenerme a salvo. Esta noche, literalmente estaré como un pájaro libre.
  8. Después del concierto iré a casa y caminaré por todas partes como Dios me trajo al mundo. Porque para ser perfectamente honesta, extrañaba mi cuerpo.
  9. Y, por último, después del día más liberador en 11 años, me voy a desmayar y dormiré toda la noche. Sin tener que despertar en lo absoluto sudando por un nivel de azúcar bajo o con confusión debiendo orinar desesperadamente a causa de un aumento del nivel de azúcar a mitad de la noche. Simplemente dormiré, dormiré, dormiré y dormiré hasta el mediodía del día siguiente.

Ya no tener diabetes obviamente sería un sueño hecho realidad. Pero también me ha enseñado mucho sobre la vida, mi propia fuerza y relaciones, por lo que nunca voy a querer renunciar a la sabiduría. Ahora soy mucho más compasiva, paciente, comprensiva y sensata después de 11 años con diabetes. Sé cómo planificar, ser organizada, responsable y muy, MUY agradable con la gente de servicio al cliente. La diabetes absorbe por completo la mayor parte del tiempo. Pero, si surgiera una oportunidad real de “Un viernes de locos”, realmente espero conservar todas las impresionantes lecciones que he aprendido.

 

ESCRITO POR LIBBY RUSSELL, PUBLICADO 06/08/16, UPDATED 09/10/18

Libby es redactora en Vaynermedia en Nueva York, una ciudad en la que nunca pensó que podría caminar lo suficientemente rápido como para poder vivir allí. Sin embargo, ella parece estarlo haciendo bien ¡e incluso últimamente pasa a la gente en las aceras! La diabetes tipo 1 ha sido la pareja de Libby durante 11 años y fue diagnosticada cuando estaba en su tercer año de secundaria. En la universidad, ella sentía un vacío enorme en los recursos emocionantes, divertidos o incluso remotamente realistas para las personas con diabetes de su edad. Así que, después de graduarse, decidió hacer algo para frustrar la barrera del idioma entre la diabetes y los veintitantos con el lanzamiento de su blog "I Have The Sugars". Libby ahora vive en Brooklyn con su barbudo caballero con brillante armadura y puedes verla haciendo lo que sabe hacer mejor: no se queda quieta y le toma selfies incómodas a su sitio de infusión para su cuenta de Instagram, @ihavethesugars.