De regreso a clases con diabetes en medio de las variantes de COVID-19


 

 

Nota del editor: Tenemos un objetivo simple: aprovechar el poder de la comunidad mundial de la diabetes para salvar vidas. Visita coronavirusdiabetes.org para más información sobre lo que puedes hacer como persona con diabetes para protegerte y proteger a los demás del COVID-19 hasta que todos estemos a salvo. 

Este artículo se publicó el 13 de agosto de 2021. A partir del lunes 23 de agosto, la FDA otorgó la aprobación completa de la vacuna Pfizer y BioNTech COVID-19 para mayores de 16 años, con la Autorización de Uso de Emergencia (EUA por sus siglas en inglés) todavía en vigor durante años. 12-15 y para dosis de refuerzo para individuos inmunodeprimidos. Se espera pronto la aprobación total para otras vacunas COVID-19 actualmente bajo EUA.


Si bien había muchas esperanzas de que pudiéramos regresar a la escuela para el año escolar 2021 como si estuviéramos más cerca de la “normalidad”, el desarrollo de las variantes de COVID-19 en medio de las bajas tasas de vacunación han arruinado los planes. Pero cuando los niños deben regresar a la escuela presencial para tener una buena calidad de vida, calidad de aprendizaje y socialización, ¿cuál es la mejor manera de mantenerlos a salvo?

 

Para ayudar a responder esta y otras preguntas sobre el regreso a clases seguro, la JDRF (Fundación para la Investigación de la Diabetes Juvenil, por sus siglas en inglés), en colaboración con la Asociación Estadounidense de Diabetes (ADA, por sus siglas en inglés) y el Instituto de Investigación de la Diabetes Sansum, organizó una conversación con médicos y expertos de los CDC, la ADA y el Departamento de Salud del Condado de Fairfax (Virginia).

La moderadora, la Dra. Kristin Castorino, médica investigadora principal del Instituto de Investigación de la Diabetes Sansum, inició el evento con la pregunta más urgente: ¿es seguro que los estudiantes y sus maestros que tienen diabetes regresen a la escuela presencial, particularmente para los menores de 12 años que todavía no pueden vacunarse?

“Yo cambiaría la pregunta de ‘¿es seguro?’ a ‘¿es apropiado?’ y creo que lo es”, respondió la Dra. Fran Kaufman, endocrinóloga pediátrica y directora médica de Senseonics. “No hay respuestas conocidas a medida que las cosas cambian… pero es necesario que nuestros hijos regresen a la escuela, no solo para aprender sino para socializar”.

La Dra. Kaufman enfatizó que la mejor manera de hacer que la escuela sea segura es que todos los que puedan vacunarse lo hagan. La Dra. Christa-Marie Singleton, doctora en medicina, máster en Salud Pública, asesora médica principal de los CDC agregó ​​más adelante: “Las vacunas protegen a las personas contra los síntomas graves, la hospitalización y la muerte. La mejor manera de protegernos a nosotros mismos, a nuestras familias y a los más jóvenes es que los adultos y los niños mayores de 12 años que los rodean se vacunen”.

“También sabemos acerca de la importancia de la mascarilla”, continuó la Dra. Kaufman. “Es importante seguir la recomendación de los CDC de que todos los niños y los adultos deben usar mascarillas en el ambiente escolar bajo techo”.

¿Qué pasa con los derechos legales de los niños con diabetes?

Particularmente, dado que algunos estados prohíben que los distritos escolares puedan exigir mascarillas en entornos de aprendizaje en interiores, ¿qué protecciones legales tienen los niños con diabetes para mantenerse seguros en la escuela? Crystal Woodward, máster en Estudios Profesionales, directora de la campaña Safe at School (Seguridad escolar) de la ADA, enfatizó que “los derechos de los estudiantes con diabetes no desaparecen durante una pandemia. Tienen protecciones legales bajo las leyes federales y estatales. Esas adaptaciones pueden ser un poco diferentes, pero no desaparecen”.

De manera similar a cómo la Ley de Estadounidenses con Discapacidades protege a las personas con diabetes en el lugar de trabajo, la sección 504 de la Ley de Rehabilitación protege la educación de los niños con discapacidades como la diabetes. Esta ley permite que los niños con diabetes y sus familias creen lo que se conoce como planes 504, que describen claramente las adaptaciones acordadas para los estudiantes con discapacidades en la escuela.

Si bien los padres no pueden dictar las acciones de otros estudiantes, pueden incluir directivas para que sus propios hijos se mantengan más seguros del COVID-19 en los planes 504, como instrucciones de que su estudiante siempre deba usar una mascarilla o deba mantenerse a una mayor distancia física en un salón de clases.

“Es imperativo que [los niños con diabetes] tengan un plan de la sección 504”, explicó Crystal. “Todos deben tener claro qué adaptaciones se proporcionarán y quién las proporcionará, como que el estudiante tenga la capacidad de hacer un examen en un momento alternativo si los niveles de glucosa en sangre están fuera de los límites durante el tiempo programado para el examen”. Asegurar que el estudiante también sepa lo que está en su propio plan 504 puede ayudarlo a sentirse más empoderado y cómodo pidiendo lo que necesita.

Para el aprendizaje a distancia, los planes 504 pueden dictar que los niños con diabetes puedan tomar un refrigerio o pausas para comer en el mejor momento para el estudiante, o tener un método de comunicación acordado con el maestro si el estudiante debe tomar un descanso para atender a un nivel bajo o alto de glucosa (azúcar) en sangre.

“En pocas palabras: los derechos de los estudiantes no desaparecen”, reiteró Crystal. “Los estudiantes con diabetes y sus familias deben trabajar con las escuelas y todos deben comprender su función y sus responsabilidades, y el plan debe actualizarse según sea necesario. Siempre es mejor tenerlo por escrito. Se debe poner en práctica el plan 504 mientras todo va bien, nunca se sabe si un director, una enfermera o un maestro estarán presentes durante todo el año”. Los miembros del panel enfatizaron que las familias que no hablan inglés, particularmente en las escuelas públicas, tienen el derecho legal de contar con traductores que puedan ayudar a establecer planes 504.

Jacqueline McManemin, enfermera registrada, licenciada en ciencias de la enfermería, especialista certificada en educación y cuidado de la diabetes (CDECS, por sus siglas en inglés) y gerente asistente de enfermería de la división de servicios de salud del Departamento de Salud del Condado de Fairfax en Virginia, habló sobre lo que continúan haciendo en su distrito escolar (uno de los 15 más grandes de la nación) para mantener seguros a los estudiantes. “Los padres deben esperar ver muchas de las mismas precauciones este año que se implementaron el año pasado. Particularmente cuando los estudiantes están adentro, deben usar mascarilla”.

Los administradores escolares de todo el país pueden trabajar para que las escuelas sean más seguras para todos los niños, en particular para aquellos con enfermedades crónicas como el asma y la diabetes, por medio de la adopción de medidas de protección, como el establecimiento de dos clínicas de salud diferentes, una para las personas que presentan síntomas de COVID-19 u otras enfermedades transmisibles y una clínica separada para atención de rutina y tratamiento de lesiones. Las comidas se pueden comer al aire libre si el clima lo permite y la interacción de los estudiantes en los pasillos se puede minimizar si los maestros rotan entre las aulas en lugar de que los grupos de estudiantes cambien de aula en cada período. El protocolo también debe comunicarse claramente con todo el personal y los padres sobre qué hacer si un estudiante comienza a mostrar síntomas de COVID-19 mientras está en la escuela.

Preparar mentalmente a los niños para la escuela presencial

El regreso a clases no solo significa un cambio de ubicación, es un cambio en los horarios, los tipos de interacción y estimulación, y los niveles de distracción que también pueden afectar el cuidado de la diabetes. La psicóloga Cynthia E. Muñoz, PhD, máster en Salud Pública, profesora asistente de pediatría clínica en la Escuela de Medicina Keck de la Universidad del Sur de California y presidenta de atención médica y educación de la Asociación Estadounidense de Diabetes, le recordó a la comunidad que el impacto de la pandemia en cada persona ha sido único y, por lo tanto, los enfoques para recuperar un sentido de normalidad también deben ser únicos.

“Los padres y tutores deben estar conscientes de cómo se han visto afectados. Busquen apoyo, a través de la familia, a través de la atención primaria, a través de un terapeuta. Encuentren formas de hablar sobre sus miedos o preocupaciones”, los animó la Dra. Muñoz. Continuó sugiriendo formas de preparar a los niños mental y físicamente para regresar a la escuela.

“Ahora que las escuelas están comenzando a abrir, es hora de comenzar a vigilar los horarios de sueño, el tiempo frente a la pantalla y comenzar a cambiar las rutinas y los horarios para preparar a los niños para la nueva rutina”, anotó. “Mucha gente ve una gran cantidad de contenido en las redes sociales o la televisión, no solo los niños, todos, pero es una interacción pasiva con los demás. Cambiar a una forma más activa de comunicación con los demás puede ser otra forma de ayudar a las personas a adaptarse al cambio de mucha más interacción de la que la gente ha tenido en el último año”.

Ayudar a los niños que se sienten excluidos

Los niños con diabetes con frecuencia se enfrentan a la sensación de ser el niño raro, tener que visitar a la enfermera de la escuela, tener que lidiar con rutinas especiales. Cuando se agrega el COVID-19, los niños con diabetes podrían sentir que son los únicos que toman precauciones especiales, lo que también puede hacerlos sentir más aislados. ¿Cómo pueden los padres ayudar a los niños a lidiar con estos sentimientos?

“Me gusta abordar esta pregunta en torno al concepto de apoyo, crear capas de apoyo alrededor del estudiante”, explicó la Dra. Muñoz. “Un nivel debería ser asegurar que alguien en la escuela sepa que el niño tiene diabetes y sepa qué tipo de apoyo necesita. Otra categoría es quién podría conocer [al estudiante que tiene diabetes], pero no necesariamente tiene que hacerlo, como los amigos. Para el estudiante con diabetes, tener el apoyo de un amigo o un compañero de clase en quien confíe podría ser de gran ayuda. Si el estudiante siente que será el único que usará una mascarilla, puede pedirle a un amigo que la use también”.

“Creo que es importante que los adultos sean sensibles a esto”, continuó la Dra. Muñoz. “Decir ‘todo el mundo tiene algo diferente’ puede minimizar lo que siente un estudiante. Reconocer sus sentimientos y tomarse el tiempo para preguntarle qué le ayudará es de gran ayuda”.

Para recibir consejos de otros padres y tutores o para ayudar a tu estudiante con diabetes a encontrar otros niños que comprendan, asegúrate de unirte a la comunidad de Beyond Type 1.

Puedes ver la conversación completa aquí:

ESCRITO POR Lala Jackson, PUBLICADO 09/02/21, UPDATED 09/02/21

Lala es una estratega de comunicaciones que ha vivido con diabetes tipo 1 desde 1997. Trabajó en tecnología médica, incubación de empresas, tecnología de bibliotecas y bienestar antes de aterrizar en el espacio sin fines de lucro de diabetes tipo 1 en 2016. Un poco nómada, creció rebotando principalmente entre Hawái y el estado de Washington y se graduó de la Universidad de Miami. Por lo general, la puedes encontrar leyendo, preferiblemente en la playa.