Cómo viajar por el mundo con diabetes Tipo 1


 

 

 

Viajar por el mundo es una experiencia increíble. El mundo está lleno de miles de cosas maravillosas que ver, comer, hacer y conocer. Independientemente de si disfrutas tomarte un descanso en las ciudades o las largas aventuras de mochileros, todos son viajes y son una experiencia fantástica.

Como viajera de tiempo completo, tengo la ambición de explorar todas las profundidades del mundo, al igual que muchas personas lo han hecho antes que yo. La única diferencia conmigo es que tengo diabetes Tipo 1. Algunas personas se sorprenden de cuánto viajo con mi condición médica y se preguntan cómo lo hago realmente. Así que es por eso que decidí bloguear mis aventuras y viajes con Dream Big Travel Far (Sueña en Grande Viaja Lejos). Hasta el momento, he tenido la suerte de haber estado en muchos lugares increíbles como Brasil, Argentina, Chile, Colombia, Bolivia, Tailandia, Bali, Camboya, Vietnam, Laos y más. ¡Adoro viajar por el mundo y conocer a muchas otras personas con diabetes Tipo 1 que también lo hacen!

Hay mucho de qué ocuparse para viajar por el mundo teniendo diabetes Tipo 1, pero pensé que es mejor resumirlo con mis mejores consejos para ayudarte a comenzar. Estos son mis mejores consejos sobre cómo viajar por el mundo con diabetes Tipo 1.

 

1. Mantén el control

La diabetes es una enfermedad impredecible. Un día podrías tener increíbles niveles de azúcar en la sangre y al siguiente tu bomba de insulina se podría romper sin que te des cuenta. Antes de partir para tu viaje, es importante asegurarte de que tu salud esté bajo control. No tiene sentido viajar por el mundo si tus niveles de azúcar en la sangre están constantemente altos o bajos porque te sentirás agotado y no valdría la pena. Además de esto, realmente pondrás en riesgo tu salud. Entonces, si estás experimentando muchas fluctuaciones o problemas, implementa un plan (con la ayuda de un experto en enfermería o médico especialista en diabetes) y trata de nivelarte un poco más. ¡Eso no quiere decir que no se pueda viajar con los altibajos normales de la diabetes, realmente simplemente es parte de eso!

2. Hazte pruebas

Usa el viaje como una excusa para realizar todos tus controles de salud. Sabemos que deberíamos revisar nuestro HBA1c general, revisarnos los ojos y los pies para garantizar que podamos detectar cualquier complicación de inicio temprano, pero con frecuencia la vida puede ser un obstáculo. Usa el viaje como una razón para asegurarte de que todo esté bien.

3. Sé más que precavido

A menudo me hacen preguntas como “¿Qué haces si te roban la insulina?”, o “¿Qué haces si tu insulina se arruina?”, etc. Todas estas son preguntas reales y válidas, y pueden ocurrir al viajar. La respuesta es estar preparada. Lo que suelo hacer antes de ir a cualquier lugar es anotar absolutamente todo lo que podría salir mal. Esta lista generalmente incluye el robo de mis suministros, el robo de mi medidor de glucosa en la sangre por pensar que es un teléfono (¡esa es una historia real!). Después de ver todo lo malo que podría pasar, se me ocurrió una solución para todo. Por ejemplo, cuando viajo, divido mis suministros en bolsas diferentes y mantengo las bolsas separadas. De esta forma, siempre hay un escondite de respaldo y si tienes un compañero de viaje, pídele que también lleve algo. Uso bolsas de la marca Frio para mantener mi insulina fresca cuando viajo entre países. Y, cuando alguien me robó el medidor, llevaba un repuesto conmigo. Generalmente se puede solicitar una bomba de insulina de repuesto (usualmente se le llama bomba de vacaciones) al fabricante de la bomba durante el viaje.

4. Consigue una elegante identificación de diabetes Tipo 1

No a todo el mundo le encanta la idea de usar una identificación de diabetes Tipo 1, pero cuando exploras un lugar nuevo, es importante que las personas sepan qué hacer en caso de emergencia. Cuéntales a las personas acerca de tu diabetes Tipo 1 y úsalo como una oportunidad para concientizar. Ya sea que uses un brazalete, un collar o un dije de teléfono, hay muchas opciones. También es una buena idea llevar múltiples formas de identificación. Coloca una tarjeta de identificación de diabetes Tipo 1 en tu billetera o mochila, o cambia la pantalla de bloqueo del teléfono para explicar tu condición médica. Un consejo importante es traducirlo al idioma del país que visites. Recuerda que el conocimiento de la diabetes Tipo 1 en países remotos puede ser mínimo, por lo que debes dirigir a las personas para que te lleven a un médico lo antes posible.

5. Hazte la vida más fácil con hacks para el viaje

Viajar con diabetes trae muchos retos. Nuevos alimentos, climas, altitudes y otras cosas que pueden afectar nuestros niveles de azúcar en la sangre. Pero hay algunos productos que puedes usar que ayudan a hacer la vida un poco más fácil. Generalmente uso mi bomba de insulina en el sostén, pero en un país cálido, esto significa que se calienta mucho y muy rápido. Ha habido ocasiones en que mi insulina dentro del cartucho se ha arruinado como resultado de esto, así que ahora uso el sostén especial para viajes cuando ando fuera ya que tiene un pequeño compartimento que se ajusta a una bomba de insulina. Te sorprendería lo útil que es esto. También encuentro que las bolsas de Myabetic son realmente útiles para mantener todo organizado. Seré honesta, puedo ser un poco desordenada. Pero como viajar es algo caótico, es bueno tener todo en un solo lugar y tienen muchos productos diferentes que ayudan con esto, ¡y además se ven increíbles!

6. Ten en cuenta que los nuevos alimentos significan nuevos retos

Aventurarte a un nuevo país significa que hay que probar nuevos alimentos, ¡lo que significa que se debe hacer un nuevo conteo de carbohidratos! Esto puede ser un poco difícil para empezar, pero aquí están algunos de mis consejos para aprender a hacerlo. Usa la aplicación Carbs & Cals. Esta aplicación te ofrece una representación visual de diferentes alimentos y una estimación de los carbohidratos. Esto es excelente para cuando salgas a comer fuera (y si vas de visita a Asia, ¡la usarás todas las noches!) Alternativamente, aplicaciones como MyFitnessPal pueden darte un conteo de carbohidratos sin las imágenes.

7. Practica con anticipación

Una búsqueda rápida en Google te permitirá encontrar los mejores platos que se comen el país que visites. Esto significa que puedes practicar con estas comidas en casa. Prepara un plato similar y una variedad de tamaños de porciones y calcula el conteo de carbohidratos. Tu dosificación final dependerá de muchos factores diferentes que afectarán tus requerimientos de insulina, pero te ayudará saber un poco de antemano.

Hay mucha más información para ayudarte a viajar por el mundo con diabetes. Como qué hacer en los aeropuertos, viajar en avión, diferentes zonas horarias, cambiar de bombas de insulina a plumas, ¡y mucho más! Pasé 6 meses escribiendo todo lo que sé, junto con consejos de profesionales de salud, y mi nuevo E-book ¡La mejor guía para viajar con diabetes Tipo 1 fue el resultado! Si has encontrado mis consejos útiles, ¿por qué no echarle un vistazo? Viajar por el mundo con diabetes Tipo 1 tiene que ver con encontrar un equilibrio.Puede ser frustrante al empezar, pero vale la pena. Ten paciencia contigo mismo y con tu cuerpo mientras se ajusta y, sobre todo, ¡pásala INCREÍBLE!

 

 

ESCRITO POR Cazzy Magennis, PUBLICADO 03/22/16, UPDATED 03/22/19

Cazzy tiene 24 años, se dedica a viajar por el mundo y fue diagnosticada con diabetes Tipo 1 cuando tenía 16 años. Ella creó "Dream Big, Travel Far", un blog de viajes para personas con diabetes Tipo 1. El blog ayuda a inspirar, tranquilizar y motivar a todas las personas con diabetes Tipo 1 a seguir sus sueños a pesar de su condición médica. Cassy ha visitado más de 30 países y le encanta conectarse con personas con diabetes Tipo 1 en todo el mundo.