Viviendo con Diabetes Tipo 1 Durante 67 Años

9/26/19
ESCRITO POR: Rick Fusillo

 

 

Nota del Editor: Rick ha vivido con diabetes Tipo 1 durante 67 años. Recientemente fue a un Slipstream, un campamento de fin de semana para adultos con diabetes Tipo 1, y la experiencia tuvo un gran efecto en él. Permitiéndole espacio para la reflexión sobre su vida con DT1. 

Momentos difíciles

Cuando me diagnosticaron en 1952, las únicas herramientas de manejo que existían eran las jeringas de vidrio, agujas de acero inoxidable, insulina de cerdo y res, y un kit de medición de orina Clinitest. Como resultado, el manejo de la diabetes era difícil. Con esta historia, me aseguro de decirle a las personas con diabetes Tipo 1 recién diagnosticadas: “No tienes suerte de tener diabetes, pero tienes MUCHA SUERTE de tenerla hoy con todas las herramientas increíbles a las que tenemos acceso”. Sin herramientas efectivas, tuve numerosos episodios de hipoglucemia que hicieron que mis padres tuvieran que llevarme a la sala de emergencias del hospital local en un estado inconsciente. Reflexiono sobre esos momentos cada vez que mi MCG Dexcom me advierte que mi nivel de azúcar en la sangre ha alcanzado mi umbral bajo de 70. Esos días difíciles y peligrosos ya no existen.

Cuando era un adulto joven, en mis 20 años, todavía tenía episodios de nivel bajo de azúcar en la sangre. Un día, conduciendo a casa, tuve un nivel bajo que me hizo manejar mi auto más allá de mi casa y, sin saberlo, estacionar mi auto al otro lado de la calle de un hospital. En un estado inconsciente, la policía me encontró e intentó interrogarme en vano. Aparentemente traté de luchar contra ellos, me esposaron y me llevaron a la sala de psiquiatría del hospital porque pensaban que estaba drogado. Afortunadamente, tuve un breve momento de claridad y le dije al médico que tenía diabetes. ¡Después de extraer sangre para un examen de laboratorio, me informaron que mi nivel de azúcar en la sangre era de 7! El médico me dijo que una lectura tan baja podría haberme causado daño cerebral.

Creo que es importante contar esta historia para aprender el hecho de que las personas con diabetes Tipo 1 de hoy deberían estar contentas de tener las herramientas que les permitan manejar su condición de manera efectiva.

Ahora

Permítanme ahora llevar al lector al día de hoy. Acabo de regresar a casa de mi primer Slipstream en California. Después de registrarme, estaba muy emocionado de participar en esta nueva aventura. Fue una experiencia increíble. Compartir esta experiencia con mis hermanos y mi hermanas en diabetes Tipo 1 fue poderoso para mí. Compartir experiencias de diabetes Tipo 1 fue genial. Me conecté con otras dos personas mayores con diabetes Tipo 1 que la han tenido durante 57 años y 55 años respectivamente. Los tres hemos tenido un total de 179 años de experiencia en diabetes Tipo 1… ¡Increíble! Veo esto como una prueba más de que las personas con diabetes Tipo 1 pueden vivir vidas largas y productivas. Algunas personas me dijeron que fui una inspiración para ellos, lo cual fue un regalo que siento que pude otorgarles.

Vivir más allá de la diabetes Tipo 1 es algo que he podido hacer a pesar de mis 67 años con diabetes. Vivo más allá al no permitir que mi diabetes Tipo 1 me impida hacer cualquier cosa y todo lo que decida hacer. Viví más allá en el Slipstream trepando la pared y tocando la campana. También subí las cuerdas y los troncos con éxito para llegar a la cima. Fue muy difícil pero viví más allá con esta hazaña.

También aprendí mucho al participar en el Slipstream. Sin saber de la existencia de las dos poderosas organizaciones, Beyond Type 1 y Connected in Motion, aprendí sobre sus misiones relacionadas con la diabetes Tipo 1. Ahora espero unirme a sus misiones y programas.

Algunas de las otras aventuras que he tenido en un esfuerzo por vivir más allá incluyen saltar de un avión a 15,000 pies y experimentar la sensación más emocionante que he tenido. He recorrido el Gran Cañón muchas veces, sin permitir que la diabetes Tipo 1 me obstaculice ni a mí ni a mis objetivos. Y esas caminatas definitivamente significan vivir más allá. No hay nada en este mundo que no quiera o no pueda hacer debido a mi diabetes Tipo 1.

Lo creas o no, hay una parte de mí que cree que soy tan saludable como lo soy PORQUE tengo diabetes Tipo 1. La diabetes Tipo 1 me ha obligado a vivir una vida más saludable de lo que de otro modo tal vez no habría sido capaz de hacer.

Vivo más allá cada día mientras me levanto cada mañana y salgo a correr. Mientras tenga mis herramientas de diabetes Tipo 1 a la mano, puedo y haré CUALQUIER COSA que elija hacer.

   

Rick Fusillo

Rick fue diagnosticado con diabetes Tipo 1 en octubre de 1952 cuando las herramientas de manejo eran prácticamente nulas. Ha tenido diabetes Tipo 1 durante 67 años y goza de buena salud a pesar de su diabetes. Él siente que es una prueba viviente de que las personas con diabetes Tipo 1 pueden vivir una vida productiva y larga si la condición se maneja bien.