VIVIENDO UNA VERDAD MÁS CONVENIENTE — DESPUÉS DE 12 AÑOS

8/10/16
ESCRITO POR: JULIA FLAHERTY
FOTO POR: Olivia Locascio

Julia_Flaherty_1-1En la víspera del aniversario de mi diagnóstico de diabetes tipo 1, y después de controlarla por exactamente 12 años hoy (enero 5), estoy tomando el control de ella de una forma totalmente nueva. Después de graduarme de la universidad en el mes de mayo pasado, de mudarme fuera de la casa de mis padres a otro estado, y de conseguir mi primer trabajo a tiempo completo, ahora soy totalmente independiente.

El 2015 fue nuevo para mí de esta manera. Fue la primera vez que estaba por mi cuenta, cuidando de mí misma y manejando mi condición de salud completamente sola. He estado en control físico y emocional toda mi vida, y he seguido haciéndolo, por supuesto. (El control propio siempre fue uno de mis puntos fuertes).

El 2015 también marcó algo nuevo para mí en lo que sentía por mi enfermedad. Por primera vez en casi una década, me sentí resuelta conmigo mismo. Formé una nueva aceptación acerca de mis funciones corporales. Para mí, la aceptación no sucedió durante la noche. Siendo perfeccionista, ya había tenido dificultades para estar en paz conmigo misma, para ser lo suficientemente buena para mí. Pero cuando aparecieron nuevos retos en 2015, me sorprendí al mostrar un valor que no sabía que tenía.

Aunque lo había contado muchas veces antes, (e incluso había publicado sobre eso en los medios de comunicación social), por fin lo estaba diciendo en serio. Finalmente me sentí como si yo fuera suficiente tal y como era. Estaba viviendo la verdad personal que había querido para mí todo el tiempo.

En la universidad a la que asistí, estábamos obligados a tomar un curso de salud y bienestar, en el que aprendí que soy una persona introvertida, con tendencias extrovertidas. Juntaba mi energía internamente. Siempre había sido una pensadora, pero eso marcó un tiempo de mi vida donde mis patrones de pensamiento comenzaron a tener más sentido. La relación que tengo conmigo misma es con la que he tenido problema en el pasado, y eso es difícil de admitir. Es difícil admitir que uno es vulnerable, y aún más embarazoso es admitir que uno mismo se ha hecho más vulnerables. Fui emocionalmente negligente con mi condición de salud durante muchos años, por temporadas. Me preocupaba, y a veces tenía ansiedad acerca de controlarla. En cierto modo, era amable conmigo misma sobre eso, pero la mayoría del tiempo, había sido dura.

Soy una persona generalmente feliz, pero nadie es perfecto, y no soy la excepción. La imperfección es una falla humana gratificante, que es otra cosa que empecé a enseñarme a mí misma en los últimos años especialmente. Más aún, fue una lección que yo creía que era la verdad, que es lo que más importaba.

Cuando era niña, no me gustaba conocer personas con diabetes tipo 1, porque, para mí, era como si todo fuera más real, o triste, o algo así. Aceptar mi propio repertorio de circunstancias no fue fácil, pero con coraje y determinación, especialmente en este año, me las arreglé para probarme a mí misma que soy una guerrera y que no sólo creía en la autoaceptación, sino que, por otra parte, me la merecía. Me la merecía para sentirme cómoda y segura de mi propio cuerpo. Me merecía tener a alguien que se sintiera cómodo y seguro conmigo. Me merecía el amor, de mí misma y de otras personas.

Hay una cita de C.S. Lewis que tiendo a citar para mantenerme motivada y para sentirme segura: “No tienes un alma. Tienes un cuerpo. Tú eres un alma”.

“Aunque tengo una condición autoinmune, y me he sentido como que mi cuerpo me ha traicionado, esta cita me hace sentir equilibrada. Me recuerda que lo que tengo en mi corazón significa más que lo que me hace falta en las células beta y en un páncreas en funcionamiento.

Las batallas internas que he tenido conmigo misma han sido las más duras, y me han afectado tanto física como mentalmente. No he dejado de luchar, ni he renunciado al control de esta enfermedad, pero me he convertido en un elemento más valioso para mí misma en los últimos años. Me he convertido en una persona en la que puedo confiar, una persona con la que me siento más cómoda, una persona con la que quiero que los demás se sientan cómodos, y que puedan amar.

Con el fin de amar a los demás, yo creo que hay que amarse a uno mismo. Creo que la mayoría de las personas se sienten de esta manera. Puedo decir sinceramente que, a los 22 años de edad, nunca he estado más apasionada por la vida. Nunca había sido una mejor amiga para mí, y nunca había estado más abierta al cambio. El cambio es constante; puede ser sorprendente y muy hermoso. Si hay algo que he aprendido en mi diagnóstico, y en estos 22 años en la tierra, es eso.

Julia_Flaherty_7La vida es una travesía, y al igual que los buenos hobbits que admiro en el cine, especialmente los que representa el encantador Martin Freeman, he eliminado la debilidad como un detrimento personal. Tener diabetes tipo 1 no es la parte mala de mí. Me niego a dejar que sea así. Me niego a estar enfadada, y prometo ser feliz y no preocuparme.

Abandonar la debilidad puede llevarte a experimentar grandes aventuras, lo que te permitirá descubrir tus fortalezas personales. Esa es la lección más importante que he aprendido en la vida con diabetes tipo 1. He sido buena con ella, y la he manejado bien. También he sido débil; he resentido mi estado, y la he ignorado en algunos aspectos. Pero después de pensarlo mucho y de muchas lecciones, reitero lo siguiente con confianza:

Yo no soy mi enfermedad. Yo soy yo, y estoy muy feliz de estar viviendo este pensamiento como mi verdad continua. Ya no me siento como si tuviera que lidiar conmigo misma, o que cualquier persona que me ama tuviera que lidiar conmigo. Establecer conexiones con los demás es gratificante. Mi corazón siempre ha estado muy lleno, y en el 2016 estoy decidida a compartir más amor con el mundo y con los que amo. Soy paciente y estoy deseosa de aceptar el amor de los demás, y de continuar aceptándolo de mí misma.

¡Qué hayan muchos años más!, y para los recién diagnosticados, o para los que celebran su diaversario, espero que encuentren valor similar a este en sí mismos. Eres hermosa(o), y eres mucho más que la enfermedad que controlas.


Lée La Vida Después de la Graduación Universitaria por Julia Flaherty.

JULIA FLAHERTY

Julia Flaherty es la especialista Digital y de Medios Sociales de Dana Beauty. Ella está persiguiendo sus pasiones a sólo 20 minutos de la ciudad de Nueva York, viviendo vibrantemente y buscando aventuras. Julia ha tenido diabetes tipo 1 durante los últimos 12 años y continúa abogando y compartiendo sus experiencias a través de su blog personal, MissTrendShe.com. Le gusta escribir acerca de salud, estilo de vida, moda y temas relacionados con la belleza. Una sentimentalista cultural, frecuentemente la encuentras viendo repeticiones del programa "Sexo en la Ciudad" en su apartamento de la costa este.