Yarishdy Mora Empoderando a los Jóvenes por Medio de la Educación en Diabetes en México


 

Nota del editor: El Mes de la Herencia Latinx, un mes que reconoce las contribuciones y la influencia de los hispanoamericanos en los Estados Unidos, se lleva a cabo todos los años del 15 de septiembre al 15 de octubre. El día 15 es significativo porque es el aniversario de la independencia de varios países latinoamericanos, incluyendo Guatemala, Honduras, Nicaragua, Costa Rica y El Salvador. En honor al Mes de la Herencia Latinx, Beyond Type 1 entrevistó a líderes latinx que trabajan para promover el manejo de la diabetes y el acceso a la salud no solo en los EE. UU., sino a nivel mundial.

Yarishdy Mora es la directora de país de Project HOPE México y directora del Programa de Salud Juvenil en Project HOPE, una organización humanitaria y de salud global que trabaja para abordar problemas de salud pública. En su función, apoya a los jóvenes para que tomen el control de su salud, en particular las enfermedades crónicas y no transmisibles, incluyendo la diabetes.

Como directora, crea plataformas con organizaciones federales y locales, incluyendo la Secretaría de Salud y la OPS México, y sirve como enlace entre sus socios implementadores para promover la salud de los jóvenes en México.

“Mi trabajo es crear plataformas con estas agencias para que los jóvenes con los que trabajamos puedan tener la oportunidad de participar y usar sus voces para hacer activismo para construir comunidades y hacer mejoras en la salud pública”, le dice Yarishdy a Beyond Type 1.

Uno de los programas que supervisa Yarishdy es el Programa de Salud Juvenil. Yarishdy dice que el programa involucra a los jóvenes por medio de módulos, que cubren una gran variedad de temas, como la diabetes, la nutrición, el tabaco, el alcohol y la actividad física. En este programa, los jóvenes de México pueden aprender sobre las mejores prácticas para mantenerse saludables. “Es empoderar a los jóvenes para que conozcan su cuerpo y brindarles la información para prevenir la diabetes [Tipo 2]”, dice Yarishdy.

Photo by Project HOPE

Este programa es parte de las iniciativas de Project HOPE y Yarishdy para prevenir el desarrollo de la diabetes Tipo 2 desde una edad temprana. Según la Federación Internacional de Diabetes, México tuvo la sexta prevalencia más alta de diabetes en el mundo en 2015, con un estimado de 11.4 millones de personas en México que viven con algún tipo de la enfermedad crónica. Se estima que para 2040, ese número aumentará a 17.5 millones.

El programa también enseña a los participantes del programa habilidades para la vida, como el manejo de las emociones y los sentimientos, el manejo de la tensión y el estrés, la comunicación asertiva, la empatía y la toma de decisiones, dice Yarishdy. “Empoderando al mensajero [los jóvenes] tenemos más posibilidades de que se comuniquen con sus compañeros sobre la prevención de la salud sólida y estructurada y las mejores prácticas para una vida más saludable”, dice Yarishdy.

Sin embargo, lograr que los jóvenes se adhieran a las recomendaciones del programa no ha estado exento de retos. Yarishdy comparte que el medio ambiente ha dificultado el manejo de la diabetes. “La comida chatarra es más accesible que la comida nutritiva y saludable”, dice Yarishdy.

Yarishdy agrega que las empresas privadas, específicamente las marcas de cereales, se dirigen a los jóvenes para que compren sus productos por medio de la inclusión de pequeños obsequios. Y si bien hay una ley que prohíbe la publicidad televisiva de las 9 a. m. a las 7 p. m., Yarishdy dice que esto no es eficaz para proteger a los niños de los objetivos publicitarios del sector privado. “Los niños ven la televisión en todas las demás horas, no solo en ese rango”, dice Yarishdy.

Además de los objetivos publicitarios, la violencia es otro problema que impide que las personas hagan ejercicio. Según un informe de USAID, las agresiones, los asaltos, los robos y los disturbios públicos han alimentado la inseguridad entre los ciudadanos mexicanos. “Hay violencia en las calles y además, no todos los espacios tienen luces. Entonces la gente no va al parque porque no es seguro”, explica Yarishdy.

En última instancia, la ferviente esperanza de Yarishdy es que el Programa de Salud Juvenil tenga un efecto dominó en el resto de la comunidad juvenil para cambiar lo que significa vivir con diabetes. “Construimos el programa para, sí, empoderar a los jóvenes, pero también estos jóvenes empoderarán a sus compañeros, familiares, amigos, comunidad y hospitales”, dice Yarishdy. “Los jóvenes son muy importantes. Tenemos que empezar a prestar más atención. Creo que es muy importante que tengan las mismas oportunidades. Ellos serán el futuro”.

 

ESCRITO POR Kayla Hui , PUBLICADO 09/09/21, UPDATED 09/09/21

Kayla Hui es la reportera de salud de Beyond Type 1 que cubre la diabetes, las enfermedades crónicas y las inequidades en la salud. Recibió su Maestría en Salud Pública en la facultad de Salud Pública de la Universidad de Boston. Kayla ganó una beca de Pulitzer Center y un premio de la Fundación Slants en 2020 por su proyecto sobre la salud mental de los conductores de camiones inmigrantes chinos. Su trabajo publicado se puede encontrar en Healthline, Verywell Health, Pulitzer Center y más. Fuera del trabajo, a Kayla le gusta escalar, hornear y comprar plantas que no necesita. Puedes seguir a Kayla en Twitter en @kaylanhui.