PHOTOS BY Karin de fotografía Dnk

BOMBAS DE INSULINA Y PRINCESAS


 

 

Incluso las princesas se miden el azúcar.

Winifred me dijo hace unas semanas que ella no creía que esto fuera cierto. Ella me dijo que las bailarinas y las princesas no miden su azúcar ni usan bombas de insulina. Winifred tiene casi 3 años y me dijo estas cosas con absoluta certeza. Después de todo, ella lo sabría porque mide su azúcar un promedio de 10 veces al día.

Y, como cualquier niña de 3 años, Winifred es una autoridad en princesas y bailarinas. Lee libros sobre ellas, las ha visto en espectáculos, las ve en las caricaturas de la mañana, y ni una vez ha visto a una bailarina o princesa que necesite pincharse el dedo y usar un medidor de glucosa. Entonces, parecería que Winifred tenía razón.

En una actualización reciente sobre “Novedades de Winifred”, mencioné sus comentarios sobre no conocer a una bailarina o una princesa con diabetes tipo 1. Winnie todavía es muy joven y creo que ella solo está haciendo observaciones en este punto. No creo que esté realmente desanimada o triste cuando comparte estos pensamientos con nosotros. Pero, sé que ella está equivocada. Sé que hay personas reales con diabetes tipo 1 que son bailarinas y por eso quiero que ella las conozca para que pueda sentirse fortalecida. Para David y para mí es importante que Winnie sepa que su diabetes no la limita. Ella puede ser una bailarina, una niña que ama los tutús y alguien que vive con diabetes tipo 1.

Un amigo nuestro leyó esta actualización sobre Winnie y luego, un ratito después, me etiquetó en Facebook en una historia sobre “Humanos de Minneapolis”. Esta fue una historia de una bailarina con diabetes tipo 1. No estoy segura de lo que mi amigo esperaba que hiciera a partir de ahí, pero como la investigadora periodística (léase: detective aficionada) que soy, deduje que la persona de la foto se llamaba Stephanie W. porque alguien llamada Stephanie W. le daba “Me gusta” a cada comentario debajo de la fotografía. Hice clic en el enlace al perfil de Stephanie W. y qué te parece… tenemos 4 amigos en común. Una de estas amigas, de hecho, solía alquilar una habitación en mi casa. Inmediatamente le envié por mensaje de texto a Angela, nuestra amiga y antigua compañera de casa, los comentarios de Winnie sobre bailarinas y princesas, y le dije que acababa de descubrir que su amiga Stephanie podría ser una buena modelo para Winnie. Quería saber:

¿Quién era esta persona Stephanie?

¿Cómo la conoció Angela?

¿Todavía estaban en contacto?

¿Estaría interesada en conocer a Winnie?

Menos de un día después, recibí una respuesta de que Stephanie era una vieja amiga del teatro y que le interesaría conocer a Winnie. De hecho, estaría dispuesta a vestirse para la ocasión y enseñarle a Winnie una pequeña rutina coreografiada. Cuando Stephanie y yo comenzamos a enviar y recibir mensajes de texto, nos dimos cuenta de algo que no ocurre con frecuencia cuando estás en una ciudad de 400,000 personas. Somos vecinas.

Stephanie y su esposo tienen una casa a solo dos cuadras de nosotros. De hecho, viven en nuestra calle.

Cuando comenzamos a planificar una fecha para nuestra sesión de baile, publiqué parte de esta historia en Facebook y una amiga mía, Karin, se ofreció a tomar fotografías esa mañana. (En una nota al margen, Karin tiene su propio negocio y realmente hace un trabajo increíble).

Más adelante, están las fotos de nuestra reunión de la semana pasada.

Al principio hubo una presentación de tiara y un breve momento para medir el azúcar. Y luego, “Shake it Off” de Taylor Swift (la canción favorita actual de Winnie) y mucho baile.

_______________________________________________________________________________________________________________

 

Más de Michelle sobre la diabetes tipo 1 para padres de niños pequeños .

ESCRITO POR MICHELLE LEGAULT, PUBLICADO 06/29/16, UPDATED 01/16/18

Michelle LeGault es la madre de dos hermosos hijos. Ella sabía muy poco acerca de la diabetes tipo 1 antes de que a su bebé de 16 meses (¡ahora con 3 años y prosperando!) le fuera diagnosticada en el verano de 2014. Michelle y su esposo ahora usan el blog de su familia para ser defensores y educar para la concientización sobre la diabetes tipo 1, además de escribir sobre sus aventuras y desventuras por igual mientras viven en Minneapolis, Minneapolis. En la actualidad, su familia se está preparando para servir un período de 2 años con una escuela misionera en el extranjero en Praga.