DIABETES TIPO 1 CON OTRAS ENFERMEDADES AUTOINMUNES

Las personas con diabetes Tipo 1, una enfermedad autoinmune, tienen más probabilidades de tener un trastorno autoinmune concurrente. Una enfermedad autoinmune significa que tu sistema inmune ve los propios tejidos de tu cuerpo como invasores extraños y se ataca a sí mismo. Por ejemplo, si tienes diabetes Tipo 1, tu cuerpo ataca por error las células productoras de insulina (beta) en tu cuerpo. No se conoce exactamente la razón por la cual los trastornos autoinmunes concurrentes son tan comunes, aunque sí sabemos que la genética juega un papel importante.

Debido a que sabemos que tener diabetes Tipo 1 te pone en un mayor riesgo de desarrollar otras enfermedades autoinmunes, es importante saber cuáles son los signos y síntomas. Los síntomas comunes son sorprendentemente similares a algunos de los signos de advertencia de diabetes Tipo 1:

  • fiebre
  • fatiga
  • erupciones
  • dolor
  • pérdida de cabello
  • edema
  • problemas de concentración
  • entumecimiento/hormigueo en las extremidades

Si experimentas estos síntomas, debes ver a tu médico lo antes posible. Si el médico cree que podrías tener otra enfermedad autoinmune, lo más probable es que te haga una prueba de anticuerpos antinucleares para determinar si este es el caso.

Aunque se desconoce el motivo exacto, existen algunas enfermedades autoinmunes que tienden a coincidir con la diabetes tipo 1 que se enumeran a continuación.

Enfermedades autoinmunitarias concurrentes comunes

Enfermedad celíaca

El 10 % de la población con diabetes Tipo 1 también tiene la enfermedad celíaca. La enfermedad celíaca es una enfermedad autoinmune y los que la sufren no pueden comer gluten porque hace que el sistema inmune de sus cuerpos ataque al propio intestino delgado. Si a alguien con la enfermedad celíaca no se le diagnostica y continúa comiendo gluten regularmente, el intestino delgado no puede absorber adecuadamente los nutrientes.

Algunos de los síntomas comunes específicos de la enfermedad celíaca son dolor abdominal, diarrea o estreñimiento, retraso en el crecimiento de los niños, aftas, dificultades con la fertilidad y pérdida de peso. No hay cura para la enfermedad celíaca; sin embargo, evitar el gluten detendrá el ataque autoinmune. Lee más sobre la enfermedad celíaca con diabetes Tipo 1 aquí.

Enfermedades tiroideas

Hasta el 30 % de la población con diabetes Tipo 1 también tiene una enfermedad tiroidea, entre las cuales las más comunes son la de Hashimoto y la de Graves. En ambas enfermedades, el sistema autoinmune ataca la glándula de la tiroides que regula el metabolismo. Esto puede hacer que la tiroides tenga subactividad o sobreactividad, respectivamente.

Algunos de los síntomas comunes específicos de la enfermedad de Hashimoto son aumento de peso, sensibilidad al frío, ritmo cardíaco lento y estreñimiento. Para la enfermedad de Graves, son la pérdida de peso, la intolerancia al calor, el ritmo cardíaco rápido y la diarrea. El tratamiento para la Hashimoto implica el reemplazo hormonal por vía oral y, para la enfermedad de Graves, puede incluir medicamentos, terapia con yodo radiactivo o la extirpación de la tiroides. Para leer más enfermedades tiroideas concurrentes con diabetes Tipo 1, visita aquí.

Gastritis autoinmune

Hasta el 10 % de la población con diabetes Tipo 1 tiene Gastritis autoinmune como un trastorno autoinmune concurrente. También conocida como gastritis tipo A, es una enfermedad autoinmune en la cual el estómago se deteriora debido a que el sistema inmune ataca las células sanas del revestimiento del estómago. Puede provocar una anemia. El síntoma principal de la gastritis es el dolor abdominal, y algunos de los síntomas de la anemia resultante son debilidad, dificultad para concentrarse, palpitaciones y palidez. No hay tratamiento para la gastritis autoinmune; sin embargo, la anemia puede tratarse con suplementos de hierro o B12.

La enfermedad de Addison

La enfermedad de Addison es causada por un ataque autoinmune de las glándulas suprarrenales y hace que estas glándulas no puedan producir suficiente cortisol y, a veces, aldosterona. Aunque no es tan común como las otras enfermedades autoinmunes mencionadas anteriormente, las posibilidades de que te diagnostiquen la enfermedad de Addison son significativamente más altas si ya has sido diagnosticado con diabetes Tipo 1. Algunos de los síntomas reveladores de Addison son antojos de sal, presión arterial baja, hiperpigmentación y dolor abdominal agudo. El tratamiento de la enfermedad de Addison son las píldoras mensuales de hormonas orales.

RECURSOS