Viaje + aventuras

 

Ya sea a través que viajes a destinos locales o internacionales, los viajes cambian la forma de ver el mundo. Te ayudan a obtener una nueva perspectiva y una mejor comprensión de nuestro planeta, la humanidad y las culturas dentro de ella. Prueba lo que creías saber sobre los demás y sobre ti mismo. También pondrá a pruebas tu manejo de diabetes Tipo 1. Idealmente, te has preparado lo suficientemente como para no tener sorpresas con respecto a tu cuidado, pero a veces sucede lo inesperado y tienes que saber que hacer. Aquí están nuestros conceptos básicos de viaje, de embalaje, viajes al aeropuerto, historias personales de las costumbres de supervivencia y el desfase horario o jetlag. ¡Buen viaje!

Viajar es uno de los grandes placeres de la vida y las personas con DT1 se lanzan a explorar el mundo con ferocidad. La clave para sacar el máximo provecho de un viaje se basa en el adagio de los Boy Scouts: estar preparado. Si vives con DT1 puedes ir a cualquier sitio y hacer cualquier cosa, sólo necesitas estrategias bien establecidas.

CONSEJOS PARA VIAJAR CON DT1

1. Tanto si viajas por trabajo como por placer, conoce su destino. Las personas con diabetes viven en todas partes y todas necesitan insumos. Sólo tienes que asegurarte de saber dónde encontrarlos y cómo buscar ayuda médica si la necesitas. Para los angloparlantes, la Asociación Internacional de Asistencia Médica al Viajero es una gran fuente de consulta.

2. Investiga con tu seguro médico para saber si tienes cobertura en tu destino. Adquiere un seguro de viaje adicional si es necesario, con cobertura para enfermedades preexistentes.

3. Reúne tu arsenal de provisiones y no lleves poco equipaje. Lleva el doble de insumos de los que necesitarías normalmente. Es una buena idea dividir estos insumos entre dos bolsas -un equipaje de mano y una maleta, por ejemplo- en caso de pérdida o robo, pero lleva la insulina en tu equipaje de mano para protegerla de las temperaturas de la bahía de carga. Incluye:

  • Un medidor adicional
  • Baterías
  • Cualquier pieza de tu microinfusora que pueda dañarse o descomponerse. (Muchas compañías de bombas proporcionarán una “bomba de préstamo” para los viajes al extranjero sin costo adicional).
  • Si compras insulina en el extranjero, compra también jeringas nuevas. (La insulina y las jeringas estadounidenses vienen en formato U-100, mientras que en otros países se venden en formato U-40 o U-80). Revisa bien estos datos antes de inyectarte.

Echa un vistazo a nuestro completo Kit T1D On-The-Go

4. Identifícate. Lleva una carta de tu médico con tu tratamiento desglosado y lleva una pulsera o etiquetas de identificación médica.

5. Conoce tus derechos, especialmente cuando pases por el control de seguridad aeroportuaria. No dudes en identificar tus necesidades ante el agente encargado antes de acercarte al escáner. Se te permitirá llevar suministros médicos, incluidos jugos y líquidos de emergencia, aunque sean mayores a 3 onzas. Los fabricantes suelen recomendar quitarse la microifusor o el medidor continuo de glucosa antes de pasar por un escáner de cuerpo completo y también recomiendan no pasar los dispositivos a través de la máquina de rayos X. Si prefieres, puede solicitar una inspección manual .

En los EE.UU., los viajeros que necesiten un alojamiento especial o estén preocupados por el control en el puesto de control pueden solicitar a un agente o supervisor un especialista en apoyo a los pasajeros que les proporcione asistencia in situ. Solicita un especialista en apoyo a los pasajeros con antelación llamando a la línea directa TSA Cares USA al 1-855-787-2227 aproximadamente 72 horas antes del vuelo.

Lee Diabetes Tipo 1 y TSA: Lo que hay que saber antes de despegar (para Estados Unidos y Canadá)

6. Zonas horarias: ¡sigue tu mismo horario hasta el aterrizaje! Como regla general, el manejo de la diabetes se basa en un ciclo de 24 horas y los ajustes de la insulina son más recomendables si se viaja a través de más de cinco husos horarios. Si mantienes la hora de la zona de salida original, la dosificación para las comidas será más fácil, sólo recuerda ajustar todos los relojes al aterrizar. Si se viaja al oeste, el día es más largo y se puedes necesitar más insulina, viajar al este significa un día más corto y posiblemente menos.

7. Prepara una mochila para emergencias. En previsión de largas esperas o retrasos inesperados, asegúrate de llevar bastantes provisiones “bajas”, así como aperitivos sin carbohidratos y cualquier otra necesidad.

8. Crea una lista de equipaje para todos tus futuros viajes y revísala una y otra vez, especialmente cuando te traslades de un lugar a otro. Considera la posibilidad de guardar bolsas de plástico transparentes con provisiones adicionales listas para llevar. Estas “bolsas de viaje” facilitan la preparación: sólo tienes que comprobar que no se han agotado las provisiones o que alguna está caducadae.


Recursos de Viaje

 

Historias de Viaje

Historias de Aventura