Cerrando el círculo – El sistema que está cambiando el manejo de la diabetes

3/20/18
ESCRITO POR: Walter Drennan

La vida está llena de decepciones. Es decir, no recuerdo que cuando yo tenía cuatro años me hayan dado ese poni de Navidad que me prometieron. Pero cuando hablas de la vida con diabetes Tipo 1, la decepción adquiere un significado completamente nuevo y de mayor magnitud. La A1c (baja y alta), noches enteras despierto debido a glucosas en la sangre, ¡y esas son solo algunas cosas para empezar! En resumen, la comunidad de diabetes Tipo 1 no es ajena a la decepción y este año pasado no fue la excepción.

Con los anuncios de la interrupción prevista de los sistemas de administración de la bomba de insulina por parte de Diabetes Care Company de Johnson & Johnson en octubre y Roche Diabetes Care Company en enero, parecería que 2017 podría aspirar a un lugar en el Salón de la fama de la decepción de la diabetes Tipo 1. Pero si bien este año pasado se ha sumado al muy familiar montón de decepciones, la esperanza aún permanece mientras la próxima fase del manejo de la diabetes Tipo 1 se abre camino en la corriente principal.

Entrega de insulina de circuito cerrado: Un sistema que funciona para imitar al páncreas humano mediante el uso de datos del MCG (medidor continuo de glucosa) en tiempo real para determinar cuándo debería o no debería hacer ajustes en la administración de insulina basal al usuario. Es un concepto que ha existido desde principios de la década de 2000 pero que ha visto sus mayores avances hacia la realidad en los últimos dos años.

En 2016, cinco compañías diferentes de dispositivos médicos anunciaron el lanzamiento de sus versiones de un sistema de insulina de circuito cerrado dentro de los próximos dos años y uno, el sistema MiniMed 670G de Medtronic, que ya llegó al mercado en la primavera pasada.Los estudios de prueba han demostrado que los beneficios de la terapia de circuito cerrado van desde menos experiencias de altibajos extremos hasta mejores resultados de A1c e incluso se duerme mejor debido a una mayor estabilidad de la glucosa en la sangre durante toda la noche. Y además de estos sistemas de circuito cerrado producidos por la industria, muchos en la comunidad de diabetes Tipo 1 han tomado el asunto en sus propias manos y han desarrollado sus propios sistemas de circuito cerrado “hágalo usted mismo” (DIY, por sus siglas en inglés) utilizando tecnologías alteradas o hackeadas que ya se están utilizando.

Los sistemas de circuito cerrado han sido utilizados por un subconjunto en crecimiento de la comunidad de diabetes Tipo 1. Durante años, los proponentes de los sistemas de DIY han estado trabajando juntos y utilizando habilidades de programación informática para hackear dispositivos y tecnologías actuales para lograr hacer de manera efectiva un “páncreas sustituto” que requiere menos intervención humana. Luego, esto proporciona a los interesados ​​en los beneficios de la terapia de circuito cerrado y elude las estrictas normas y directrices a las que el gobierno se aferra con las compañías de dispositivos médicos. Para todos los fanáticos de Batman que están presentes, es como la diferencia entre el propio Caballero de la Noche con la policía de Ciudad Gótica.

Básicamente, ambos tratan de mantener al público seguro, pero tienen diferentes herramientas a su disposición. En el caso de compañías de los dispositivos médicos como Medtronic o Tandem, están sujetos a estándares legales y directrices específicos destinados a mantener la seguridad del consumidor. Aquellos que han descubierto los sistemas de circuito cerrado DIY, por otro lado, pueden utilizar sus conocimientos técnicos sin verse obstaculizados por las mismas restricciones legales, lo que les permite utilizar las tecnologías existentes de forma nueva y sin intención. Si bien ambos pueden dar como resultado un sistema de circuito cerrado funcional y todos sus beneficios, ambos también adolecen de inconvenientes únicos: obtener la aprobación del gobierno para dispositivos médicos puede ser un proceso muy largo y costoso que muchas veces puede llevar años y capital al que solo un equipo selecto de empresas tiene acceso. Los sistemas de circuito cerrado DIY requieren un cierto nivel de competencia en habilidades como programación de computadoras o ingeniería, habilidades que la persona típica con diabetes Tipo 1 simplemente no tiene, lo que limita su capacidad para aprovechar los sistemas de circuito cerrado DIY.

Si bien después de perder tres sistemas diferentes de bombas de insulina este año, la comunidad de diabetes Tipo 1 todavía tiene mucho que esperar. Es posible que nos hayan quitado las opciones, pero pronto vendrán más, como ha sido generalmente el caso en el mundo de la diabetes Tipo 1. Dando crédito al dicho que acabo de inventar: “Cuando una empresa de dispositivos médicos cierra sus puertas, otra abre la suya”.


Lee una entrevista con Melissa que es una looper DIY.

 

Walter Drennan

Walt fue diagnosticado con diabetes Tipo 1 en 2000 a la edad de 12 años. A pesar de tener diabetes Tipo 1 por más de la mitad de su vida, Walt realmente no la aceptó hasta después de completar una gira de ciclismo de caridad a través del país en 2012. Montar bicicleta a lo largo de 4000 millas desde Carolina del Sur hasta California en 80 días sin complicaciones con la diabetes Tipo 1 hizo que Walter se diera cuenta de que lo único que no dejaba que hiciera todo lo que quería era él mismo. Él ha manejado bicicleta desde entonces y completó una segunda gira de ciclismo de caridad a través del país desde Maryland a Oregón en 2014. En 2017, fue coordinador del programa de Bike Beyond y cruzó los Estados Unidos por tercera vez desde la ciudad de Nueva York a San Francisco.