Los 5 alimentos comunes en las fiestas y qué efecto tienen en el manejo del azúcar en sangre

Nota: Esta es parte de nuestra biblioteca de recursos sobre Comida. ¡Conoce más sobre las recomendaciones de nutricionistas y amantes de la buena comida por igual en nuestra página de Comida.


Desde la fiesta de cumpleaños hasta la fiesta de pizza cuando concluye el ciclo escolar, estos eventos festivos a menudo están acompañados de una variedad de alimentos que no siempre son los más saludables. Aunque tener diabetes Tipo 1 no te impide comer un cupcake cubierto de confeti o una porción de pizza que es la esencia de la mayoría de reuniones escolares, si quiere decir, sin embargo, que te ofrecerán alimentos que harán que sea más desafiante controlar tu diabetes Tipo 1. Nosotros queríamos saber cómo estos cinco alimentos comunes en las fiestas afectan tus niveles de glucosa en sangre, así que analizamos detenidamente los valores nutricionales diarios de los siguientes alimentos:

  • 1 cupcake de vainilla congelado
  • 1 porción de pizza tradicional
  • 1 bola de helado mezclado con galleta de chispas de chocolate Baskin Robin’s
  • 1 lata de soda Sprite
  • una bolsa individual de papalinas originales Lay’s
  • comparado con una porción de zanahorias crudas

Encontramos que estos alimentos típicos de las fiestas pueden hacer más difícil manejar la diabetes Tipo 1 (o la diabetes tipo 2) debido a las grandes cantidades de los siguientes ingredientes:

  • Sodio
  • Grasas saturadas
  • Colesterol LDL
  • Azúcares refinadas
  • Carbohidratos

Esto no significa que si vives con diabetes Tipo 1 solo debes consumir vegetales crudos, mientras que los demás disfrutan las delicias comunes de las fiestas. Sin embargo, debes saber qué efecto tienen estos bocadillos típicos en tus niveles de glucosa en sangre y por qué. Conocer más sobre los alimentos que afectan la fisiología te ayudará a ajustar la insulina y a prepararte para un control óptimo de tu azúcar en sangre.

Sodio

Este elemento, el cual se encuentra más comúnmente en forma de cloruro de sodio o “sal de mesa”, es crucial para las funciones corporales. El NIH explica que “el cuerpo utiliza sodio para controlar la presión arterial y el volumen sanguíneo. Tu cuerpo también necesita sodio para que los músculos y nervios funcionen correctamente”. Pero, ¿qué ocasiona el alto nivel de sodio durante períodos de tiempo prolongados? En primer lugar, puede aumentar la deshidratación, la cual puede mantener elevados tus niveles de glucosa en sangre. En segundo lugar, te puede poner en riesgo de sufrir otras complicaciones. Carly Crompton, quien es licenciada en nutrición con énfasis en fisiología y metabolismo de la Universidad de California, Berkeley, dice que “las personas con diabetes Tipo 1 que ya tienen un riesgo elevado de padecer hipertensión y las dietas con alto contenido de sodio también incrementan el riesgo”. ¿Acaso comer una porción de pizza (con el 23 % de tu valor diario de sodio) hoy aumentará tu riesgo de padecer hipertensión veinte años a partir de ahora? Probablemente no, pero la típica porción de pizza tiene atributos adicionales que debes considerar cuando se trata de mantener el control de azúcar en sangre.

La grasa eleva tu nivel de azúcar y lo mantiene alto

En un estudio reciente que se llevó a cabo en el Joslin Diabetes Center, los médicos observaron cómo los alimentos altos en grasa afectan la glucosa en pacientes adultos con diabetes Tipo 1. Howard Wolpert, MD, médico principal en la Sección de diabetes para adultos de la Clínica Joslin y el Director del programa de la bomba de insulina en Joslin, quien también dirigió el estudio, dijo que “varias horas después de consumir alimentos altos en grasa, los niveles de glucosa aumentaron”. Sin embargo, más que eso, permanecieron elevados. “A pesar del aumento de insulina, los participantes tuvieron mayor hiperglucemia después de consumir alimentos altos en grasas con niveles de insulina elevados, cinco a diez horas después de la comida. El aumento promedio de insulina fue de 42 por ciento con diferencias individuales significativas” (Joslin). Esto significa que los alimentos más altos en grasas pueden causar niveles de glucosa en sangre elevados por mayor tiempo. También significa que hubo altas variaciones en cuanto a cómo eso afectó a los individuos. Una dosis de insulina que funciona para un niño, no necesariamente funciona para otro. Es por eso que se debe probar y registrar lo que es exitoso y lo que es importante. Bailey West, un graduado de la Universidad de Florida en Nutrición y dietética dice: “las comidas con alto contenido de grasas se encuentran entre las más complicadas de justificar cuando se trata del bolo, principalmente porque las grasas se digieren más lentamente que los carbohidratos. La tasa en la cual nuestros cuerpos digiere los alimentos coincide con nuestro requerimiento de insulina. Así que, mientras que nuestro cuerpo está intentando procesar una comida que contiene carbohidratos, proteínas y altas cantidades de grasa, se necesita más insulina y por un periodo de tiempo más largo”.

Dale un vistazo a la aplicación Nutshell de Tidepool (disponible en versión beta) que te permite registrar cómo los alimentos afectan tu azúcar en sangre. Enterarte antes de tiempo, representa la mitad de la batalla.

Colesterol

Por supuesto,  no todas las grasas son grasas perjudiciales. El colesterol (un tipo de grasa) tampoco es siempre malo. Crompton indica que “el colesterol es utilizado por el cuerpo de diferentes maneras. Por ejemplo, es necesario en la función de la membrana de las células, pero cuando hay demasiado colesterol (particularmente el malo), puede empezar a obstruir las arterias. Dado que alguien con diabetes Tipo 1 está en mayor riesgo de sufrir una enfermedad cardíaca y un ataque al corazón, deben evitar el colesterol “malo”. El colesterol malo incluye grasas saturadas que encuentra en todas estas meriendas comunes en las fiestas (excepto la soda). Esta es una breve lista de alimentos grasos reconocibles y donde se indica el Tipo de grasa que contienen:

  •     Grasas buenas: HDL (lipoproteínas de alta densidad), estas son grasas con omega 3 como las nueces, semillas de chía y lino, aguacate, aceite de oliva, pescados grasos como el salmón y los huevos.
  •     Grasas malas: LDL (lipoproteína de baja densidad); estas incluyen las grasas trans y grasas saturadas, productos lácteos ricos en grasas como mantequilla, margarina y helado.

No toda el azúcar es igual

Es cierto; 30 g de carbohidratos en una galleta disparará tu nivel de glucosa en sangre más rápido que 30 g de carbohidratos en una manzana. ¿Por qué? Una galleta normalmente está hecha con azúcar refinada y una manzana contiene azúcar de fibra. El índice glucémico de estos alimentos varían mucho debido a esto. La Asociación Americana de Diabetes (ADA, por sus siglas en inglés) describe el índice glucémico (IG) como “una medida de cómo un alimento que contiene carbohidratos eleva la glucosa en sangre”. Como alguien con diabetes tipo 1 o como cuidador de una persona con la condición, este índice glucémico es vital para ayudar a determinar cómo un alimento afectará su azúcar en sangre.

Los carbohidratos con un bajo valor de IG (55 o menos) son digeridos más lentamente, por lo que causan un aumento menor y más lento en los niveles de azúcar en sangre. Curiosamente, una naranja tiene un valor de IG de 40, mientras que una toronja tiene un valor de IG de solamente 25. Esa es una gran diferencia para alimentos aparentemente similares.

La nutricionista Caroline Potter explica, “cuando se trata de azúcares, no puedes considerar solamente el conteo de carbohidratos, tienes que ir más allá y tomar en cuenta la fibra, minerales y nutrientes que conllevan comer y digerir los azúcares. Debido a la falta de nutrientes en edulcorantes artificiales o azúcares refinados, éstos son rápidamente absorbidos en el torrente sanguíneo, dando lugar a que tu glucosa en sangre se dispare, comparado con las fuentes de alimentos como frutas, miel cruda o jarabe de arce”.

Revisa el índice glucémico de 100 alimentos comunes de la Escuela Médica Harvard.

Hay tres azúcares básicos:

  •    fibra: aumenta el nivel de glucosa en sangre de forma más lenta, en un período de tiempo más largo y ralentiza el proceso digestivo
  •     almidones: que se encuentran en el arroz, papas y trigo
  •  azúcares refinados: disparan el nivel de glucosa en sangre más rápido y se encuentran comúnmente en muchos alimentos procesados, dulces y refrescos gaseosos.

Los alimentos bajos en carbohidratos facilitan el manejo

Como posiblemente ya sabes muy bien, hay una correlación directa entre la cantidad de carbohidratos que comes y el impacto en tu nivel de glucosa en sangre. Hay algunos alimentos, como muchas verduras y carne, que tienen un contenido muy bajo de carbohidratos. Esto significa, por lo general, que no tienes que administrar insulina para consumir y mantener el control de azúcar en la sangre. Mientras más carbohidratos consumes, más insulina necesitas (aunque esto varía de persona a persona en términos de lo que es adecuado); es algo que debes tomar en cuenta cuando se consideran las opciones dietéticas. Eso no quiere decir que si vives con diabetes Tipo 1 no debas comer carbohidratos. Los carbohidratos también son una fuente vital de energía; es decir, que menos carbohidratos pueden facilitar el control de azúcar en sangre en la diabetes. “Esto se debe a un menor margen de error al determinar cuánta insulina necesitamos”, dice el experto en nutrición, Bailey West. “Un menor consumo de carbohidratos ayuda con esa incertidumbre”.

Cómo adaptarse ante estos bocadillos comunes en las fiestas

Por supuesto, la porción de pizza o el helado no están prohibidos para la persona con diabetes Tipo 1, pero si te estás dando un gusto, sí requiere un poco más de preparación mantener los niveles de azúcar en sangre en un rango seguro. Recuerda, también hay diferentes maneras en las que se puede crear el bolo. En el caso de una bomba Medtronic, por ejemplo, puedes administrar un “bolo de onda dual“, lo cual ayuda con los carbohidratos de absorción rápida y lenta. Siempre consulta con tu profesional médico para crear un plan que funcione mejor para tus necesidades dietéticas y estilo de vida con diabetes Tipo 1. Estos son algunos consejos generales sobre cómo prepararte:

 

  •     Conocer el conteo de carbohidratos de los alimentos
  •     Conocer el valor del índice glicémico (IG) de los alimentos
  •   Conocer la historia de lo que sucedió la última vez que se consumió el alimento (lleva el registro en una aplicación como Nutshell).
  •     Controlar el nivel de glucosa en sangre después de consumir los alimentos

Vivir con diabetes Tipo 1 no te impide participar en celebraciones culturales importantes que a veces giran en torno a alimentos (no tan saludables). Aunque es necesario que seas más consciente sobre cómo los alimentos que comúnmente se consumen afectan al azúcar en sangre. Si deseas mantener el control óptimo de tu glucosa en sangre, solo tienes que saber a qué te enfrentas.