Cómo prevenir complicaciones oculares

Nota del Editor: Este artículo fue escrito por el Joslin Diabetes Center (centro diabético Joslin), el mayor centro de investigación de la diabetes en el mundo, clínica para la diabetes y proveedor de educación sobre la diabetes. Este centro fue fundado en 1952 y está ubicado en Boston, Massachusetts, Estados Unidos.

La introducción de la insulina en 1921 revolucionó el tratamiento de la diabetes. Sin embargo, Eliot P. Joslin notó que así como los pacientes vivían por más tiempo también desarrollaban complicaciones inesperadas. La enfermedad ocular es una de las complicaciones más graves.

La retinopatía diabética es la complicación vascular más común de la diabetes y es la causa principal de pérdida de visión de estadounidenses en edades de trabajar. Los expertos estiman que alrededor de medio billón de ojos serán afectados a causa de la retinopatía diabética para el año 2030. Esto puede provocar ceguera después de los 20 o 30 si no se sigue un tratamiento.

Razones de pérdida de la vista:

  • Edema macular: cuando los vasos sanguíneos tienen fugas
  • Retinopatía diabética proliferativa: cuando los vasos sanguíneos crecen de una manera desordenada en la retina.

Ambas pueden bloquear los centros de visión dentro del ojo, lo cual va reduciendo la capacidad de ver con claridad y potencialidad, a la larga conduce a la ceguera total. Lo más sorprendente es que esta enfermedad puede ir destruyendo los vasos sanguíneos sin percibir ningún síntoma. Por esta razón los doctores le dan relevancia a realizar exámenes oculares con regularidad; esto es para detectar la enfermedad antes de que cause un daño irreparable.

Los ojos son órganos sensibles compuestos de una red de vasos sanguíneos y sensores que vuelven la luz que entra a cada segundo en objetos claramente definidos. “Las imágenes vienen a través de la pupila, la cual simplemente es una apertura de la iris”, Esto según Philip Silver, Doctor en Optometría, optometrista en el Beetham Eye Institute (instituto ocular Beetham), “Esas imágenes finalmente chocan con la pared interna del globo ocular que es la retina.  

La retina nos ayuda a procesar lo que vemos. “La retina es la película delgada o membrana que recubre la parte posterior del ojo”, según Jennifer Sun, Doctora en Medicina., Máster en Salud Pública, que es una investigadora de la Sección de Biología Vascular, oftalmóloga en el Beetham Eye Institute at Joslin y profesora asociada Harvard Medical School (escuela médica de Harvard). “La luz que entra en el ojo es detectada por las células en la retina y estas células posteriormente transmiten la luz e información a través del nervio óptico hacia el cerebro para ser procesada”. La visión de los pacientes se ve distorsionada si alguna parte de la red falla o está fuera de equilibrio.

Edema Macular

Este puede surgir por sí mismo o cuando el ojo trata de producir nuevos vasos sanguíneos. Cuando se están produciendo nuevos vasos sanguíneos se destruyen los otros, lo cual cansa que haya fugas que puedan bloquear las células de la visión central de la retina.

Retinopatía diabética

La retinopatía diabética causa cambios en los vasos sanguíneos de la retina. Las complicaciones empiezan cuando las altas de azúcar en la sangre causan pérdida de capitales, esto reduce el oxígeno, lo que provoca una respuesta de reparación que estimula el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos en un intento por llevar más oxígeno a la retina que se asfixia. La retinopatía diabética proliferativa aparece por la falta de oxígeno, cuando los vasos sanguíneos nuevos se producen de una forma desorganizada y frenética tratando de compensar la falta de oxígeno. Esta proliferación caótica puede provocar la expulsión de la retina de la parte posterior del ojo y causar la ceguera completa.

El riesgo de que puedas contraer esta terrible enfermedad se reduce realizando regularmente exámenes de retina con un experto en el cuidado de la diabetes. Estos exámenes vienen regularmente en forma de exámenes de ojos con dilatación. La tecnología más reciente ha permitido a los oftalmólogos tomar una foto de la pupila no dilatada y tener más detalles que nunca de la retina incluyendo las partes alrededor de los bordes llamados periferia. “La importancia de la periferia de la retina se ha reconocido desde hace mucho tiempo, pero no teníamos la tecnología para obtener un escaneo de esta hasta recientemente”, según Paolo Silva, Doctor en Medicina, Oftalmólogo y Jefe Auxiliar de Telemedicina del Instituto Ocular de Beetham en el Centro de la Diabetes Joslin. “Con [este nuevo escaneo] somos capaces de ver el 82 por ciento de la retina, en una sola imagen de 200⁰ de alta resolución”.

Puedes trabajar para mantener tus ojos saludables entre las visitas al oculista por medio de un control de azúcar en la sangre estricto. Es importante recordar que varias personas que experimentan la retinopatía diabética no presentan síntomas, pero deben ser examinadas anualmente para evaluar el progreso de la enfermedad.

La buena noticia es que existen tratamientos para la retinopatía diabética principalmente si se detecta en una etapa temprana. Uno de los tratamientos es utilizando láser para cerrar los vasos sanguíneos con fuga. En varios pacientes este tratamiento es efectivo en la prevención del progreso de esta enfermedad, pero no mejora la visión. Un tratamiento conocido como inyecciones anti VEGF son producidas en el Centro de Diabetes Joslin en la última década y han mostrado no solo que paran el progreso de la enfermedad, sino que mejoran la visión de varios pacientes.

“El láser aún tiene un papel importante…en algunos pacientes,” según Dr. Sun. Sin embargo, la terapia anti-VEGF nos provee otro recurso en la búsqueda para mejorar la visión en nuestros pacientes con diabetes”.


Lea el relato de estar a punto de perder la vista de Samantha Willner en Viendo con claridad.