De la Danza a ‘American Ninja Warrior’: Christina Martin Platica con BT1

9/19/19

Christina Martin ha tenido diabetes Tipo 1 desde que tenía 13 años. En el bachillerato, comenzó su propia fundación, Type Zero, para ayudar a otros a saber que no estaban solos. Este año, Christina asistió al Congreso de Niños de la JDRF (Fundación para la Investigación de la Diabetes Juvenil, por sus siglas en inglés) y participó en la temporada 11 de American Ninja Warrior.

¿Puedes hablar sobre tu diagnóstico?

Cuando me diagnosticaron, era adolescente y sentía que nadie entendía por lo que estaba pasando. Y siento que los adolescentes ya tienen esa mentalidad de que la gente no los comprende y para mí fue aún más literal porque mi familia literalmente no comprendía lo que era la diabetes para mí. No estaba tan abierta a compartir cómo era la experiencia para mí y quería ser vista como alguien fuerte, no débil. Así que definitivamente tenía muchos miedos y realmente no compartía eso con nadie.

Cuando me diagnosticaron, no conocía a nadie más con diabetes Tipo 1 y mi familia tampoco, así que me sentí muy sola. Y realmente recuerdo cuando estaba en el hospital, les rogué que me dejaran quedarme otro día porque tenía mucho miedo de ir a casa y manejar esta enfermedad por mi cuenta… pero he estado bailando desde que tenía ocho años y eso en realidad ayudó mucho con mi diagnóstico. Ya estaba muy involucrada en las clases de baile, por lo que el baile se convirtió en una especie de escape para lidiar con el estrés que sentía por la diabetes, y también para poder contar historias y expresar cómo me sentía.

¿Qué es Type Zero?

Type Zero se inició cuando estaba en la escuela secundaria; lo comenzamos como un club, por lo que era en una escala mucho más pequeña. Los niños se reunían todas las semanas en la escuela secundaria a la que fui y porque me encanta bailar, pensamos, ¿Por qué no les enseñamos a bailar? Es algo divertido. Y luego, al final de cada sesión, les enseñábamos sobre la diabetes. Nos dimos cuenta de que estábamos creando una comunidad dentro de la escuela, y también era la primera vez que conocía a otras personas con diabetes Tipo 1. Así que fue realmente genial haberlo creado yo misma y no haber sabido que esto sería el resultado de ello.

Ahora, tenemos salidas mensuales y lo basamos en lo que la comunidad nos dice que les gustaría hacer, lo que nuestras familias quieren hacer. Lo armamos e invitamos a todos a reunirse y es solo una forma de crear ese apoyo diario. Las personas saben que tienen a alguien en quien apoyarse en cualquier momento. 

Nuestro objetivo final es poder tomar lo que hemos creado en Florida Central y poder proporcionar ese sistema de apoyo diario en todo el país. Organizamos espectáculos de baile y salimos y los presentamos, y cada baile que hacemos está inspirado en la diabetes. Cuenta una historia sobre lucha o sobre esperanza o sobre éxito. Usamos el baile como una forma de crear más conciencia en nuestra comunidad. Luego, la otra parte es el programa de tutoría: queremos poder proporcionar a los niños que acaban de ser diagnosticados con alguien que ha tenido diabetes por más tiempo y se siente seguro en su manejo. De esa manera, cuando estos niños estén en el hospital, no harán lo que yo hice, no rogarán para quedarse en el hospital. Entonces, el simple hecho de poder tomar estos programas y expandirlos en todo el país, para que más familias se sientan apoyadas, es realmente el objetivo.

¿Cómo fue tu experiencia en el Congreso de Niños de la JDRF?

Para el Congreso de Niños, fui elegida para ser un modelo a seguir de diabetes Tipo 1. Volé a DC con los otros modelos a seguir y tuvimos una sesión. Todos los niños que fueron trasladados representaban a cada estado y pudieron hacernos preguntas sobre cómo vivimos con diabetes. Y todas las preguntas fueron diferentes y detalladas. Pero de lo que me di cuenta al final de la sesión fue que cada niño realmente nos preguntaba cómo podemos ser fuertes con la diabetes. Fue una lección de humildad para mí poder estar allí y poder compartir eso con estos niños. También pudimos hablar con el congresista y alentarlos a renovar los fondos para la investigación de la diabetes en nuestro país.

¿Cómo llegaste a audicionar para American Ninja Warrior?

Pues recuerdo estar sentada en el sofá cuando era una niña pequeña con mi familia y veíamos “American Ninja Warrior”. Y recuerdo haber pensado que eso era muy genial, pero estaba totalmente fuera de alcance. No era algo que alguna vez haría.

 Pero comencé a entrenar y fue la primera vez que consideré la posibilidad de estar en el programa.Y la idea era que si fuera aceptada en el programa, lo estaría haciendo para crear conciencia sobre la diabetes de una manera muy diferente a como lo había hecho antes. Una vez que fui aceptada en el programa, hicimos todo lo que pudimos con Type Zero para asegurarnos de que la gente entendiera que necesitamos centrarnos más en la investigación de la diabetes; necesitamos hacer más para aprender y más para apoyarnos mutuamente en la comunidad. Fui la primera mujer con diabetes Tipo 1 en aparecer en el programa.

La parte más sorprendente en realidad no era competir. Fue el momento justo antes cuando los productores me dijeron que iban a hacerme una cuenta regresiva. Iba a salir a la plataforma y tendría un minuto para saludar a la multitud, mostrarles que estaba emocionada y que estaba lista para la carrera.

Así que me hicieron una cuenta regresiva y subí a la plataforma y fue un momento increíble porque tuve el privilegio de tener 28 personas que condujeron desde Florida. Manejaron ocho horas para llegar a Atlanta para esta grabación y todos estaban en la audiencia para apoyarme. Entonces decidí que quería señalar mi bomba de insulina porque decidí usarla en el programa. Estaba usando mi bomba y tenía mi sensor encendido, y ese momento cuando la comencé a señalar fue realmente especial porque fue cuando finalmente me di cuenta de que estaba haciendo algo que solo había soñado hacer cuando era pequeña, y algo que me daba vergüenza hacer cuando me diagnosticaron diabetes por primera vez.

¿Qué sigue para ti?

Planeo volver a postularme para “American Ninja Warrior” y esta vez, planeo ser lo más fuerte que pueda ser para mí misma. Ahora tengo la oportunidad de ser también una oradora motivacional, lo cual es realmente increíble. Y con Type Zero, nuestro sueño es poder abrir un edificio que se sienta como otro hogar para nuestra comunidad. Será un lugar donde podremos tener nuestras salidas, reuniones, clases de gimnasia, clases de comida, todo lo relacionado con la salud. Las personas pueden ir allí y sentir que son parte de algo.

 

Mira el video de entrada de Christina para “American Ninja Warrior”: