Desarrollando comunidad con I Have The Sugars

9/17/18
ESCRITO POR: Libby Russell

No creo que exista una “comunidad de diabetes”. Para mí, ese es un título engañoso, y uno que me dejó desorientada y desinteresada durante casi nueve años después de que me diagnosticaron diabetes Tipo 1 a la edad de 16 años. No hay una sola cara o tipo de personalidad que defina a la población de nosotros las personas que vivimos con diabetes. Pero en aquel entonces, ciertamente no se sentía de esa manera. Sentía que todos a los que veía en la portada de revistas o comerciales de televisión se veían muy, muy diferentes a mí. Sin mencionar la diferencia de edad de 15 a 40 años.

Las personas con diabetes Tipo 1 son individualmente únicas y atraemos a diferentes tribus según nuestras vibras. Si ustedes están experimentando la sensación que nos resulta familiar a muchos de nosotros, como que no encajan en “La” comunidad de diabetes porque no se identifican con “ella”, los reto a no rehuir como lo hice yo, sino a que miren un poco más adentro. Quítenle las capas. Hay comunidades más pequeñas dentro del grupo más grande de nosotros, y casi puedo prometerles que hay algo para ustedes. No dejen de buscar a las personas que les hagan sentir que pueden ser el 100 % de lo que ya son. Yo no tenía muchas opciones en 2004, y sentía que era posible que pasaría toda mi vida sin conocer a otra persona con diabetes. Hasta que un pequeño amigo llamado Instagram entró en mi vida.

Publiqué la primera foto de Instagram de Sugars el 25 de enero de 2014. Tuve 18 Me gusta. Mi siguiente publicación recibió 1 y la siguiente obtuvo 7. No hice mucha bulla allí, pero no se trataba de los Me gusta.

Después de vivir en una negación bastante seria y la falta de voluntad para hablar con otras personas con diabetes Tipo 1 durante casi una década, estas primeras publicaciones en Instagram fueron realmente muy importantes.Era como si finalmente saliera de mi clóset de diabetes Tipo 1, y me abrí a la posibilidad de finalmente conectarme con alguien más.

La mía es una historia que probablemente han escuchado antes. Fui diagnosticada al final del bachillerato, ya tenía mi vida “resuelta”. Tenía un gran grupo de amigos y un novio. Pensaba que iba a jugar lacrosse para siempre. Quería irme muy, muy lejos de mi pequeña ciudad para ir a la universidad. Tenía grandes sueños para trabajar en publicidad algún día. Cuando Libby, de 17 años de edad, había imaginado su perfecta transición a la edad adulta, no había tenido en cuenta la experiencia de integrarse a la realidad de vivir con diabetes. Entonces, Libby, de 17 años, la enterró.

Si me fui muy, muy lejos a la universidad. Jugué lacrosse por un poco más de tiempo, me uní a una hermandad de mujeres, estudié en el extranjero, bebí mucho vodka barato mezclado con Crystal Light e hice todas las cosas que se supone que debes hacer en la universidad. Por fuera parecía que lo tenía todo. Excepto por una relación con alguien que tuviera diabetes.

Avancemos rápido hasta 2014 donde estoy sentada en mi pequeño apartamento de Boston. Estuve platicando con mi compañera de cuarto sobre el blog que comencé después de la universidad para ayudarme a lidiar con la diabetes Tipo 1 y ella me preguntó: “¿Has conocido a alguna de las personas que leen tu blog?” The Sugars había existido como un sitio de WordPress silencioso, no invasivo y desorganizado durante algunos años hasta ese momento, pero en lo que a mí respectaba, probablemente era un callejón sin salida. Entonces dije: “No, todavía no sé si estoy lista”. Además, creo que solo gente rara y personas mayores lo leen, y supongo que no necesitan a una chica de 23 años llena de ansiedad en sus vidas”. Pero luego ella me preguntó: “¿Y si llevara el blog a Instagram?” Y fue entonces cuando la bombilla se encendió.

Instagram tenía solo 4 años en 2014, pero ya éramos adictos. Era visual, era diferente, era moderno y, lo más importante, era un lugar para expresarnos creativamente a través de filtros saturados y brillantes. Era un monstruo terrible, pero también era el lugar perfecto para tratar de iniciar una conversación con diabetes Tipo 1 en mi grupo de edad, que les gustaba las mismas cosas que a mí.

Lo que se desarrollaría en los próximos 4 años es algo que nunca podría haber imaginado o anticipado.

Poco después de lanzar The Sugars en Instagram, dejé mi cómodo mundo en Boston para tomar un trabajo y, está bien, en cierto modo “seguir” a mi prometido hasta Nueva York. Fue el año más aterrador de mi vida. Había mucha turbulencia, pero tenía un tanque lleno de gas creativo que quería usar para convertir The Sugars en algo más significativo. Cuanto más esfuerzo invertía en desarrollar una comunidad con The Sugars, más arraigada me sentía en mi propio mundo. Mi confianza en este nuevo y loco lugar comenzó a aumentar. Aprendí rápidamente que la ciudad de Nueva York es el tipo de lugar donde todos son apasionados y de mente abierta, lo que significaba que me estaba volviendo más apasionada y abierta. Empecé a abrirme, compartir más historias personales e interactuar con las personas que seguían mis publicaciones. Empecé a recibir correos electrónicos de personas sobre cuánto les estaba ayudando The Sugars a superar sus propias batallas. Las conversaciones que estaba empezando a tener con las personas con diabetes Tipo 1, incluso si todavía eran en su mayoría digitales en ese momento, terminaron siendo una de mis principales fuentes de fortaleza durante ese loco año de transición. Y, a partir de ese año, las compuertas se abrieron. Me involucré con Beyond Type 1, comencé una tienda de marca Sugars, conocí a cientos de personas inspiradoras, auténticas, creativas, divertidas y aventureras que ahora tengo el privilegio de llamar a mis amigos. Ya no siento las paredes entre mí, mi diabetes y otras personas con diabetes Tipo 1. Gracias a Instagram, The Sugars ha creado una comunidad de personas que desean alcanzar su máximo potencial y, al mismo tiempo, vivir con diabetes. Es un grupo que cree en sí mismo, aboga por los demás y trabaja abiertamente en el desastre que es la diabetes para volver a regresar la mejor parte de la vida. Aspiro a ser más como mis seguidores todos los días.

Me abruma de alegría cada vez que veo una publicación de alguien que usa una camiseta de Sugars en la naturaleza, especialmente en un lugar en el que a mí todavía me daría un poco de pena usarla. A menudo me emociono cuando recibo un mensaje de alguien que necesita consejo, o que recientemente superó un temor debido a la pequeña comunidad que es The Sugars. No todo ha sido color de rosas para mí, pero incluso cuando he necesitado descansar de todo, regreso a un grupo de personas que tienen los brazos abiertos y los corazones dispuestos a trabajar conmigo a través de mis propias imperfecciones. Es uno de los espacios más auténticamente humanos en los que creo haber existido alguna vez, y pensar que fue conjurado en un pequeño apartamento en el Extremo Norte de Boston es algo aleccionador. 

 

El sueño original era simple: quería crear un espacio seguro para empoderar a los jóvenes, especialmente a las mujeres, para que se sintieran parte de algo después de sentirse perdidos a lo largo de su adolescencia y sus años universitarios.Y todo porque ahí es donde me había perdido por tanto tiempo. ¿Cuál es la parte más genial de toda esta experiencia? Yo soy la que se siente como que al fin me encontraron y estoy muy agradecida.

 

 

 


Learn more about Beyond Type 1’s Global Ambassador Council.

Libby Russell

Libby es redactora en Vaynermedia en Nueva York, una ciudad en la que nunca pensó que sería capaz de caminar lo suficientemente rápido como para vivir. Sin embargo, ella parece estar bien, ¡e incluso rebasa a la gente en las aceras estos días! La diabetes Tipo 1 ha sido una acompañante constante para Libby durante 11 años, y se le diagnosticó en su tercer año del bachillerato. En la universidad, sintió un enorme vacío en recursos emocionantes, divertidos o incluso remotamente realistas para las personas con diabetes de su edad. Entonces, después de graduarse, decidió hacer algo para romper la frustrante barrera de comunicación entre la diabetes y los veinte y tantos con el lanzamiento de su blog, I Have The Sugars (Tengo los azúcares). Libby ahora vive en Brooklyn con su príncipe azul barbudo, y la puedes encontrar haciendo lo que mejor sabe hacer: no quedarse quieta y tomarse extraños selfies en el sitio de infusión para su Instagram, @ihavethesugars.