Días Complicados. Cuidando de Nuestra Condición Egoísta.

3/27/20
ESCRITO POR: Eugenia Araiza

 

 

Yo querría que nunca hubiera situaciones complicadas especialmente relacionadas con nuestros seres queridos. Que no existieran momentos de dolor en los que se nos acaban las ideas  y no puedes pensar en nada, sin embargo, existen. Las personas que vivimos con diabetes además de pasar por ese momento doloroso necesitamos estar conscientes de nuestro cuidado.

Ella, es egoísta

La diabetes, como lo he comentado en otras ocasiones, es una condición egoísta, porque no podemos detenerla o suspenderla por un momento mientras nos ocupamos en otras cosas. Y tiene razón, aun en momentos de dolor debemos de ser un poco “egoístas” y darnos nuestro tiempo y espacio para revisarnos y cuidarnos. Al final, si no estamos bien no podemos acompañar, ayudar o actuar en esos momentos difíciles y nos podemos convertir en una carga más para los demás o hacer más doloroso el momento.

Es como en los barcos, que en caso de emergencia te piden que primero te pongas TÚ el salvavidas para después ayudar a los que no pueden, definitivamente no podrías salvar a nadie si también tú te estas ahogando.

Hace unos días pasamos por un momento muy triste e inesperado. Rápidamente sentí como el estrés se localizó en mi cuello y con ello sabía que tenía que actuar y cuidar mi glucosa. Analizamos el momento (justo habíamos pedido comida aunque apenas era la 1:30 de la tarde) y decidimos comer (de manera rápida) pero ser consciente de lo que estábamos comiendo porque no sabíamos cómo iban a estar las siguientes horas.

Medí mi glucosa y todo iba bien. El estómago se me cerró y no pude comer más durante la tarde/noche hasta que comencé a sentir cansancio y esa sensación en la boca que me indicaba que mi glucosa podría andar mal y sí, así estaba. Pasaban de las 11 de la noche y aunque no había comido nada el estrés había elevado mis cifras a 200 mg/dl y algo. Mi marido y yo decidimos que era tiempo de regresar, cuidarnos, nivelarnos porque el día siguiente nos iba a requerir estar presentes y apoyando. Llegamos a casa, chequeo de glucosa (ya me había inyectado para corregir) y cenamos poco, con pocos carbohidratos pero sustancioso para poder descansar.

Al día siguiente despertamos temprano, pero no quería sentirme igual que el día anterior así que hice el desayuno y me di mi tiempo para disfrutarlo. Metí dulces a mi bolsa y revisé que mi diabetes estuviera bien, en orden.  Terminó el día y pude estar presente, consciente y al 100 para apoyar y acompañar cuando se necesitara.

Días complicados

A lo que voy es: desafortunadamente hay días complicados. No se puede estar al 100% preparado para ello pero si puedes tomar en cuenta algunas cosas que te ayudan a que esas situaciones no te afecten (al menos a tu salud). Recuerda que no puedes estar si no estás, por lo que te comparto algunos tips para estos días complicados esperando y pidiendo que sean los menos.

  1. Siempre ten a la mano tu medidor de glucosa. No dudes en medirte más de lo habitual si sientes que algo cambia en tu cuerpo y en tu estado de ánimo. Sí lo sabemos, y te comprendemos, estamos bajo estrés pero no podemos olvidar que esto puede tener impacto en nuestros niveles de glucosa en sangre.

  2. Si te ofrecen galletas, y botanas, se consciente de lo que comes y el efecto que esto podrá tener  en tu glucosa. Es preferible decir no a sentirte mal después.

  3. Mantente hidratado.  Resultará fácil para nosotros beber café en estas situaciones pero recordemos que café deshidrata por lo que es necesario estar constantemente tomando un poco de agua para hidratarte.

  4. Camina en tu propio espacio, estira las piernas, respira el aire. Esto te ayudará tanto a despejar la mente y a evitar que pases demasiado tiempo sentado.

  5. No te olvides de tus rutinas, especialmente si se trata de tus medicamentos. Tómalos   a la hora que te corresponde, el metabolismo y la rutina de tu cuerpo no cambia aunque todo lo demás parezca que está cambiando rápidamente.

  6. Aliméntate. Respeta en la medida de lo posible tus horarios y tus ritmos. Un cambio de hora de toma de medicamento y comida puede significar un desajuste que puede tomar tiempo y mucho malestar (y preocupación para los demás).

  7. Descansa, duerme cuando puedas pero duerme, el descanso es fundamental.

Espero que, si haces uso de estas ideas  sean de utilidad para que tú estés bien. Si eres familiar o amigo de alguien con diabetes y que está viviendo en una situación complicada, con la prudencia requerida y mucho amor puedes acercarte y sugerirle alguno de estos consejos para que el tiempo difícil no se complique un poco mas.

Gracias tía Aida por tantas enseñanzas y tanto amor.

Eugenia Araiza

Eugenia es Licenciada en Nutrición especializada en Diabetes y Educadora en Diabetes. Ella fue diagnosticada con diabetes Tipo 1 más de 20 años, es creadora de Healthy Diabetes. Disfruta mucho estudiar y ayudar a otros en el manejo de sus diferentes tipos de diabetes. Ama el estudio y manejo de la diabetes Tipo 1 y la nutrición. Disfruta escribir especialmente sobre el impacto de la diabetes en su vida. Vive rodeada de amor en una familia compuesta por Luis Felipe, quien vive con diabetes tipo LADA y su hijo adolescente Índigo.