El día del diagnóstico y lograr vivir más allá: la historia de Stephanie

11/28/18
ESCRITO POR: Jill Blyth

Nota del editor: Stephanie ‘Bambi’ Northwood-Blyth es una supermodelo, empresaria y embajadora global de Beyond Type 1. En el 16 aniversario del diagnóstico de diabetes Tipo 1 de Bambi, ella recibió esta reflexión de su madre, Jill.


 

Era un sábado normal en la casa de Northwood Blyth en Melbourne el 10 de noviembre de 2002. Habíamos llevado a nuestras 3 hijas a los juegos de netball y, como a todas les encantaba ir de compras en las tiendas locales, estábamos vagando en el lugar para aprovechar las gangas.

Como madre, me di cuenta de que Stephanie parecía cansada, tal vez retraída en esta ocasión, ¡lo que era muy inusual ya que amaba la moda! Al día siguiente recibimos a familiares para el brunch y me di cuenta de que Stef estaba tomando rápidamente un montón de jugo de piña, pero no sabía qué pensar al respecto. Mi cuñada observó un considerable cansancio en nuestra Stef y también pérdida de peso. Al reflexionar, me doy cuenta de que a veces no podemos ver lo que les está sucediendo en las personas más cercanas a nosotros, pero cuando me lo indicaron de repente pude verlo claramente.

Decidimos actuar rápidamente y nos dirigimos a un hospital local. Mientras caminábamos, le dije a Stef: “Cariño, esto tal vez no sea nada o podría ser algo como diabetes”. No tengo idea de dónde surgió esa idea, pero solo tomó 10 minutos y una prueba de glucosa en la sangre para confirmar este presentimiento. Esto fue el 11.° día del 11.° mes de 2002, Día del Recuerdo , un día importante en el calendario, ahora no solo para recordar a los hombres y mujeres que murieron en la Primera Guerra Mundial, sino también como una fecha que cambió la vida de nuestra hija, y de hecho las vidas de toda nuestra familia.

Stephanie y yo pasamos 5 noches en el famoso Hospital de Niños de Melbourne, yo dormía en un colchón junto a su cama. El lunes por la mañana, el Dr. Fergus Cameron vino a vernos y nos entregó información contundente pero esencial: “Stephanie, tienes diabetes Tipo 1 y tendrás esta condición médica de por vida y aprenderás cómo manejarla”, fue un mensaje GRANDE el que recibimos y nuestras lágrimas cayeron, pero luego agregó “y te veré de vuelta en la cancha de baloncesto el sábado”. Estas palabras resuenan en mis oídos hasta el día de hoy. Era información seria, necesaria y clara, pero lo más importante es que vino con un mensaje de esperanza: Podrás reanudar tu vida.

Nuestra familia siempre estará increíblemente agradecida con el equipo del Hospital de Niños de Melbourne, incluido el equipo especialmente capacitado de enfermeras para la diabetes Tipo 1. Ken, mi esposo, y yo aprendimos mucho en la estadía en el hospital: cómo medir el azúcar en la sangre, cómo inyectar la insulina, qué significaba un evento hipoglucémico y cómo controlarlo, y MUCHO MÁS. Una amiga especial de la escuela, Courtney, entró con un mono Paul Frank para Stef al que ella había llamado “Needles” (agujas) y después de eso Needles la acompañaba a todas partes… y todavía lo tiene hasta hoy.

Tuvimos la suerte como familia de poder crear un círculo de amor y cuidado alrededor de Stef en el momento del diagnóstico y más allá. Como equipo de madre y padre, a menudo necesitábamos dividir las tareas para que nuestras otras dos hijas pudieran continuar sus vidas con la participación de sus padres y tiempo. Llevar a Stephanie a casa desde la seguridad del hospital fue increíblemente retador. Las enfermeras no se equivocaron en su mensaje de despedida cuando dijeron que esto era como llevar a casa un bebé por primera vez: ¡la vigilarán como un halcón! ¡Y ciertamente así fue!

A lo largo de los años desde el Día del Diagnóstico, todos aprendimos mucho más sobre esta enfermedad. Después de un par de años, Stephanie tuvo la suerte de ser una de las primeras personas en usar una bomba de insulina y le cambió la vida: ya no había más estigma de tener que inyectarse insulina en lugares públicos y un mucho mejor control de su nivel de glucosa en la sangre. Irónicamente, Stephanie también fue la primera persona en “perder” una bomba de insulina cuando iba jugueteando en un bote en un campo de diabetes. La bomba se desprendió, cayó al agua y ya no la encontraron.

Por supuesto, hubo otros retos, mucha ansiedad y miedo a lo largo de los años, especialmente con las fiestas y el alcohol. Puedo decir que pasé algunas noches preocupada durmiendo en el suelo de su habitación con una alarma para despertarme y revisar sus niveles de glucosa en la sangre. Los años de la adolescencia, con un campamento completo ubicado en Bushland a 6 horas de Melbourne, ¡tomó mucha organización, asistencia del personal docente y coraje! Queríamos que Stephanie pudiera participar en lo que quisiera, y ella estaba decidida a hacerlo. Cuando nos informó que (en secreto) participó en una competencia de modelos a la edad de 14 años, ¡no nos emocionamos! Luego de haber ganado esta competencia y de convertirse en el primer hito en un camino que llevaría a una carrera global en el modelaje, apoyamos su derecho a seguir su propio camino.

Estamos agradecidos por la calidad de la atención continua del personal del Children’s Hospital que supervisó el recorrido de la diabetes de Stephanie hasta que cumplió los 18 años. La constancia del personal y la presencia y disponibilidad de los educadores en diabetes nos ayudaron como padres a contener nuestras ansiedades y, a su vez, nos ayudaron a confiar en que Stephanie podría manejar y manejaría esta condición médica a lo largo de su vida.

Debido a que la diabetes Tipo 1 debe ser manejada a lo largo de la vida, se nos recuerda regularmente los peligros de la condición médica de Stef, especialmente cuando hemos sido testigos de hipoglucemias. Este todavía sigue siendo un recordatorio impactante de los caprichos de la diabetes Tipo 1. Incluso esta semana tuve que enviar por FedEx con urgencia algunos suministros para la diabetes a Stef en Nueva York, ya que estos no eran fácilmente accesibles ni asequibles donde estaba.

Mientras Stef ya ha estado viajando por el mundo regularmente por su trabajo como modelo internacional durante muchos años, tenemos fe en que puede y está haciendo todo lo posible para cuidar de su condición médica, demostrando que ella es más que su diagnóstico.


Aprende más sobre Bambi y su vida como modelo con diabetes Tipo 1 aquí.