Empoderando a personas con diabetes tipo 1 a través del diseño

8/1/18
ESCRITO POR: Bridget Scanlan

Recuerdo la primera vez que lo dije en voz alta: “Creo que podría hacer una línea de bolsos, solo para la diabetes”.

Se lo dije a una de mis compañeras de clase en la escuela de moda. Estaba en un curso que enseñaba todas las cosas técnicas que necesita saber para trabajar en la industria de la ropa, lo que significaba que tenía que coser ropa con máquinas industriales y dibujar patrones. Cuando comencé el curso algunos me veían con cara de sorpresa, debido a que ya había pasado muchos años en la Universidad estudiando en el campo de los negocios. Pero la diabetes y mi ostentoso trabajo de graduada no se habían mezclado bien y me habían dejado en un extraño estado de no saber qué hacer conmigo misma. Así que hice lo que siempre había querido que era dedicarme a la moda.

Mi compañera de clase gritó; uno de sus amigos también tenía diabetes, y que se había estado quejando sobre los bolsos durante todo el tiempo que podía recordar. Tomé esto como una buena primera reacción.

Había estado buscando una opción moderna para mi equipo de diabetes desde que me diagnosticaron a los 20 años, pero no había encontrado nada mejor que un estuche para lápices. Babeaba sobre bolsos de diseñador, sus pieles, sus siluetas, sus accesorios, pero sabía que la mayoría de ellos nunca se ajustaría para mis cosas, y mucho menos los que quisiera usar.

Hice algunos prototipos en la escuela de moda, sobre todo un bolso circular de color beige, de cuero sintético, con un frente acolchado, ribete negro y forro de tela a cuadros. Básicamente, he lanzado cada técnica (y tela) que he podido en el diseño de los bolsos, y me quedé sin tiempo e ideas para cualquier cosa relacionada con la diabetes. ¡También dejé cerrada la cremallera cuando estaba cosiendo la bolsa y tuve que cortarla para abrirla! No fue un gran primer intento.

Hice algunos intentos con algunos bolsos hasta que escuché acerca de Project Fashion Wellington, un programa de moda local destinado a ayudar a los diseñadores emergentes a despegar. Buscaban seis diseñadores para enseñarles a hacer una colección cápsula y un desfile de modas público; hice mi solicitud para participar.

Esta fue la segunda vez que lo dije en voz alta: “Quiero hacer una línea de bolsos, solo para la diabetes. Echen un vistazo a cómo llevo mis cosas ahora, podría ser mucho mejor. Quiero hacer que estos bolsos cobren vida a través de su proyecto de moda”.

Así que lo hice. Tuve cuatro meses para enseñarme a mí misma a trabajar con el cuero, encontrar la maquinaria y las herramientas adecuadas, y hacer que estos bolsos para la diabetes se hicieran realidad. Pude encontrar un mentor de cuero que es un trabajador de cuero de cuarta generación; fue muy amable y paciente conmigo mientras aprendía a colocar los remaches correctamente y a martillar las costuras para que quedaran bien. Envié seis bolsos para el desfile de modas (junto con seis atuendos, ¡no recomendaría tomarse esta carga de trabajo!) con un video que explicaba qué es la diabetes, qué llevamos todos los días, y por qué era importante diseñar algo solo para nosotros.

Después del espectáculo, algunas personas que tenían seres queridos con diabetes se acercaron a mí; estaban tan entusiasmados con los bolsos como mi compañera de clase. Las personas sin diabetes también estaban interesadas, les encantaba el aspecto de los bolsos y se preguntaban si podría hacer versiones “normales” para ellas. Me di cuenta de que podría haber algo de fuerza en esta idea de bolsos.

Así que lo dije en voz alta por tercera vez:

“He hecho una línea de bolsos de moda, solo para la diabetes. Creo que podría haber algo bueno en ellos, y quiero llevarlos al mundo. Muchas personas viven con la carga que constituye este equipo que las sigue a todos lados; quiero llegar a ellas y darles una forma discreta y elegante de llevarla”.

Esta vez se lo dije al director de un programa de mentoría empresarial. Me estaban entrevistando para demostrar que tenía un negocio potencialmente global, buscando resolver un problema real. Estuvieron de acuerdo conmigo, y juntos establecimos un plan para convertir mis prototipos en productos reales.

Extendí mi mano a lo largo y a lo ancho para hablar con otras personas con diabetes sobre sus experiencias y sus equipos. ¿Qué era molesto al respecto? ¿Ayudarían mis bolsos? ¿Te gustan? ¡Estas fueron preguntas espeluznantes, especialmente cuando estos bolsos comenzaron a sentirse muy personales! Pero me recibieron lindos comentarios, así como también historias importantes sobre cuánto puede impactar el manejo de la diabetes y el equipo en la vida cotidiana.

Recibí muchos consejos de otras personas sobre cómo funcionaría su bolso ideal para la diabetes, cómo les quedaría y cómo luciría. Me alejé de coser cada puntada por mi cuenta y encontré un compañero de producción para ayudarme a hacer los bolsos a una escala mayor. Como mi primer mentor, son artesanos del cuero que han estado fabricando bolsos con amor durante toda la vida. Juntos hemos diseñado un bolso de introducción que fue muy popular entre todas las personas con las que hablé, y se ha perfeccionado con muchos comentarios de la comunidad.

Ahora puedo decir: “Creé KYT: bolsas de diseño, diseñados para la diabetes”.

KYT significa Keeping You Together (manteniéndote en unidad) creo que ya saben cómo se me ocurrió eso). Lanzamos la bolsa KYT Crossbody en mayo, casi un año después de que les planteé la idea a Project Fashion por primera vez. Estoy muy orgullosa de este bolso, representa mucho trabajo, amor y aprendizaje.

Pero lo que más me motiva es la reacción que tuve de la comunidad de diabetes sobre KYT. Cada palabra amable, exclamación de emoción y emoji ha servido como un recordatorio de por qué comencé esto: la diabetes es una experiencia complicada e imparable y nos merecemos cosas que nos ayuden a sentirnos mejor al respecto. Para mí, era sentir que una de esas marcas de diseñadores por las que babeaba me pusiera atención a mí y a mis necesidades, y diseñar para el efecto. Espero que, con KYT, pueda hacer que los demás se sientan de esta manera.


¡Lee más historias de los Kiwis!

Bridget Scanlan

Bridget Scanlan es la diseñadora con diabetes detrás de KYT, una línea de bolsos de diseño, diseñados para la diabetes. Con una formación tanto en negocios como en moda, Bridget se propuso crear su propia etiqueta que empoderara a las personas con diabetes por medio de un mejor diseño. KYT, abreviatura de Keeping You Together, se lanzó en mayo con KYT Crossbody, con más estilos para mujeres y hombres por venir.