Envidia de las Noches de Citas

9/13/19
ESCRITO POR: Lacey Prokop

Este artículo fue originalmente publicado en el blog Parenting Type 1.


 

¿Necesario?

Una vez que te conviertes en padre o madre, todos te dirán que tienen que ir a “noches de cita” semanales para mantener vivo su matrimonio. Una salida de noche con tu esposo recordando lo que era antes de los niños, hablando de algo aparte de los hábitos de sueño de sus hijos, el horario de alimentación o las deposiciones es una necesidad absoluta para mantener el amor fuerte. Realmente es un evento glorioso; reírse, tal vez una copa o vino (o botella) y solo ser pareja durante unas horas puede ayudar a proporcionar una nueva perspectiva sobre la crianza de los hijos. Regresas a tus hijos más amable y lista para la próxima semana y además, recuerdas por qué te casaste con tu esposo.

Gracias a las redes sociales e “Insta”, te bombardean con imágenes de boomerangs de copas brindando con una linda pegatina que proclama #nochedecita #sinniños, #nochedesalidadelospadres… O incluso “instahistorias” que documentan escapadas de fin de semana con tu BAE. ¡Todos los padres deberían tener la oportunidad de escapar porque, sinceramente, la crianza de los hijos es bastante difícil!

¡Soy uno de esas madres que adora pasar una noche con mi esposo o incluso una escapada de fin de semana! Tenemos tres hermosas hijas de edades comprendidas entre un año y nueve años y entre su horario social, de baile, fútbol, la escuela, y amamantar, estamos bastante ocupados. Pero, como dije anteriormente, es importante hacer que esas noches sucedan, desafortunadamente, ya que para nuestra familia y muchas otras como la nuestra las citas no son tan fáciles y despreocupadas como deberían ser.

Diferente para nosotros

A mi hija le diagnosticaron diabetes Tipo 1 a la edad de 13 meses. Sí, tuvimos 13 meses románticos donde pudimos tener “noches de cita” sin preocupaciones. Pero como la mayoría de los padres saben, especialmente con su primer hijo, dejarlos con alguien en su primer año de vida es un reto, por lo que realmente ni siquiera contaría el primer año. No estoy tratando de quejarme, pero en los últimos ocho años que hemos vivido con esta enfermedad de alto mantenimiento, he tenido varias noches de lo que cariñosamente llamaría “envidia de las noches de citas”.

Verdaderamente, estoy feliz por todos aquellos padres que pueden llamar a una niñera en cualquier momento o dejar a sus hijos en la “noche de padres” en el YMCA local. Desafortunadamente, esa no es la realidad para las familias que tienen niños “médicamente complejos” como la nuestra. Verán, mi hija viene con un conjunto de instrucciones… ¡Un conjunto grande! ¡Como un conjunto de instrucciones de IKEA!

Para aquellos de ustedes que tal vez no estén familiarizados con la diabetes Tipo 1, es un trastorno autoinmune que hace que tu cuerpo se ataque a sí mismo, por lo tanto, tu insulina (la sustancia que descompone el azúcar en la sangre de todos los carbohidratos que comes) ya no funciona. Traducción, tu páncreas ahora es un órgano inútil y, en lugar de ese órgano inútil, debes inyectarte insulina sintética en tu cuerpo varias veces al día para asegurarte de que tu nivel de azúcar en la sangre no suba demasiado.

Eso significa que todo, me refiero a todo, lo que mi hija ingiere debe ser monitoreado para que la persona que actúa como el páncreas (nosotros) pueda administrar la cantidad correcta de insulina. Muy poca insulina puede causar un alto nivel de azúcar en la sangre que tiene efectos devastadores en su salud futura o demasiada insulina que puede causar pérdida de conciencia y muerte. Así que verás, es una pequeña enfermedad muy complicada que tiene muchos factores en juego.

El embrollo

Es muy difícil confiarle a una niñera o cuidador que no esté familiarizado con la diabetes Tipo 1 que administre insulina, literalmente un medicamento que salva vidas pero que también puede matarte si se dosifica incorrectamente. No solo supone una gran carga para el cuidador, sino que también genera estrés en los padres y el niño. Eso no quiere decir que no hayamos tenido una buena cantidad de noches de citas desde su diagnóstico hace ocho años. Hemos tenido miembros de la familia que han aprendido el cuidado de la diabetes e incluso un par de niñeras confiables. Y, por supuesto, gracias a la bendición de la tecnología, siempre puedo controlar su nivel de azúcar en la sangre desde mi iPhone, lo que hace la vida más fácil (gracias #dexcomg6).

Sé que no estoy sola en esta “envidia de las noches de citas”. Muchas familias tienen hijos que se consideran “médicamente complejos”. Por lo tanto, puedo suponer que pueden empatizar con esos momentos fugaces en los que realmente envidiamos a nuestros vecinos o miembros de la familia que se toman noches sin preocupaciones, se toman unas vacaciones en casa solo porque sí, y dejan a sus hijos en la casa de la abuela durante el fin de semana. Esta no es nuestra realidad. Cuando salimos, se deben hacer arreglos muy específicos, se deben realizar capacitaciones en tecnología y se debe mantener una comunicación constante en caso de que algo salga mal.

Por favor, no me malinterpreten, no cambiaría mi vida por nada. Nuestra hija es una bendición increíble y una imagen de fortaleza y perseverancia. Estoy realmente asombrada por la capacidad de recuperación y la actitud positiva. Sin embargo, hay momentos en que siento que la “envidia de las noches de citas” se apodera de mí y puedo comenzar a odiarme a mí misma. Soy solamente un ser humano, pero lo que he aprendido es que este es un momento muy pequeño en el tiempo. Sé que un día mi hija podrá cuidarse sola y ya no necesitará que yo sea su páncreas (aunque siempre me preocuparé). En ese momento, estoy segura de que mi esposo y yo podemos duplicar las noches de citas que la diabetes Tipo 1 nos ha quitado, pero por ahora mirar un programa en el sofá después de que los niños se acuestan es nuestra forma de conectarnos. Y eso está bien.

La diabetes Tipo 1 es difícil y consume mucho, pero ha creado un vínculo intenso dentro de nuestra familia que no cambiaría por nada… incluso por una noche de cita sin preocupaciones… 

 


Si buscas tener una noche sin preocupaciones, encuentra una niñera que sepa sobre diabetes tipo 1. Revisa nuestro programa SafeSittings – si vives en Estados Unidos, un servicio de niñeras y programa de Beyond Type 1.

Lacey Prokop

Lacey es esposa, bloguera y madre de tres hermosas hijas, una que tiene diabetes tipo 1. Para obtener más información sobre su familia y cómo navegan la diabetes tipo 1, visite parentingtype1.org o siga a Lacey: @ parentingtype1.