Jennifer Stone nos cuenta la historia de su diagnóstico

11/1/17
ESCRITO POR: MICHELLE BOISE
FOTO POR: RICK BHATIA

Lo primero que notas sobre Jennifer Stone, actriz de 24 años de Texas conocida por su papel como Harper Finke en la serie Wizards of Waverly Place de Disney, es su autenticidad. Ella es accesible, divertida, totalmente única, muy parecida al rol que interpretaba como amiga de Alex Russo interpretada en la serie por Selena Gómez. Esta serie se transmitió de 2007 a 2012 y su final fue uno de los más vistos con más de 10 millones de personas sintonizando la transmisión en vivo. Cuando le pregunté sobre su rol favorito, ella contestó a Beyond Type 1 “Sigue siendo Harper” y explicó “Harper tuvo una vida complicada y sin duda no era perfecta. Aún así logró vencer sus retos. Quizá hablaba extraño o era socialmente rara pero llega un punto en el que ya no te importa. Y te sientes feliz de ser tu mismo”.

 

Stone no es ajena a la adversidad y, en muchas formas, representa en vida la valentía que su personaje tuvo que enfrentar, sin miedo de salir adelante. Poco tiempo después del final de la temporada del show que la ayudó a crecer como el adulto joven que es ahora fue diagnosticada de forma sorpresiva con diabetes tipo 1. Una condición crónica, a la edad de 20 años. Ella describe que de pronto comenzó a ganar mucho peso y su visión era borrosa sin hacer cambios en su estilo de vida. Ella dice “No podía ver tu cara si estabas justo frente a mi. Yo sabía que algo andaba mal.”

 

Aunque normalmente el aumento de peso no es un síntoma de diabetes tipo 1 no diagnosticada, el aumento se debió a la respuesta de estrés de su cuerpo a niveles elevados de azúcar en sangre no tratados a largo plazo, como resultado de la diabetes tipo 1 cuando el cuerpo elimina sus propias células beta sanas que producen insulina. Sin producción de insulina, una persona se vuelve dependiente de la insulina, algo que Stone nunca imaginó como una realidad en su vida. Cuando se le preguntó cómo se las arregló, ella dice: “Cómo se come un elefante, un bocado a la vez”. Se ríe. “Sé que es una metáfora extraña, pero creo que resume situaciones abrumadoras. Pones un pie delante del otro; un paso a la vez, y si se puede hacer”.

 

Después de su diagnóstico en marzo de 2013, Stone dejó de actuar para obtener un título universitario. “No quería ser la única que no había obtenido un título”, dice ella. “También quería saber si la actuación era algo que realmente quería seguir haciendo porque es lo único que he conocido”.

 

Stone estudió psicología primero y luego continúo enfermería. “Más que aprender la semántica de las células beta y los trastornos autoinmunes”, dice, “quería entender mi cuerpo y el impacto de la DT1.” Por mucho que amaba sus clases de ciencias, dice: “Dejar actuar reafirmó” mi amor por la actuación, y decidí regresar “.

 

Stone explica que cuando le diagnosticaron por primera vez, no pudo encontrar modelos femeninos a seguir en su industria que hablaran abiertamente acerca de tener diabetes tipo 1 o tipo 2. Parecía llevar un estigma y eso la sorprendió. “Pensé, tiene que haber alguien en la industria del entretenimiento que haya hecho este trabajo”, dice Stone. “Pero como no pude encontrar ninguna actriz que hablara sobre eso, pensé que podría ser yo quien llenara ese vacío”.

 

En el momento del diagnóstico, incluso tenía médicos que decían que tendría que dejar su carrera y mudarse a casa; que el estrés de la diabetes tipo 1 sería demasiado para alguien en su campo. Estos médicos, ya no son sus endocrinólogos.

 

“Creo que después de unos años”, dice Stone. “Sentí que encontré un equilibrio y llegué a un lugar saludable con mi T1- Ahora estoy lista para inspirar a otras personas y ayudar a que este mundo sea un lugar más receptivo para esta condición. Creo que es muy poderoso el poder defenderse mutuamente “. Es por esta misma razón por la que se unió al Consejo Global de Embajadores de diabetes tipo 1, la organización sin fines de lucro de Beyond Type 1 de Nick Jonas, para abogar por otras personas afectadas por esta condición crónica.

Ella continúa diciendo: “Puedo ser realmente privada, pero ahora, no me puedo callar esto. Hablar puede ayudar a tanta gente, y ellos necesitan saber que no están solos, y que le puede pasar a cualquiera. Sé lo ignorante que fui cuando me diagnosticaron por primera vez; Quiero ayudar al mundo a saber más sobre la condición “.

 

Tal vez sea una hazaña difícil de abordar y especialmente en su industria, pero Stone está acostumbrada a destacarse entre la multitud. Ella me recuerda el episodio cuando Harper estaba vestida como carne seca, y explica que olía a cadáver podrido, “porque yo era uno”, dice, “cubierto de carne seca”. Se ríe. Si alguien puede ayudar a educar a Hollywood junto con el público en general sobre la diabetes tipo 1 y tipo 2, es Stone, que al igual que su personaje Harper, muestra abiertamente que el mundo es su ser auténtico. Ella usa cosas que nadie piensa usar y dice cosas que nadie se atreve a decir en voz alta. Ella es un disruptiva si se quiere, tanto estética como socialmente.

 

“Antes de mi diagnóstico”, dice ella. “Pensé que solo los niños tenían diabetes tipo 1 y que tanto la diabetes tipo 1 como la tipo 2 eran trastornos del estilo de vida. Desde entonces, aprendí que uno es metabólico y el otro autoinmune, y que puede desarrollar Tipo 1 a cualquier edad. Los dos tipos de diabetes son similares en algunos aspectos y drásticamente diferentes en otros. Una de cada 11 personas en el mundo se ven afectadas ya sea por diabetes tipo 1 o tipo 2 “, dice Stone,” y sin embargo la mayoría de la gente no sabe la diferencia entre los dos ni comprende ninguna de las enfermedades “. Quiero ayudar a cambiar eso “.

 

Hoy en día, su mayor desafío al manejar su tipo 1 es el estrés: los niveles de estrés elevados a su vez afectan los niveles de azúcar en la sangre. “Escuchas que el estrés afecta tu cuerpo”, dice Stone, “pero cuando lo ves, realmente lo crees”. Tener un CGM y una bomba de insulina, junto con una rutina de ejercicios, dieta y sueño. “A veces es realmente difícil”, dice ella, “ser tan disciplinado, pero cuando me relajo, veo los efectos”.

 

También habla sobre cómo las hormonas afectan los niveles de azúcar en la sangre, y que el auto-cuidado puede ser especialmente difícil durante su período. “Así que es genial, lidiar con períodos, que ya no son agradables, y ahora mis azúcar en sangre como loca”. Pero ella se ríe de esto y lo toma con calma. “Mi mamá y yo tenemos una broma de que si el cielo tiene el color azul equivocado, mi nivel de azúcar en la sangre se verá afectado”.

 

La esta positividad de Stone es contagiosa y admirable. Incluso cuando sus amigas actrices le roban su bocadillo favorito, algunos de mis Skittles, agrega un sentido de ligereza a la situación con su humor. “Tengo que decirles, ‘sé que quieres comer algo dulce, no te sientas culpable, pero vamos, ¡los necesito!’ Todavía hay mucho que aprender”.

MICHELLE BOISE

Michelle cree que una sola historia tiene la capacidad de cambiar al mundo. Ella cuenta con una licenciatura en literatura inglesa y español y con un MFA en escritura de la Universidad de San Francisco. Como escritora, editora y gurú de contenido, ella ha trabajado tanto en revistas literarias como en plataformas de comercio electrónico. Antes de unirse al equipo de Beyond Type 1, ella escribía artículos de salud para Fitbit. Cuando no está escribiendo, puedes encontrarla bailando tap en su casa con su perrito blanco o pintando con pinturas acrílicas (se secan más rápido).